Cursos de natación para bebés y niños pequeños

09-11-2001

En la República Checa se va registrando un creciente interés por los cursos de natación para bebés y niños en edades preescolares. Claro está que la palabra "natación" hay que tomarla en este contexto con reserva. En realidad no se trata de natación en el sentido tradicional, sino más bien de una actividad en la que los niños se adaptan poco a poco al agua, a la vez que desarrollan su aparato motor y su organismo va creando un mayor número de anticuerpos.

En Praga existen varios centros que se dedican a dicha actividad. Uno de ellos lo dirige la señora Jana Hochová, con la que conversamos hoy en A Toda Marcha.

"Hay que decir que los cursos de natación se dividen en varias secciones, de acuerdo con las edades de los niños. Los cursos pueden ser frecuentados por bebés a partir de los tres meses de edad. Tenemos preparadas tinas especiales con agua tibia, en la que los pequeños poco a poco aprenden a comportarse adecuadamente en el agua y más tarde también a sumergirse. Durante las lecciones los padres están junto a sus pequeños."

Los niños mayorcitos, a partir, digamos, de los dos años de edad, pasan a una piscina, también con agua tibia y también acompañados de sus padres, y se les enseña a flotar, a respirar correctamente y también a sumergirse y recoger objetos del fondo de la piscina, según nos contó Jana Hochová. Entre los cuatro y los cinco años de edad, aproximadamente, los niños que asisten a estos cursos de natación son capaces de mantenerse ya solos en el agua y es entonces cuando la instructora comienza a darles clases de natación.

Jana Hochová se dedica a este tipo de actividades desde hace más de diez años...

"A la natación de los niños me dedico desde 1985 cuando en la Facultad de Educación Física de la Universidad Carolina de Praga, en la que trabajaba, iniciamos labores de investigación sobre la influencia del agua en el desarrollo del aparato motor de los niños pequeños. Entonces colaborábamos estrechamente con especialistas en pediatría, neurología y de otras disciplinas. Tomando los positivos resultados de las investigaciones, decidimos llevar el experimento a la práctica y a principios de los años 90 inauguramos los primeros cursos de natación."

Jana Hochová afirma que los niños se adaptan rápidamente al agua, más cuando los cursos son concebidos en forma de juego, por lo que resultan divertidos para los pequeños. Una vez se simula la visita a un zoológico, otra se viaja al mundo de los cuentos de hadas, todo, naturalmente, en la piscina. Además de la diversión y del aprendizaje, los cursos tienen importancia también para la salud de los pequeños, indicó Jana Hochová:

"Desde el punto de vista médico el aporte de la natación es indiscutible y lo confirman varios especialistas. Los niños que frecuentan esos cursos son más sanos que los demás niños. También registramos resultados Los niños también juegan en el aguaLos niños también juegan en el agua sumamente positivos en la rehabilitación de ninos con problemas del aparato motor, aunque a esos niños se dedican en la República Checa otros centros especializados que suelen incluir también cursos de natación."

Sobre los cursos de natación para bebés y niños en edades preescolares conversamos hoy en A Toda Marcha con la señora Jana Hochová, directora de uno de los clubes deportivos de Praga que se dedican a esa actividad.

09-11-2001