Jan Křtitel Krumbholtz, compositor y virtuoso del arpa

15-03-2014

En el programa de hoy nos dedicaremos al importante compositor checo del siglo XVIII Jan Křtitel Krumpholtz, gran compositor de obras para arpa y orquesta.

Jan Křtitel Krumpholtz, fuente: ČTJan Křtitel Krumpholtz, fuente: ČT Jan Křtitel Krumpholtz procedía de una familia de músicos. Su madre tocaba el arpa y su padre era un excelente intérprete del oboe. No es de extrañar que ya de pequeño Jan Křtitel demostrara grandes aptitudes para la música. Aprendió a tocar no solo el arpa, su instrumento preferido, sino también el violín, la viola, el oboe y el corno inglés. No es de extrañar por tanto que cuando en 1761 su padre ingresó como oboísta en un regimiento musical francés, se llevara consigo a su hijo a París.

En la capital francesa Jan Křtitel estudió arpa con el arpista real Simon Hochhaus y seis años después, ya como excelente virtuoso de este instrumento, decidió perfeccionar su técnica compositiva primero en Praga y más tarde, a partir de 1772, en Viena, con el compositor austriaco Georg Christoph Wagenseil. En esa época triunfaba también en Viena el hermano de Jan, Václav, violinista, compositor y gran amigo de Ludvig van Beethoven.

En octubre de 1772 Jan Křtitel Krumpholtz realizó su primer gran concierto de arpa en mi bemol mayor, que se celebró en el Burgtheater de Viena. Ahora podrán escuchar una muestra de la primera parte de este concierto –Allegro-. Al arpa toca Jana Boušková, acompañada de la Orquesta Filarmónica de Cámara Praguense, bajo la batuta de Jiří Bělohlávek.

Jan Křtitel Humpholtz llevó a cabo este concierto de arpa en mi bemol mayor en la corte imperial, para el príncipe Esterházy, cosechando un gran éxito. El mismo Jan Křtitel escribió a propósito de este evento: “… El famoso Haydn, que fue el director del concierto, me tradujo la oferta del príncipe Esterházy para que me quedara en su cuerpo de músicos. Acepté con alegría y me mostré, supongo, nada exigente en lo que refiere al sueldo. Estaba tan contento que puedo escuchar y tocar cada día las piezas del maestro divino de la harmonía”.

De esta manera, desde agosto de 1773 se puso al servicio del príncipe Esterházy, para el que trabajó hasta el año 1776. Se convirtió en un entregado admirador y alumno de Joseph Haydn, al que confió sus composiciones para que las juzgara. Este se pronunció muy positivamente sobre sus obras y recomendó a Krumpholtz que se independizara. De esta forma en 1776 organizó Jan Křtitel, como virtuoso del arpa, una gira por Europa. Visitó toda una serie de ciudades, dio conciertos, compuso y enseñó, hasta que finalmente se estableció en París.

En esta ciudad poco a poco fue reuniendo a su alrededor una gran cantidad de alumnos, aunque ambicionaba sin embargo imponerse como compositor. Lo logró en las Navidades de 1778, cuando realiza en París un nuevo concierto para arpa y orquesta, el quinto de los que hizo, este en bemol mayor.

Jan Ladislav DusíkJan Ladislav Dusík En París vivió Krumpholtz una época tanto de felicidad como pena personal. En 1783 se casó son su joven alumna Anna-Marie, que tenía mucho talento para tocar el arpa y que adquirió fama internacional. Dio numerosos conciertos interpretando las composiciones de su marido. Jan Křtitel le dedicó varias de sus piezas. Se trató, sobre todo, del Concierto en Fa Mayor para Arpa y Orquesta, que figura entre sus composiciones más destacadas.

El Concierto en Fa Mayor se estrenó en el año 1784 y fue interpretado varias veces durante la vida de Jan Křtitel Krumpholtz. El compositor checo Jan Ladislav Dusík incluso hizo arreglos de esta obra para piano. Pero fue precisamente este joven músico quien provocó la tragedia personal de Krumpholtz.

Foto: Joanna Margueritte, Stock.xchngFoto: Joanna Margueritte, Stock.xchng Anna-Marie, madre de tres hijos, abandonó en 1788 a su esposo y se fue con Jan Ladislav Dusík a Londres. Jan Křtitel Krumpholtz afligido por los celos y por los sangrientos sucesos de la Revolución francesa decidió suicidarse ahogándose en el río Sena el 19 de febrero de 1790.

Jan Křtitel Krumpholtz dedicó toda su vida al arpa. Compuso para ese instrumento seis conciertos, 52 sonatas, varias sinfonías y otras obras. Además, sus ideas técnicas y de construcción contribuyeron a mejorar este instrumento. El compositor se hizo famoso también como un excelente pedagogo. Sin embargo, su manual ‘Escuela de Tocar el Arpa’ fue editado tras su muerte.

 

(Repetición del 29/6/2013)

15-03-2014