Ivan Moravec, ‘el poeta del piano’

29-11-2010

Ha tocado con la mayoría de las principales orquestas del mundo y en su repertorio figuran obras para piano y orquesta de Mozart, Beethoven, Brahms, Schumann, así como de compositores checos como Janáček. El pianista checo, Ivan Moravec, ha sido largos años también profesor de piano en la Academia de Bellas Artes, en Praga. Es el único checo incluido en la prestigiosa serie de discos compactos, Grandes Pianistas del Siglo XX.

Ivan Moravec es muy humilde a pesar de haber sido ovacionado en salas de concierto del mundo entero. No le gusta la publicidad, y trata de evitar entrevistas con periodistas. Pero cuando se pone a tocar, se convierte en otra persona. Es un músico excepcional y perfeccionista que se identifica plenamente con la obra que toca, y se deja llevar por ella.

Moravec, que hace poco cumplió 80 años de edad, tiene en su repertorio composiciones de Mozart, Chopin, Schumann, Brahms, Ravel o Debussy, pero trata de evitar tocar composiciones contemporáneas de música seria. Según dice, es porque el mensaje de esta música no llega a su corazón.

La crítica suele llamar a Ivan Moravec ‘el poeta del piano’. La música interpretada por Moravec es trabajada hasta el más mínimo detalle. Es dinámica y tierna a la vez, y el espectador queda asombrado por los matices de ánimos que transmite. Desde la alegría y la melancolía, hasta el dolor.

 Arturo Benedetti Michelangeli Arturo Benedetti Michelangeli Moravec nació en Praga en 1930 y a los siete años comenzó a tocar piano, sin que nadie lo obligara a hacerlo. La música lo había rodeado desde la infancia, ya que su padre que era abogado se dedicaba a ella en su tiempo libre. A los diez años de edad, Moravec sufrió una grave lesión de la columna cervical que lo alejó por algún tiempo de los estudios de música.

Pero cuando mejoró, volvió nuevamente a ella. Estudió en el Conservatorio, y la Academia de Bellas Artes en Praga, y en 1957 realizó un curso magistral de piano dirigido por Arturo Benedetti Michelangeli, en Arezzo, Italia. Este célebre pianista italiano quedó encantado con la manera de tocar de Moravec y señaló que el checo no necesitaba tomar clases de piano, sino tocar y tocar.

En 1962, Moravec fue invitado a participar como solista en el festival de música Primavera de Praga e interpretar el Concierto para piano y orquesta número 4 en Sol mayor, de Ludwig van Beethoven, bajo la batuta del director de orquesta indio Zubin Mehta.

Zubin MehtaZubin Mehta La grabación del concierto recorrió el mundo y el pianista checo fue elogiado por la crítica. Poco después, Moravec fue invitado a Estados Unidos y en 1964 actuó en el Carnegie Hall. Para la firma discográfica Connoisseur Society, grabó también dos discos con obras de Mozart, Beethoven, Franck y Chopin. Los discos han tenido buena acogida en el mercado y Moravec realizó posteriormente varias nuevas versiones, que fueron reeditadas en CD.

La carrera discográfica de Ivan Moravec incluye decenas de grabaciones para compañías extranjeras, así como para la Supraphon checa. Algunas han conquistado premios nacionales e internacionales. Moravec fue solista durante años de la Orquesta Filarmónica Checa, actuó con las mejores orquestas y directores del mundo, y es el único checo cuyas grabaciones han sido incluidas en la prestigiosa serie de discos compactos, Grandes Pianistas del Siglo XX.

Moravec es un pianista de la ‘vieja escuela’ que considera su instrumento musical como parte inseparable de su vida y que, además de tocar, también lo afina personalmente. A pesar de su avanzada edad sigue dando varios conciertos al año. La crítica coincide que la maestría y perfección de la interpretación de Moravec se puede comparar con la de los famosos floreros de la dinastía Ming.

29-11-2010