Crece la tolerancia de la sociedad checa hacia los homosexuales

10-07-2009

La población checa se manifiesta cada vez más tolerante con los homosexuales y reivindica más derechos para las parejas gays. Casi tres cuartas partes de los checos está a favor de la unión entre personas del mismo sexo, según la última encuesta del Centro de Investigación de la Opinión Pública.

Desde que en 2006 se aprobó la Ley de uniones homosexuales en la República Checa, se incrementó aunque de forma moderada tanto el número de checos que apuestan por este tipo de oficios civiles como los que están a favor del llamado matrimonio homosexual. Un ejemplo es el parecer de Jan Hrbaček, que coincide con la opinión más extendida en el país.

“Bueno yo no le llamaría matrimonio, pero creo que tienen el derecho de institucionalizar su relación, digámoslo así, de alguna forma. Puedo imaginar que haya razones legales de seguridad social y que quieren que la relación tenga una forma palpable“.

La adopción es para los checos un tema aparte. Ya que según los resultados de la encuesta, el 63 por ciento de la población está en contra de que los homosexuales adopten niños, como Jan Hrbaček.

“Eso es otra cosa, así como ellos tienen sus derechos, los niños también los tienen. Yo creo que los niños, para la evolución de su personalidad, etc. necesitan un elemento masculino y femenino. Por lo que no estoy de acuerdo con la adopción“.

Del mismo modo opina Klára Sykorová, aunque puntualiza que no duda de que los homosexuales puedan ofrecer una buena educación a sus hijos.

“Lo de los hijos, me parece que eso ya es otro tema. A mi juicio no deberían ser legalmente adoptados por los gays. Sin embargo comprendo que hay muchos que pueden educar bien a sus hijos. Pero legalmente adoptar no me parece buena idea“.

La encuesta del Centro de Investigación de la Opinión Pública revela que la gente joven es más tolerante con respecto a la adopción. Es el caso de Katka Braumová, que afirma lo siguiente.

“Para mí no es un problema la adopción, si quieren dos hombres o dos mujeres adoptar un bebé. Porque yo conozco muchas familias con muchos problemas que están formadas por un hombre y una mujer. Para mí no es importante si es un hombre o una mujer, para mí lo importante es la atmósfera para el niño. Y no creo que sea siempre el hombre y la mujer los que hacen la atmósfera perfecta en la familia“.

Los homosexuales en Chequia están más cerca de alcanzar la igualdad de derechos, y es que se avista un panorama más optimista que comparten nuestros tres entrevistados. Como Jan, que resalta la evolución de la sociedad checa.

“Creo que sí, creo que los checos son más tolerantes en los últimos años después de la revolución de los años 90. Esta encuesta sí se corresponde con la realidad“. A:Por su parte Katka considera que las relaciones con los gays están más normalizadas en las ciudades frente a otro núcleos de menor extensión.

“Quiero creer que sí. No sé si la gente es tolerante o la gente es igual, pero espero que seamos tolerantes. Porque por ejemplo, mi amigo Wen es también homosexual, y tiene una empresa grande en el centro, en Praga, y tiene mucho éxito. Toda la gente sabe que vive con su pareja, con un hombre, y no tiene problemas con eso. Por eso, puede ser que en ciudades grandes la situación sea mejor porque la gente vive de forma más anónima, es más tolerante. Quiero creer que la gente en Chequia es tolerante, porque a la gente le da igual como la gente viva“.

Hace apenas unos días, la República Checa ha celebrado el desfile del Orgullo Gay en la pequeña ciudad de Tabor sin ningún incidente violento, un ejemplo más de como la tolerancia hacia los homosexuales se está instalando en este país.

10-07-2009