Cassandra Wilson y Astillero Tango debutarán en festival Cuerdas de Otoño

05-10-2009

Bajo el lema “Jazz, clásicos de la música, tradición, experimentos”, el festival Cuerdas de Otoño trae a Praga a los mejores músicos del mundo que debutan ante el público checo, y estrena nuevos proyectos musicales. El programa de la XIV edición incluye diez conciertos, cada uno de distinto género musical.

La cantante de jazz estadounidense, Cassandra Wilson, es probablemente la mayor estrella de la presente edición del festival Cuerdas de Otoño. La dueña de una voz de contralto de terciopelo presentará en Praga su disco ‘Loverly’, que fue premiado en febrero como el mejor álbum de jazz vocal.

Una vivencia profunda debería ser el concierto del virtuoso israelí, Gil Shaham, promete el director artístico del festival, Marek Vrabec.

“Él vive en EE.UU., sus padres son excelentes científicos. Gil Shaham es uno de los mejores intérpretes de la obra de Johann Sebastian Bach. Su violín Stradivarius sonará en el espacio mágico de la iglesia de Santa Ana en la Ciudad Pequeña de Praga. El público escuchará suites y partitas para violín solo de Bach”.

También de América, pero del Sur, vendrá a la capital checa la orquesta Astillero con el tango nuevo de Buenos Aires, que sigue el legado de Astor Piazzolla.

El género de música étnica estará representado por un concierto inspirado en la película suiza ‘Sonidos de la patria’ (‘Heimatklänge’), según cuenta Marek Vrabec.

“La película me entusiasmó. Trata de tres músicos que están arraigados en el paisaje alpino y trabajan de una manera innovadora con los sonidos que salen del yodel, una forma de canto de los Alpes. Creo que nuestro concierto será igual de arrebatador que el filme. Será la primera vez que sus protagonistas Erika Stucky, Noldi Alder y Christian Zehnder cantarán juntos en un escenario”.

Cada año el festival Cuerdas de Otoño dedica atención a la interpretación de la música antigua en instrumentos auténticos de la época. Esta vez ofrecerá el proyecto 415 versus 442. El título simboliza el conflicto entre dos interpretaciones musicales, explica el director artístico del festival, Marek Vrabec.

“A 415 hercios se afinan los instrumentos antiguos, a 442 hercios se suelen afinar los instrumentos en la actualidad. Los músicos de estos dos campos habitualmente no comunican entre sí, se miran de reojo y no se entienden. Nosotros escenificamos cierta confrontación, un duelo, donde el oyente tendrá la oportunidad de comparar inmediatamente, uno tras otro, los dos estilos, en interpretación de los mejores músicos de toda Europa”.

En la sección Spotlight los organizadores suelen presentar a un talentoso músico joven. Este año será el organista de jazz checo, Ondřej Pivec. Su cuarteto Organic Quartet tocará junto con la orquesta de viento Bucinatores.

El festival Cuerdas de Otoño culminará el 20 de noviembre. Tras La Scala de Milán y Royal Albert Hall de Londres, la sala de conciertos Rudolfinum de Praga escuchará en vivo la música emotiva del compositor y pianista italiano, Ludovico Einaudi.

05-10-2009