Frantisek Rauch formó una pléyade de extraordinarios intérpretes

El profesor Frantisek Rauch que vivió entre 1910 y 1995, fue uno de los mejores pianistas de su época. Destacó como intérprete de obras de Ludvig van Beethoven y de los compositores de los siglos XIX y XX: Federico Chopin, Robert Schumann, Ferenc Liszt, Federico Smetana y Vítezslav Novák. Como pedagogo formó a lo largo de medio siglo toda una pléyade de extraordinarios intérpretes.

Frantisek Rauch (Foto: CTK)Frantisek Rauch (Foto: CTK) Frantisek Rauch nació en la ciudad de Pilsen literalmente entre pianos:su padre regentaba un almacén de estos instrumentos musicales y esperaba que el hijo continuara el negocio familiar. Para complacer a sus padres el joven tuvo que inscribirse en la Escuela Comercial de Pilsen, aunque carecía por completo de la vocación para los negocios.

Tan sólo después pudo dedicarse plenamente al estudio de piano en la Escuela Magistral del Conservatorio de Praga. En el mismo centro frecuentó también el curso magistral de composición, impartido por el compositor Vítezslav Novák.

Antes de subir a los estrados de las salas de concierto Frantisek Rauch tuvo que pasar todavía dos meses en una filial de la fábrica de pianos August Förster, en la ciudad de Jiríkov, en Bohemia del Norte, encolando piezas de piano, regulando su mecánica y aprendiendo a afinarlos.

En comparación con los virtuosos del piano de la actualidad, Frantisek Rauch inició su carrera relativamente tarde: a los 23 años.

A pesar del retraso en el despegue de su carrera, Frantisek Rauch daría a lo largo de su vida centenares de recitales como solista o como miembro de conjuntos de cámara. El pianista ofreció sus primeros conciertos en la Biblioteca Municipal ante decenas de melómanos, pero pronto actuaría ante la abarrotada Sala Smetana, la más prestigiosa de la capital checa.

"Los conciertos de Beethoven interpretados por Rauch solían llenar la Sala Smetana hasta el último lugar ya que el público praguense sabía que le sería servido un exquisito banquete musical. Además, la magnitud del mismo era más que respetable: pocos pianistas se atreven a tocar en una velada tres conciertos de Beethoven," recordó en cierta oportunidad el director de orquesta Václav Smetácek.

Frantisek Rauch fue laureado con el Premio Schumann que la Sociedad de Robert Schumann de Alemania otorgó sólo a unos pocos destacados pianistas del siglo XX.

En Polonia era altamente valorada su interpretación de Federico Chopin. Rauch solía decir que por mérito de este compositor polaco el piano empezó a cantar. Como presidente de la Sociedad de Chopin el pianista checo fue el promotor del Festival Chopin que se celebra en el balneario de Mariánské Lázne.

Frantisek Rauch ofreció recitales en Europa, en el Japón y en ambas Américas. Grabó unos 60 elepés. Y su semblanza sería incompleta si no mencionáramos su labor pedagógica. Desde 1939 fue profesor del Conservatorio de Praga y posteriormente durante cuatro décadas profesor de piano en la Academia de Bellas Artes de la capital checa. Formó a extraordinarios músicos como Zuzana Ruzicková, Valentina Kameníková, Petr Eben e Ivan Klánský.