Cada vez son más los ciudadanos checos que poseen teléfono móvil

03-11-2000

El teléfono móvil, o celular, se ha convertido rápidamente en un compañero inseparable de millones de personas en el mundo. La República Checa no es una excepción, sino todo lo contrario, ya que con una población de diez millones de habitantes acusa en este momento más de tres millones de personas con teléfono móvil, y según explican los expertos las cifras van en ascenso.

El mercado de la telefonía móvil ha descubierto nuevos clientes. En la República Checa la inmensa mayoría de los niños ya anunció que el regalo para estas Navidades tiene que ser un teléfono móvil.

En las escuelas secundarias no tiene sentido preguntar quién tiene teléfono móvil, la pregunta que vale es la contraria, o sea quién no tiene teléfono? Pero según los especialistas en la materia, cada vez es menor la edad de los niños con teléfono propio, por ejemplo desde hace dos años son más y más los niños entre los 12 y los 13 años que no se separan de su teléfono móvil.

Según declarara a A Toda Marcha Radek Novy, de 14 años de edad, el teléfono le da independencia, porque sus amigos le llaman a él directamente, y no tiene que escuchar comentarios de otros miembros de su familia como: otra vez llaman a Radek sus amigos, o por ejemplo deja el teléfono que tu padre espera una llamada importante.

El psicólogo checo, Pavel Rican, sostiene que para la joven generación el teléfono móvil representa en este momento una especie de incursión prematura al mundo de los adultos, pero se trata de un asunto pasajero, porque su avance es tan rápido que poseer un móvil representará lo que hoy un reloj de pulsera.

"El teléfono les da a los niños y jóvenes cierto aire de importancia, como ocurría hasta hace poco con el cigarrillo" explicó el señor Rican.

Entre los aportes del teléfono móvil, los padres de familia checos destacan que tienen a sus párvulos un poco más controlados, porque les llaman para preguntarles dónde se encuentran, o bien comunicarles un cambio de planes a última hora y mucho más. Pero el mayor inconveniente es el dinero que -como suelen decir muchos padres- se gasta en palabras.

Con esto viene estrechamente vinculado otro asunto. Los especialistas han notado cambios de comportamiento, sobre todo en el uso del idioma, porque con el fin de hacer la llamada lo más corta posible, hablan casi en abreviaturas y surge algo paradójico, pues el teléfono móvil es un instrumento para facilitar la comunicación entre las personas, y la joven generación introduce un idioma artificial por presiones económicas.

Esto lo demuestra también el uso excesivo de envío de textos cortos por teléfono, que reduce el léxico de los jóvenes....

¿Qué opinan amigos sobre el creciente uso de teléfonos móviles entre jóvenes y niños?

03-11-2000