Arte español de lucha con cuchillo se practica también en la RCh

14-02-2003

Hay muchas técnicas y escuelas de autodefensa y de artes marciales. Las que se practican en la actualidad son mayormente de origen asiático. El arte español de lucha con cuchillo tiene raíces en Europa y por lo tanto, se acomoda mejor a la mentalidad de los europeos, sostienen los que lo dominan. En el mundo se conoce más bien como el sistema de Sitra Achra. Desde 1996 se practica en la República Checa.

La palabra Sitra Achra es una noción cabalística y significa la "cara negra de Dios" o la "esfera de las fuerzas demoníacas". Es la esfera donde existe tanto el bien como el mal; el mal creado por Dios para mantener la armonía. Y es precisamente la armonía lo que esta escuela persigue: enseñar a sus alumnos a defenderse eficazmente en caso de que el mal prevalezca y empiece a amenazarles. Sitra Achra se denomina también el arte español de lucha con cuchillo, aunque, según destaca uno de sus maestros, Martin Cibulka, contiene gran parte de técnicas no armadas.

"Pero en el momento en que utiliza el cuchillo es muy prudente. Lo excepcional en esta escuela, en comparación con los demás artes marciales, es su bravura táctica y estratégica. Enseña a su practicante a evitar hasta el último momento el choque con el adversario y, en vez de ello, aprovechar al máximo sus posiciones tácticas y estratégicas".

La singularidad de Sitra Achra reside asimismo en su origen europeo. "Se basa en las tradiciones culturales y sociales de este continente y por lo tanto es familiar a nuestro concepto de la vida", precisa Martin Cibulka.

"Esto se manifiesta más marcadamente en su relación hacia la muerte. Al samurai japonés no le importa si muere, pero cómo muere. A diferencia del caballero europeo que se esfuerza por sobrevivir a toda costa. Éste es el porqué Sitra Achra prefiere las técnicas defensivas y trata de meter al adversario en situaciones desventajosas para él".

Las raíces de Sitra Achra se remontan a la maestría de esgrima de la aristocracia española del siglo XVIII. Pone énfasis en la precisión y la premeditación. Algunos de sus movimientos recuerdan los del torero: la acción del toro determina la reacción del torero que actúa de manera automática. En la arena no hay espacio para la agresión y la precipitación.

 

Martin Cibulka señala que se enteró de la existencia del arte español de lucha con cuchillo por su abuelo, que en las dos guerras mundiales conoció de cerca a soldados españoles.

"Más tarde, a principios de los años noventa, un socio comercial mío, procedente de España, me dijo una vez que entrenaba con el cuchillo y, al enseñarme algunas presas, entendí que se trataba del arte del que había hablado mi abuelo. Empecé a dedicarme plenamente a Sitra Achra. Además, me ayuda mucho en mi profesión: fui instructor de las unidades especiales de la Policía y hoy en día trabajo en el sistema integrado de seguridad y ayudo en el entrenamiento de las unidades de élite militares".

¿Qué clase de personas muestran interés por Sitra Achra?

"Los interesados tienen entre 25 y 30 años, tienen formación universitaria y saben lo que quieren. En su mayoría son hombres, pero también las mujeres practican este arte. Opino que Sitra Achra es una forma de autodefensa ideal para la mujer que tiene una gran ventaja frente al hombre: trata de evitar el uso de la fuerza, inclinándose a aprovechar más bien pasos tácticos y estratégicos para vencer al adversario. Además, la mujer obra rapidísimo con el cuchillo, muchas veces más rápido que el hombre".

Desde 1996, funciona en la República Checa la escuela "Sitra Achra" que organiza cursos en Praga y Brno. Tan sólo en la capital checa frecuentan estos cursos unas ochenta personas. La escuela tiene filiales en Lituania y Letonia y mantiene estrechas relaciones con sus homólogas de los países escandinavos.

14-02-2003