Los checos y la Pascua de Resurrección

Los cristianos en todo el mundo conmemoran en estos días la muerte y la resurrección de Jesucristo. Además del profundo mensaje religioso que contiene la Pascua Florida, está acompañada por un variopinto y rico abanico de tradiciones y costumbres populares que difieren de nación a nación. ¿Cómo celebran estas festividades los checos?, de ello hablamos con dos jóvenes, Markéta y Petr.

Tanto Markéta, procedente de Moravia del Sur, como Petr, de Bohemia del Norte, son católicos practicantes y afirman que para ellos la Pascua es sobre todo una fiesta espiritual. "Para mí, es una fiesta alegre porque el hecho de que el Hijo de Dios haya resucitado simboliza la esperanza y la renovación y me incentiva a reflexionar sobre qué hice mal y en qué puedo mejorar", sostiene Petr.

"La tradición que más me gusta es la bendición de la comida, cuando el domingo o el lunes santo los sacerdotes bendicen los platos que los creyentes traen a la iglesia y que luego la familia ingiere. Suelen bendecirse sobre todo los huevos, símbolo de la fecundidad y de una nueva vida. Y luego me encantan todas las costumbres vinculadas con el lunes santo, porque es un día en que recorremos con mis amigos hogares de los vecinos, azotando a las mujeres y chicas con varitas de sauce entrelazadas".

¿Cómo celebran la Pascua en su familia?

"Como en otras familias católicas, practicamos todas las costumbres que están profundamente arraigadas en el pueblo checo, no tenemos alguna especial. Es decir, vamos a la iglesia, pintamos los huevos, preparamos el típico pastel pascual checo, el Cordero de Pascua, y entrelazamos varitas de sauce. Nunca olvidamos reunirnos con todos los familiares el domingo, mientras que el lunes ya está consagrado a las platicas con amigos y con un buen vino".

 

Markéta señala que para ella, los preparativos para la Pascua empiezan justamente después de la Navidad.


"Canto en el coro de la Iglesia en mi pueblo natal y empezamos a estudiar las canciones para la Pascua unos días después de terminar las fiestas navideñas. El miércoles de Ceniza tiene lugar en mi pueblo un gran baile con el que nos despedimos del período de carnaval. Y luego, en el Cuaresma, trato de ingerir solamente comidas de vigilia, pero sobre todo, de no tomar los platos que me gustan, por ejemplo, los dulces".

Markéta precisa que la propia preparación para la Semana Santa empieza en su familia el jueves santo.

"Comenzamos a pintar y decorar los huevos. Lo hacemos en mi familia de forma tradicional, o sea, primero los adornamos con cera caliente y cuando la cera se enfría, los mojamos en agua roja y amarilla. Luego quitamos la cera y los huevos llevan decoraciones muy bonitas. El jueves santo, los hombres cortan varitas de sauce y las mojan para que se ablanden y las entrelazan el sábado. El jueves se ofician además las primeras misas de Pascua en la iglesia, y el viernes, es el día de penitencia y de ayuno".

El sábado, en la familia de Markéta preparan los típicos platos de Pascua checos y el domingo, visitan otros familiares y amigos.

"Y el domingo por la noche organizamos una baile con la música de címbalos adonde acuden sobre todo los jóvenes y precisamente allí, a medianoche, los chicos sacan las varitas entrelazadas y empiezan a azotarnos. Lo hacen también el lunes cuando van de casa en casa y a cambio de que nos azoten, deseándonos con ello la bondad y la felicidad, reciben de nosotras huevos, vino y el típico aguardiente moravo, slivovice".

Y ustedes, estimados oyentes, ¿Cómo celebran la Pascua en sus países?