La anticoncepción impide el embarazo, pero tiene también efectos curativos

07-05-2004

El 51 por ciento de las mujeres checas toman píldoras anticonceptivas. Y no sólo porque no deseen quedarse embarazadas. A muchas de ellas les recomendaron la anticoncepción sus médicos. Es que las píldoras tienen también indiscutibles efectos curativos.

La señora Petra tomó anticonceptivos hormonales durante once años. "Me han traído muchos efectos positivos", afirma Petra.

"No sólo porque no tenía que temer un embarazo no deseado, sino que también se me ha mejorado de manera significativa la piel. A veces se dice que las píldoras engordan, pero ese no fue mi caso. Y sobre todo, los anticonceptivos me han ayudado con la dismenorrea y amenorrea".

El año pasado, Petra empezó a sufrir de cansancio ocular y de dolencias en las conjuntivas. Tras excluir todas las demás razones, su médico le recomendó interrumpir por cierto tiempo la anticoncepción.

"Esto se ha manifestado inmediatamente con un gran empeoramiento de la piel. Me parece que se me ha oscurecido más el cabello, y al principio, sufrí un leve desequilibrio psíquico".

La señora Stanislava tomó píldoras durante diez años. No quería quedarse embarazada pero además su médico se las recomendó debido a los enormes problemas que Stanislava tenía con el acné.

"El acné desapareció por completo, mi cabello no se engrasaba tanto. Gracias a las píldoras, he dejado de estresarme, contando los días en que debía empezar a menstruar".

Stanislava tiene disposición congénita a las varices. Y la verdad es que, desgraciadamente, la anticoncepción agudiza este problema. "Me dolían mucho las piernas. En enero del año pasado interrumpí los anticonceptivos. Las piernas yo no me duelen, pero la piel se me ha empeorado terriblemente", dice Stanislava.

 

La señorita Martina empezó a tomar los anticonceptivos hace diez años por razones de salud.

"Sufría una fuerte amenorrea, no menstruando en meses. Los médicos me hicieron los tests y el resultado fue que me escaseaba la hormona femenina. Por ello me prescribieron la anticoncepción".

Martina afirma que para ella, los anticonceptivos fueron una verdadera liberación de los problemas con la menstruación y la piel grasa. Hace poco interrumpió el tratamiento.

"Me lo recomendaron los médicos porque querían hacer nuevos tests para determinar si mi problema con el estrógeno se había solucionado. El efecto negativo fue inmediato: dejé de menstruar y empecé a sufrir el acné. Recuerdo con cariño el período en que tomaba píldoras porque para mí fueron años de la certeza, tranquilidad y comodidad".

También la señorita Eva empezó a tomar anticonceptivos para equilibrar el nivel de la hormona femenina.

"Se me ha mejorado la piel, mi menstruación era regular y no tan dolorosa. Hace unos seis años interrumpí el tratamiento por un par de meses y las consecuencias fueron desastrosas: tenía problemas con la tensión, convulsiones, incluso mi entorno se fijó en mis bruscos cambios de humor".

Sin embargo, Eva admite a la vez que últimamente sufre dolores de cabeza con mayor frecuencia y sospecha que esto se pueda deber a los anticonceptivos.

Y ustedes, estimados oyentes, ¿qué opinan al respecto?

07-05-2004