Pavel Josef Vejvanovský, el músico barroco que promocionó los instrumentos de viento

24-08-2013

En el espacio dedicado a la música clásica y el jazz checos, les presentaremos en esta ocasión a Pavel Josef Vejvanovský, uno de los más destacados representantes del barroco en la música de este país.

Pavel Josef VejvanovskýPavel Josef Vejvanovský Pavel Josef Vejvanovský estudió en un liceo jesuita, en la ciudad de Opava, en el norte de Moravia y su formación musical la terminó en Viena, donde adquirió fama en especial por ser un excelente trompetista.

A poco tiempo, tras regresar a su patria, ingresó en 1664 al servicio del obispo de Olomouc, el príncipe Karel de Liechtenstein. Le fue asignado el cargo de ‘trompetista de campaña’, lo que implicaba el cumplimiento de tareas musicales, así como militares. Era un cargo altamente respetado, pero también peligroso.

De ese período, según lo confirman documentos históricos, datan las primeras composiciones de Vejvanovský. Muy conocida hasta el presente es su ‘Sonata Vespertina’. Según lo insinúa el título, esta obra fue hecha al parecer para ser interpretada en las fiestas celebradas por la tarde.

Vejvanovský, además de ser un excelente trompetista, dedicó gran atención a ese instrumento de viento también como compositor. Junto con numerosas obras musicales litúrgicas compuso decenas de sonatas, motetes y serenatas, en las que el rol principal le correspondió a una o más trompetas y en cuya entonación se hace palpar la influencia de las canciones nacionales checas. Les ofrecemos ahora un fragmento de la suite titulada ‘Balletti pro Tabula’, del año 1670. El título de esta obra también da a entender que se trata de una música destinada a divertir a la aristocracia durante alguna fiesta.

El jardín del castillo de Kromeriz, foto: CzechTourismEl jardín del castillo de Kromeriz, foto: CzechTourism Pavel Josef Vejvanovský es autor asimismo de un sinnúmero de obras sacras como misas, letanías, cánticos, etc. Una de ellas es la Regina Coeli.

En el año 1666, Pavel Josef Vejvanovský se casó con la hija de un ex alcalde de la ciudad de Kroměříž, con lo que mejoró sustancialmente su estatus social. En aquellos tiempos además, el obispo Karel de Liechtenstein fundó en su corte una banda musical palaciega, cuya dirección le encargó precisamente a Vejvanovský.

El músico permaneció en ese cargo hasta su muerte en 1693. Dicho sea de paso, Vejvanovský fue el único músico del Reino de Bohemia de origen no aristocrático a quien le fue encargado dirigir una banda palaciega profesional, lo que en aquella época fue un cargo de gran prestigio y con buenas ganancias.

Vejvanovský cumplía su trabajo con gran responsabilidad y todos sus conocimientos de música y su talento los dedicó a la creación del repertorio de la banda palaciega y su actuación. Además de sus propias composiciones, buscaba temas musicales para el conjunto también en el extranjero.

En relación con esta actividad fue formando paulatinamente un extenso archivo musical que actualmente se conoce como el Archivo Musical de Kroměříž y que goza de gran fama. Esta colección de composiciones frecuentemente únicas de origen italiano, alemán y austriaco, entre otros, no tienen par en el mundo entero.

Una de las obras de esta colección, titulada ‘Harmonia Romana’, fue compuesta por un autor desconocido. Si no fuera por Vejvanovský, que la recuperó, habrían caído en el olvido. Pero el compositor le hizo unos arreglos para poder ser interpretada por una orquesta, con lo que le dio nueva vida a la obra.

Vejvanovský se interesaba también por el simbolismo numérico de la música, hecho que testimonia su ‘Sonata Tribus Quadrantibus’, por ejemplo. Los expertos afirman que en el título de esta composición, así como en su forma, tema y el número de sus notas se ocultan numerosas claves del misterioso mundo de la cábala.

El sonido típico de la música barroca checa se puede escuchar en las composiciones de Vejvanovský como ‘Serenata’ e ‘Ingressus’.

La composición ‘Offertur ad Duos Choros’ de Pavel Josef Vejvanovský, ya es una obra barroca moderna. Aprovecha el reforzamiento de la plantilla de la orquesta al doble y los dos grupos de los instrumentos de cuerda tocan al unísono. Documenta igualmente las riquezas profanas de la corte del obispo de Olomouc.

La obra de Pavel Josef Vejvanovský no se ha conservado completa hasta la actualidad, pero se sabe que durante su vida escribió más de 120 composiciones. Una de sus obras más conocidas es la ‘Sonata a 4 Be Mollis’.

 

(Repetición del 16/2/2013)

24-08-2013