La legendaria Cámara de Ámbar puede estar escondida en Chequia

10-06-2016

La mítica Cámara de Ámbar, robada durante la Segunda Guerra Mundial por los nazis en Rusia, podría hallarse según la leyenda en los sótanos del castillo de Frýdlant, en Bohemia del Norte. La nueva edición de 'Leyendas Checas' analizará la posibilidad de que la valiosa obra de arte se encuentre realmente en territorio checo.

Cámara de Ámbar, Palacio de Catarina, en la ciudad de San Petersburgo (1931), foto: BransonDeCouCámara de Ámbar, Palacio de Catarina, en la ciudad de San Petersburgo (1931), foto: BransonDeCou La desaparición de la lujosa habitación conocida como la Cámara de Ámbar, elaborada en el siglo XVIII en Alemania a partir de seis toneladas de piedras preciosos y de oro, representa un quebradero de cabeza para muchos cazatesoros.

El rey Federico Guillermo de Prusia regaló en 1716 esta joya al zar Pedro I el Grande, quien la guardó en el Palacio de Catarina, en la ciudad de San Petersburgo.

Cuando los alemanes nazis invadieron la Unión Soviética durante la Segunda Guerra Mundial, se apropiaron de la obra artística y la expusieron en el Palacio de Königsberg, situado en la actual ciudad rusa de Kaliningrado. El destino de la la Cámara de Ámbar, considerada por algunos como la octava maravilla del mundo, es a partir de 1945 desconocido.

En los años noventa apareció la leyenda de que la Cámara de Ámbar junto a los archivos nazis podrían hallarse en un castillo de la región de Liberec, en Bohemia del Norte.

Cámara de Ámbar,Cámara de Ámbar, El mito se basó en el supuesto testimonio de una cocinera, que afirmó haber visto por la ventana de la cocina de un castillo no especificado la descarga de unas cajas llenas de objetos valiosos, que los soldados guardaron en el sótano. Según afirmó el historiador Miloš Kadlec, en breve se pusieron en marcha los trabajos de investigación.

“Tratamos de averiguar de qué castillo se podría tratar. Sin embargo, ninguno de los que se hallan en la región de Liberec tiene una cocina por cuya ventana se viera la entrada al sótano”.

En 2014, dos cazatesoros alemanes, Erich Stenz y Georg Mederer, contactaron con el Instituto nacional de Monumentos de la región de Liberec, e informaron que la cocinera había afirmado en su lecho mortal haber visto las cajas en el castillo de Frýdlant.

“A base de estas declaraciones, el Instituto Nacional de Monumentos firmó con los cazatesoros un contrato sobre una investigación no invasiva, que se llevaría a cabo en zonas precisamente definidas”.

Los investigadores no se dejaron disuadir ni con la advertencia de que la cocinera podría haberse confundido, prosigue Miloš Kadlec.

Palacio de Frýdlant, foto: Tomáš Mařas, ČRoPalacio de Frýdlant, foto: Tomáš Mařas, ČRo“Sabemos que durante la Segunda Guerra Mundial se transportaron a la zona de Frýdlant varias cajas. Sin embargo, dentro no había ningún tesoro, sino libros, procedentes de la Biblioteca Municipal de Berlín. En verano de 1945 se devolvieron a Alemania. En caso de que la cocinera viera alguna manipulación con cajas, tenía que estar relacionado con estos traslados”.

Uno de los cazatesoros alemanes afirmó haberse enterado de una radioemisión, realizada por el secretario de Adolf Hitler. A través de ella parece que ordenó el traslado de la Cámara de Ámbar de Rusia al territorio checo.

Los cazatesoros exploraron con la asistencia de una arqueóloga checa el sótano y una parte del patio del castillo de Frýdlant. Incluso entraron a escondidas en otras zonas que no estaban definidas en el contrato, y aún así sin resultado ninguno. De acuerdo con Miloš Kadlec, los protectores del patrimonio ofrecieron a los cazatesoros realizar otro contrato para poder explorar otros lugares.

Los sótanos del Palacio de Frýdlant, foto: Tomáš Mařas, ČRoLos sótanos del Palacio de Frýdlant, foto: Tomáš Mařas, ČRo “Se lo ofrecimos el 24 de agosto, pero a partir de entonces no hemos recibido ninguna respuesta. Además, en contradicción con el contrato, no solo no nos han facilitado los resultados de la primera investigación, sino que también publicaron el asunto en los medios de comunicación”.

Por su parte, los cazatesoros alemanes acusaron a las autoridades checas de no haberles permitido llevar a cabo más investigaciones y no otorgarles los planos del edificio. En su defensa, Miloš Kadlec afirmó que esta documentación no se hace pública por motivos de seguridad.

El Castillo de Frýdlant no es la única zona de la búsqueda de la Cámara de Ámbar en el territorio checo. Varios cazatesoros exploraron también zonas como Šumava y los Montes Metálicos (Krušné hory). Algunos sostienes que la obra de arte fue destruida durante la conquista de Kaliningrado por los soviéticos o que se halla enterrada en el sótano del castillo de Köningsberg.

10-06-2016