Los checos apoyan la participación del país en la lucha contra el terrorismo

05-10-2001

Tras los ataques terroristas del pasado 11 de septiembre a Nueva York y Washington, el mundo se mantiene alerta a las represalias de Estados Unidos contra los autores, en lo que la prensa no vacila en llamar la "primera guerra del siglo XXI". No hay duda que la población del mundo asume esta tensa espera con temor e incertidumbre. ¿Pero, qué opinan los checos de esta "revancha" norteamericana? En A Toda Marcha conversamos hoy con Petr, un ciudadano checo quien nos da su opinión acerca del tema.

RP: ¿Cómo es el ánimo de las personas en la República Checa... crees que tienen temor ante una posible guerra?

"Es bien difícil evaluar si la población checa teme o no. Aunque no se puede negar que se respira un clima tenso en la atmósfera... es posible ver carros blindados por las calles, en fin, me parece que pocos consideran la posibilidad de un conflicto bélico en este país y lo asumen por el momento con calma. Sin embargo, en lo que se refiere al apoyo en esta lucha internacional contra el terrorismo, es indudable que los checos estamos a favor; confiamos en que expertos, estrategas y autoridades tomarán precauciones para que la humanidad no se vea expuesta a una gran catástrofe".

RP: La República Checa, como miembro de la OTAN, ha manifestado su incondicional apoyo a Estados Unidos... ¿qué opinión te merece?

"Muchos piensan que, a pesar de ser miembros de la OTAN, no tenemos la posibilidad de influir en en torno a esta crisis y que todo ello se "trama" en las altas esferas. Sin embargo, estoy consciente del compromiso que adoptó la República Checa al incorporarse a la OTAN y partiendo de esa base considero una obligación entregar nuestro apoyo militar en esta lucha contra el terrorismo".

RP: ¿Crees que este es un problema que atane sólo a las autoridades o consideras que los ciudadanos pueden sumarse también a esta lucha internacional contra el terrorismo?

"Por supuesto, este problema le atane a todos. Es posible que esta crisis genere un sentimiento de companerismo y solidaridad, del que carece la ciudadanía checa. Todo esto pensando en que se desate un conflicto armado y que la República Checa se vea realmente amenazada. En ese caso se comprobarían los valores cívicos del ciudadano. También serviría para comprobar si los políticos son realmente capaces de reaccionar ante una situación de emergencia. No obstante, siento que la República Checa no está expuesta por el momento a ningún tipo de peligro".

05-10-2001