Para Luděk Hulan el jazz fue todo un estilo de vida

07-03-2015

Esta vez dedicamos este espacio al músico y cantante Luděk Hulan, pionero en Chequia de la utilización del contrabajo en el jazz. Hulan fue igualmente uno de los fundadores del club poético y teatral Viola, que hasta el presente goza de amplia popularidad entre los habitantes y visitantes de Praga.

Luděk Hulan, foto: ČTLuděk Hulan, foto: ČT El contrabajo fue su destino y el jazz fue para él un estilo de vida. Creía en lo que tocaba, tenía el don de la improvisación y todo lo hacía con gran entusiasmo. Así lo afirman los amigos y ex colegas de Luděk Hulan, quienes hablan de él como del ‘misionero nacional del jazz’.

Oriundo de Praga, Hulan abandonó el liceo para dedicarse a la música. Nunca lamentó esa decisión y la música fue parte insustituible de su vida que, no obstante, terminó prematuramente. Originalmente tocaba el piano y más tarde el violín, pero en vista del creciente interés por la música bailable y, en especial por el jazz, cambió esos instrumentos por el contrabajo y también comenzó a cantar temas de jazz y blues.

Ella Fitzgerald, foto: Helmut Montag, Wikimedia CC BY 3.0Ella Fitzgerald, foto: Helmut Montag, Wikimedia CC BY 3.0 Luděk Hulan nació el 11 de octubre de 1929. Siendo todavía niño visitaba un curso de piano y violín, y coleccionaba discos. Esta afición lo llevó a conocer al músico Louis Armstrong y a la cantante Ella Fitzgerald, dos grandes propagadores del jazz. Poco después de terminada la Segunda Guerra Mundial, Hulan comenzó a actuar con el grupo musical de aficionados Hootie Club Praha, del barrio capitalino de Spořilov, donde vivía.

Los años 50 fueron fructíferos para Hulan en lo profesional

Más tarde tocaba con varios elencos profesionales, en los años 50 por ejemplo dos temporadas con la popular Orquesta de Gustav Brom, de la ciudad de Brno.

Tras regresar a Praga, a finales de los años 50, Luděk Hulan aceptó tocar con la Orquesta de Krautgartner, que era uno de los principales cuerpos musicales nacionales dedicados al jazz. De 1957 a 1958 actuaba en el café Vltava, en Praga, muy concurrido por los amantes de ese género musical. Además de tocar el contrabajo, Hulan se presentaba cada vez con mayor frecuencia como cantante, junto a Vlasta Průchová y Karel Hála.

Foto: SupraphonFoto: Supraphon En 1958 Hulan fundó el grupo Studio 5, en el que, además de tocar y cantar, asumió el rol de compositor y organizador. De allí fue un paso para pasar a ser miembro de la Orquesta de Jazz de la Radiodifusión Checoslovaca. Para la radio Hulan elaboró un ciclo de cinco partes, que reflejaba la situación de la música nacional de jazz de entonces. En los años 60 fue editado el disco de Hulan, Jazz In My Soul.

De regreso de la emigración

Después de la invasión a Checoslovaquia de las tropas soviéticas en agosto de 1968, Hulan emigró con su familia a Suiza, donde quería continuar con la música. No obstante, para sustentar a su familia tuvo que limpiar vagones y hacer otros trabajos manuales, por lo que al cabo de un año decidió volver a su país. A su regreso creó el conjunto Jazz Sanatorium, cuyo nombre reflejaba el credo de Hulan de que la alegría que provoca en uno la música, lleva también a la salud de su alma. En ese elenco, dicho sea de paso, comenzó su carrera profesional en 1975 Jana Koubková, actualmente una de las mejores cantantes de jazz checas.

Foto: SupraphonFoto: Supraphon En 1978 Luděk Hulan editó el álbum Agradable compañía (‘Milá společnost), en el que participaron sus antiguos colegas músicos. Las actividades de Luděk Hulan sobrepasaban los límites de un contrabajista, compositor y cantante. Fue realmente un misionero de jazz. Era capaz de tocar también piano si era necesario, educaba y formaba a músicos principiantes, daba conferencias sobre el jazz y organizaba el programa para músicos extranjeros que llegaban a tocar a Praga.

La muerte prematura del talentoso músico

Luděk Hulan y Jana Koubková, foto: Archivo de SupraphonLuděk Hulan y Jana Koubková, foto: Archivo de Supraphon Al hablar de las canciones compuestas por Luděk Hulan, cabe destacar el Vals para Charlie Chaplin (‘Valčík pro Charlieho Chaplina’), El Exprés a la Estación Cielo (‘Expres do stanice nebe’) y Dulce Suzi (‘Sladká Suzi’). Sin embargo, la popularidad y la vida agitada de todos los días llevaron a Hulan al alcohol. Bebía demasiado, aunque eso le causaba problemas de salud y otros.

Luděk Hulan falleció prematuramente en febrero de 1979 a la edad de 49 años, al día siguiente de caerse embriagado de regreso a casa de una escalera y rechazar ayuda médica inmediata. Sea como fuere, es considerado una de las mayores leyendas musicales del jazz en Checoslovaquia de la segunda mitad del siglo XX.

07-03-2015