Los ticos son muy creativos

24-02-2006

"Descubriendo la sociedad costarricense me sentía a veces como una arqueóloga", relata la traductora, redactora y fundadora de la Biblioteca de Estudios para el Desarrollo y la Paz en Nepomuk, Milus Kotisová. Costa Rica posee, según destaca Milus Kotisová, una gran riqueza de ideas de cómo hacer las cosas de una manera diferente, sea en el espacio político o en la sociedad civil.

Costa RicaCosta Rica Ud. pasó cinco meses en Costa Rica dedicándose a una investigación privada. ¿De qué tipo de investigación se ha tratado? ¿Cuál era su objetivo?

"Mi objetivo era saber más sobre Costa Rica. Yo pienso que Costa Rica es un país muy interesante, con una historia muy distinta. Yo solamente sabía que Costa Rica no tenía ningún Ejército y esa era la única razón para viajar a Costa Rica el año pasado, fue por primera vez. Quería hacer una investigación, leer libros de Historia, de ciencias sociales, hacer entrevistas con los ticos sobre el desarrollo, principalmente después del año 48, cuando se abolió el Ejército".

¿Qué saldrá de esta investigación? ¿Piensa publicar ahora algo sobre Costa Rica en la República Checa ...?

Costa RicaCosta Rica "Me gustaría promover este país, tal vez escribir un libro corto sobre la historia de la sociedad civil, un poco del sistema político, que es muy interesante, algunos artículos y pienso que tal vez sería necesario traducir algunos libros ticos al checo. Por ejemplo, una publicación muy valiosa para una reflexión en la República Checa podría ser el libro del economista y filósofo Alberto Martén titulado ´Comunismo vencido´. Es un libro sumamente interesante que critica la manera de los EE.UU. o de Occidente de luchar contra el comunismo, que según Alberto Martén no es productiva. Él sugiere una manera diferente".

¿Qué le llamó la atención a Ud. de su teoría?

"Su teoría trata del capitalismo universal. Martén inventó, por ejemplo, el concepto de la asociación solidarista, que consiste en el ahorro obligatorio, pero gratuito. Esta asociación se establece en una compañía y la gente contribuye con el cinco por ciento de su sueldo, después el empleador contribuye con el mismo aporte. Toda la gente de la compañía recoge el dinero en la misma cuenta. El sistema funciona como un pequeño banco. El autor, el economista cree, o creía - desafortunadamente murió hace un año - que de esta manera se puede vencer el comunismo mejor que luchar con armas e ideológicamente".

¿Cuándo escribió este libro?

"En los años cincuenta".

¿El libro "Comunismo vencido" lo podemos encontrar también en la Biblioteca que Ud. fundó en la ciudad de Nepomuk, en Bohemia Occidental?

"Por desgracia no. Pues este libro es muy viejo, pero voy a tratar de conseguir por lo menos una copia de este libro para traducirlo al checo".

Hablando de la Biblioteca en Nepomuk, ¿su establecimiento está también relacionado con su estancia en Costa Rica?

"Sí, sí. Es una biblioteca establecida con el fin de promover Costa Rica y tener un espacio especial para libros costarricenses, sus novelas, etc. Pienso que es una biblioteca especial y única en Europa".

Volviendo a su estancia en Costa Rica ¿a quién entrevistó allí? ¿De qué personas se trataba?

"Yo entrevisté, por ejemplo, a la directora de la Biblioteca Nacional y tengo un acuerdo con la institución de que ellos van a prestar a la Biblioteca en Nepomuk algunos libros si hay interés en la República Checa por conocer más Costa Rica. También entrevisté al director del sistema de televisión universitario, del Canal 15. Con esta televisión también tengo un acuerdo de que si hay interés, ellos van a prestarnos documentales, música costarricense, que es excelente. Me alegra mucho. Entrevisté a gente diferente de diferentes estratos de la sociedad, camareras, camareros, estudiantes de varias carreras, maestras y maestros, periodistas, economistas ..."

¿Qué impresión le dieron los costarricenses durante las entrevistas, o luego en la calle, en la universidad ...?

"Mi impresión es que los ticos son gente muy amable, muy creativa y muy modesta. Es obvio que este país se pasa mucho tiempo aprendiendo del resto del mundo y en este proceso olvida que tal vez cree algo único, una síntesis o una riqueza de pensamiento muy distinta. Pienso que los ticos no lo reconocen. Me gusta el humor costarricense. Por ejemplo, me acuerdo de un chiste ilustrado en el periódico La Nación con turistas mirando un hueco en la carretera. Los turistas dicen: Ah, ya hemos visto el cráter, pero todavía no hemos visto el volcán. Es como una crítica al estado de las carreteras en Costa Rica. Me fascina este país, yo pienso que los checos aprenderían mucho si leyeran un poco acerca de este país".

24-02-2006