Los cinturones de seguridad ayudan a salvar vidas

27-08-2004

En las carreteras checas mueren anualmente unas 1300 personas por accidentes de tráfico. Los especialistas afirman que la mayoría de ellas podría haber sobrevivido de haber usado el cinturón de seguridad. Desde hace unos quince años está en vigor en este país una norma que establece la obligación de abrocharse el cinturón de seguridad y ello, incluso, para las personas sentadas en los asientos traseros del automóvil. No obstante, la norma es respetada por sólo un 10 por ciento de los pasajeros. Asimismo, uno de cada tres choferes checos hace caso omiso del cinturón de seguridad.

Sobre la importancia de los cinturones de seguridad en los automóviles conversamos en esta a Toda Marcha con varios ciudadanos checos. Verónika, estudiante de catorce años, no vaciló en expresarse al respecto.

"Yo creo que los cinturones de seguridad son muy importantes. En las carreteras checas se producen cada vez más accidentes de tráfico y si las personas no llevan puesto el cinturón, hay más heridos de gravedad en esos accidentes".

Pero una cosa es opinar y la otra es cómo se comporta uno mismo...

"Yo siempre me abrocho el cinturón de seguridad al viajar en coche, aunque debo reconocer que no me gusta hacerlo porque no es cómodo", admite Verónika.

También Magdaléna, de dieciséis años, afirma detestar el cinturón de seguridad y señala que ella no se lo abrocha al viajar en un automóvil si sienta atrás. Afirma que es ridículo pensar que si uno no se pone el cinturón de seguridad, vaya a chocar inmediatamente.

"El cinturón es algo terrible porque a uno le presiona mucho en el hombro y también el estómago. A mí me da la impresión de que alguien me está cortando el brazo cuando me lo abrocho y por eso no lo uso, es muy incómodo".

La señora Eva, madre de tres hijas y apasionada conductora del coche que posee la familia, señala que aunque ella siempre lleva puesto el cinturón de seguridad, sus hijas no suelen seguir su ejemplo.

"Mis hijas, especialmente las dos mayores, utilizan el cinturón de seguridad sólo cuando viajamos a larga distancia. En los demás viajes se niegan a ponérselo y admito que yo no insisto como debiera".

Y ¿cree que el cinturón de seguridad protege realmente?

"Creo que el cinturón supone una cierta garantía de seguridad tanto para el chofer como para los demás ocupantes del automóvil, y más aún si se tiene presente la forma cada vez más agresiva de manejar de los choferes checos", indica Eva.

El señor Ricardo es también padre de familia y afirma que abrocharse el cinturón de seguridad es lo primero que hace al sentarse en su automóvil. Ricardo es un convencido defensor de esos cinturones.

"Estoy rotundamente convencido de que el cinturón de seguridad protege enormemente a los pasajeros. Pero no soy capaz de convencer de ello a mis hijos. Ellos se niegan a abrochárselo cuando van sentados atrás. Trato de explicarles que durante el viaje puede pasar cualquier cosa, pero, como los cinturones no les gustan, muy pocas veces me hacen caso".

Según un sondeo de la agencia checa MEDIAN, casi el 40 por ciento de los checos están convencido que los pasajeros sentados atrás en un coche no tienen por qué utilizar cinturones de seguridad. Pero cabe decir que, según la Policía checa, el 71 por ciento de los pasajeros sentados en los asientos traseros y fallecidos el año pasado en accidentes de tráfico en las carreteras checas, no llevaban puesto el cinturón de seguridad.

Y ustedes, amigos, ¿qué opinan del tema?

27-08-2004