La violinista Gabriela Demeterová, una gran propagadora de la música clásica

21-06-2014

En este espacio musical de los sábados hablaremos de la violinista checa Gabriela Demeterová, que se especializa en la interpretación de la música barroca, pero frecuentemente actúa también con solistas y grupos de música pop.

Gabriela Demeterová, foto: presentación oficialGabriela Demeterová, foto: presentación oficial Gabriela Demeterová es oriunda de la ciudad de Beroun, al oeste de Praga. El amor a la música se hereda en su familia más de tres generaciones y así, su primer violín lo recibió Gabriela al cumplir tres años. Y su primera profesora de música fue su abuela, quien le inculcó la importancia de ser disciplinada para alcanzar éxito algún día. Su abuela también le decía que era necesario que el hecho de dedicarle al violín varias horas al día se convierta en una costumbre y parte inseparable de su vida.

Más tarde Demeterová se graduó en el Conservatorio y en la Academia de Bellas Artes, de Praga. Sus conocimientos los fue ampliando con la profesora Marta Líbalová en un curso de posgrado de dos años en la Real Academia Musical de Dinamarca.

Johann Sebastian BachJohann Sebastian Bach El repertorio de la artista es verdaderamente amplio y, además de temas populares, le gusta interpretar composiciones redescubiertas o que se conocen poco. Desde hace varios años se dedica en especial al estudio e interpretación de la música barroca y del clasicismo que toca en instrumentos modernos, con utilización de elementos musicales del pasado.

En 1992 Demeterová recibió un premio en el festival internacional de música ‘Primavera de Praga’ y un año más tarde alcanzó un gran éxito en el prestigioso concurso musical internacional Yehudi Menuhin, en Inglaterra. La artista obtuvo allí el título de ganadora absoluta, así como el premio por la mejor interpretación de una composición de Johann Sebastian Bach. Para Demeterová ello significó el cumplimiento de un gran sueño, más cuando el violinista y director Menuhin, hoy ya fallecido, presidió el jurado y dirigió la orquesta que acompañó a la artista checa.

Demeterová rescata temas olvidados y ayuda a la conservación de monumentos históricos

Palacete Hluboš, foto: Manka, CC BY 3.0 UnportedPalacete Hluboš, foto: Manka, CC BY 3.0 Unported En el año 2000, con motivo del 250 aniversario del fallecimiento de Johann Sebastian Bach, Demeterová grabó para la casa discográfica checa Supraphon las Seis Sonatas para Violín y Címbalo de Bach Las mencionadas composiciones surgieron alrededor del año 1720. Debido a que Demeterová prefiere no hacer las grabaciones en estudios, esta se realizó en el palacete barroco de Hluboš, cerca de Beroun, ciudad natal de la violinista.

Es invitada a dar conciertos asimismo en muchos otros países. La conocen en el Japón, en la mayor parte de Europa, en Estados Unidos y también en México, donde en 2004 interpretó el Concierto para Violín del compositor checo, Antonín Dvořák.

Con gran entusiasmo Demeterová suele interpretar las composiciones redescubiertas. Una de las obras rescatadas de los archivos fueron los seis Dúos de Karel Stamic para violín y viola. Este destacado compositor nacional vivió en las postrimerías del siglo XVIII. Al interpretar esta composición, Demeterová toca tanto la parte del violín, como la de la viola. Este segundo instrumento Demeterová lo comenzó a aprender a tocar en 2001 y pasó a ser una de las pocas músicas que dominan tanto el violín como la viola.

Cada persona debería tener conocimiento básico de música clásica

Además de su carrera musical, la violinista Gabriela Demeterová ayuda a músicos jóvenes, así como en la salvación de monumentos histórico-arquitectónicos en el país. Gabriela Demeterová, foto: archivo de la Radiodifusión ChecaGabriela Demeterová, foto: archivo de la Radiodifusión ChecaCon este fin creó en 2001 el festival internacional de música clásica ‘Perlas Barrocas’, en el que se ofrecen seminarios y cursos de música gratuitos para músicos principiantes. Las ganancias del festival además, fueron aprovechadas para la restauración de algunos inmuebles, entre ellos el palacio de Manětín, cerca de Pilsen y la iglesia de San Nicolás, en la localidad de Kozojedy.

Debido a que los compromisos musicales le impedían a Demeterová dedicarse debidamente a los preparativos del festival, encargó ese trabajo a la Fundación Gabriela Demeterová, que asumió igualmente la tarea de ayudar a jóvenes con talento musical y a la recolección de finanzas para salvar otros monumentos históricos.

Demeterová afirma que toda persona debería tener al menos conocimiento básico de música clásica. Por ello gusta de ver en sus conciertos a jóvenes y niños a los que trata de acercarles la música antigua de manera atractiva.

Los violines que utiliza Demeterová tienen un valor incalculable

Gabriela Demeterová, foto: presentación oficialGabriela Demeterová, foto: presentación oficialUno de los violines que toca la música checa data de 1855 proviene del taller del maestro italiano Giuseppe Rocca y otro data de 1795 y proviene del taller de Kašpar Strnad. Este instrumento le fue prestado a Demeterová de las colecciones del Museo Nacional de Praga. A su vez, la viola utilizada por la artista data de 2006 y fue fabricada en el taller de Dalibor Bzirský.

Junto con la música clásica, Gabriela Demeterová acepta actuar con frecuencia junto con intérpretes de otros géneros musicales, mayormente de música pop, como Petr Kolář, Aneta Langerová y los grupos Kryštof y Sto Zvířat.

21-06-2014