La Orquesta Sinfónica de la Radiodifusión Checa cumple 90 años

08-10-2016

Ya han pasado 90 aňos del momento en el que los músicos se sentaron delante del micrófono y los oyentes pudieron escuchar la primera actuación de la orquesta de la Radiodifusión Checa.

La Orquesta Sinfónica de la Radiodifusión Checa, foto: Petr Horník, ČRoLa Orquesta Sinfónica de la Radiodifusión Checa, foto: Petr Horník, ČRo En los comienzos de las emisiones de radio el contar con una orquesta propia se consideraba imprescindible, y una cuestión de prestigio. Cuando la Radiodifusión Checa comenzó sus actividades en 1923 se marcó inmediatamente como objetivo hacerse con su propio equipo de músicos. Al principio, en 1925, se trataba de un sexteto al que, según las necesidades se añadían otros músicos invitados, a menudo de la Filarmónica Checa.

El 1 de octubre de 1926 se constituyó por fin un conjunto lo suficientemente numeroso para ser considerado orquesta Al día siguiente tuvieron su primera actuación, bajo la batuta de Jožek Charvát. Los oyentes pudieron disfrutar de la segunda sinfonía de Fibich y los dos romances para violín de Beethoven, además de una selección de las Leyendas de Dvořák y la introducción de ‘La Novia Vendida’ de Smetana.

Esta primera orquesta era más bien pequeña, y constaba de 20 miembros. Por ejemplo la sección de cuerdas estaba formada por dos violines primeros, dos segundos, dos violas, violoncelo y contrabajo. A menudo se echaba mano de refuerzos provenientes de la Filarmónica Checa, que había formado un acuerdo con la Radiodifusión.

Foto: archivo de ČRoFoto: archivo de ČRoLa llamada Orquesta de Radiožurnal emitía desde el Radiopálac, después desde la Casa Nacional y desde 1935 en el edificio actual de la Radiodifusión Checa en la calle Vinohradyská. El repertorio se centraba sobre todo en música más bien ligera y popular.

El número de componentes fue aumentando y en 1931 ya tenía 45 músicos, cinco años más tarde ya eran 70. Un punto de inflexión fue la llegada a la radio de Otakar Jeremiáš en 1929, quien se esforzó por contratar para la orquesta a los mejores músicos y mejorar así el nivel de las actuaciones.

Con el tiempo la Orquesta de Radiožurnal se convirtió en centro de la vida musical más progresista, tanto en la escena local como en la internacional. Se representaron óperas como ‘Borís Godunov’, de Musorgský, ‘Cristóbal Colín’, de Darius Milhaud o la obra alegórica de Zelenka ‘Sub dea pacis et palma virtutis’ Durante esta primera época componían para la radio grandes figuras como Bohuslav Martinů, Rudolf Kubín o Františk Bartoš. En ocasiones especiales tomaron la batuta de la orquesta personalidades como Serguéi Prokófiev o Ottorino Respighi. Tener la oportunidad de tocar para la Orquesta de Radiožurnal era para los intérpretes un asunto de prestigio.

De la guerra a la posguerra

La ocupación alemana entre 1939 y 1945 trajo cambios importantes a la formación. Desde el principio la orquesta dio acogida a músicos que tuvieron que abandonar las orquestas de Ostrava, que estaba bajo administración alemana directa, y de las ciudades eslovacas de Bratislava y Košice, al convertirse su país en una república fascista independiente.

Karel Ančerl, foto: YouTubeKarel Ančerl, foto: YouTube Surgió así junto a la Orquesta Sinfónica de la Radiodifusión Checa un nuevo cuerpo secundario de menor tamaño dedicado a tareas menores: grabaciones de música popular, óperas y operetas. Sus directores era František Dyk y Vlastislav Antonín Vipler.

El director de la orquesta grande fue durante toda la ocupación Otakar Jeremiáš, que tras el fin de la guerra pasó a dirigir la ópera del Teatro Nacional. En 1947 tomó la batuta Karel Ančerl, que procedía de lo que hoy es la Orquesta Estatal. Durante los tres años que dirigió el conjunto, Ančerl aprovechó la posibilidad de grabar con cinta magnetofónica para realizar grabaciones de alta calidad, tanto desde el punto de vista artístico y conceptual como técnico. Entre ellas destacan ‘La Novia Vendida’, ‘Borís Godunov’ o ‘Los Brandenburgueses en Bohemia’.

Los años de la consolidación

En 1950 Ančerl pasó a ser responsable de la Filarmónica Checa, siendo sustituido por Alois Klíma, que se hallaría al cargo durante 20 aňos. Klíma era un artista polifacético y con talento que convirtió la Orquesta Sinfónica de la Radiodifusión Checa en una formación de élite, capaz de interpretar cualquier composición. En la labor le asistían otros directores subalternos de plantilla, como Václav Jiráček, Jiří Stárek y Josef Hrnčíř. El equipo directivo se completaba con Václav Talich como asesor musical de todos los cuerpos musicales de la radio.

Fue también una época de representaciones internacionales. La primera salida al extranjero fue en 1961, a Alemania Occidental. Cada aňo participaba en el festival Primavera de Praga y realizó cientos de grabaciones, entre ellas novedades de música contemporánea.

Entre los directores internacionales que tomaron la batuta durante estos años destacan Franz Konwitschny, Antonio Pedrote, Charles Munch o Charles Mackerras.

Además de alegría, en este periodo aparecieron también problemas. En 1952 las diferencias personales y profesionales llevaron a que de la orquesta se marcharan varios miembros de sus dos cuerpos, que a continuación fundaron las bases de la Orquesta de Cámara de Praga, que pronto alcanzó renombre internacional. Esto llevó a una falta de personal que provocó que la Orquesta de la Radio de Praga se fusionara con la Orquesta Sinfónica de la Radiodifusión Checa.

Un último cuarto de siglo en lo más alto

Vladimír Válek, foto: Petr Horník, ČRoVladimír Válek, foto: Petr Horník, ČRo El siguiente capítulo de la orquesta viene marcado por su nuevo director, Jaroslav Krombholc, que entró en funciones en 1975 y era considerado entonces uno de los mejores directores de ópera checos. Bajo su dirección la orquesta grabó clásicos de la música nacional y piezas como ‘Peleas y Melisande’ de Debussy. En 1982 fue sustituido por František Vajnar, y a este sucedió en 1985 Vladimír Válek. Este se halló a cargo de la institución durante nada menos que 26 aňos, pasando al recuerdo del público como un hombre enérgico, decidido y de gran capacidad profesional.

Con Válek se redujo la edad promedio de los integrantes de la orquesta, lo que influyó positivamente en su sonido. También alteró la organización artística y el estilo interpretativo del cuerpo.

La Orquesta Sinfónica de la Radiodifusión Checa vio aumentar sus actividades, tanto en el número de actuaciones en directo como en las grabaciones que se iban realizando. Se registraron obras completas sinfónicas de autores como Smetana, Dvořák, Martinů o Chaikovski, así como piezas individuales de todo tipo de géneros.

Ondřej Lenárd, foto: Petr Horník, ČRoOndřej Lenárd, foto: Petr Horník, ČRoSe incrementan también los encargos internacionales, y es precisamente con Válek cuando la orquesta sale a tocar fuera de Europa, concretamente a Estados Unidos, Japón, Corea del Sur y China.

Desde 2011 y hasta la actualidad dirige la Orquesta Sinfónica de la Radiodifusión Checa Ondřej Lenard, quien sigue manteniendo el nivel de sus predecesores y halla sus platos fuertes especialmente en las obras de Gustav Mahler y Richard Strauss.

08-10-2016