Operativos policiales aislados no llevarán a la seguridad en las carreteras

24-06-2005

Más de 14 mil casos de violación de las normas del tránsito. Ese fue el resultado del último operativo policial realizado a comienzos del presente mes en las carreteras de la República Checa. En los últimos años, semejantes operativos se realizan con frecuencia y, como afirma Zdenek Bezouska, de la dirección de Policías de Praga, ayudan a reducir el número de accidentes en las carreteras del país.

"Lo que disminuye es especialmente el número de víctimas humanas a causa de los accidentes de tránsito, lo que es esencial. Además, cuando los operativos duran más que unas cuantas horas, tienen efecto preventivo. Los conductores comentan entre sí esas acciones policiales y, al menos temporalmente, respetan las normas del tránsito. Aunque, claro, no todos las respetan".

Escuchamos la opinión de un oficial de Policía sobre los operativos en las carreteras, pero, ¿Cuál es el punto de vista de los conductores checos? ¿Creen que semejantes acciones en las que participan miles de policías ayudarán a que los choferes checos sean disciplinados?

"No sé, si precisamente esos operativos ayudarán a mejorar la situación, pero son necesarios, porque cada vez son más los conductores que violan las normas del tránsito. Creo que para garantizar una mayor seguridad en las carreteras, semejantes operativos deberían realizarse a diario", dice Frantisek, de Moravia del Norte, quien maneja desde hace más de 25 años.

Lenka, de Praga, tiene la licencia de conducir desde hace unos quince años, pero recién en los últimos cinco años maneja a diario un automóvil.

"Los operativos sí pueden ayudar a reducir el número de accidentes, aunque mucho más efectivo sería si los policías patrullaran en las carreteras en forma permanente y multaran de inmediato a los conductores indisciplinados".

Honza, de la localidad de Benesov, cerca de Praga, también considera necesarios los controles más frecuentes en las carreteras a la vez que indica la parte negativa de los operativos a corto plazo.

"Los operativos a nivel nacional deberían organizarse en silencio, o sea, que los choferes no se enteren de ellos con antelación, como suele suceder actualmente. Si tengo esa información y soy uno de esos conductores indisciplinados, el día del operativo me comporto como es debido y al día siguiente vuelvo a violar las normas, claro está".

Los checos están conscientes de que la situación en las carreteras del país no es de las mejores y que la mayoría de los accidentes se debe a los conductores indisciplinados. Pero, una cosa es criticar a los demás y otra cosa es cómo nos comportamos cada uno al sentarnos al volante.

"Siempre respeto la luz roja en los semáforos y nunca trato de pasar un cruce a último instante. También trato de respetar la velocidad máxima, aunque en este caso reconozco tener todavía reservas, especialmente cuando viajo por una autopista y hay poco tráfico en ella", reconoce Frantisek.

"Las normas del tránsito no las respeto de manera estricta, porque, por ejemplo, a veces supero la velocidad permitida. Por otro lado, nunca estaciono mi auto en lugares donde está prohibido", dice Lenka.

Jan confesó que antes violaba con frecuencia las normas del tráfico pero después de que tuvo que pagar varias veces altas multas, reconsideró su postura y trata de ser un conductor disciplinado.

"Cambios positivos se producirían sin duda, si la Policía patrullara siempre en las carreteras. Los conductores tendrían presente así que en cada esquina, en cada cruce, puede haber un policía. Estoy seguro que los conductores se comportarían entonces como es debido".

Y ¿Qué opinan ustedes, amigos, al respecto?

24-06-2005