Sokol: 150 años de una organización prohibida por nazis y comunistas

17-03-2012

A mediados del siglo XIX, un grupo de patriotas checos fundó en la entonces monarquía Austro-Húngara una organización deportivo-cultural, inspirándose en los ideales de la antigüedad sobre la armonía entre cuerpo y mente. En el curso de los siglos XIX y XX, esa organización, llamada Sokol, halcón en español, se transformó en una importante fuerza socio-educativa que tomó parte activa en la formación del Estado Checoslovaco independiente.

Deporte para todos. Éste es uno de los lemas de la organización de educación física checa Sokol. En sus filas militan tanto niños pequeños que hacen deportes con sus padres, adolescentes y adultos, así como deportistas profesionales, personas discapacitadas y ciudadanos de la tercera edad.

El desarrollo multifacético del hombre, junto con el patriotismo, siempre han sido valores altamente apreciados y respetados por la organización y los miembros de Sokol, destaca Helena Rezková, miembro de la presidencia de esa organización.

“Sokol es una de las organizaciones más antiguas de educación física en el mundo. El 16 de febrero de 2012 cumplió 150 años de existencia. Ese día, en el año 1862, se reunió un grupo de patriotas checos encabezados por Miroslav Tyrš y Jindřich Fügner y crearon la primera organización deportiva en territorio checo. En 1865, la organización adoptó el nombre Sokol, o sea halcón. Esa expresión la usaban las naciones eslavas del sur de Europa para denominar a sus héroes, destacando su valentía, rapidez y espíritu inquebrantable. Y el halcón en vuelo apareció también en la bandera de Sokol”.

Además de una bandera hecha según un proyecto del pintor Josef Mánes, en momentos especiales los miembros de Sokol visten uniformes que son de color café o azul y tienen también una gorra. La de los hombres lleva una pluma de halcón, el símbolo de la organización. Sokol tiene asimismo un saludo que es ‘nazdar’ y que, traducido textualmente al español significa ‘por el éxito’ y una marcha musical, compuesta para la organización por Josef Suk.

Helena Rezková, foto: Barbora KmentováHelena Rezková, foto: Barbora Kmentová Además de los deportes, Sokol desarrolló desde sus comienzos actividades de carácter cultural, como presentaciones de teatro, tenía grupos de canto y de baile, etc. La organización se regía por las palabras que su fundador, Miroslav Tyrš, adoptó de los tiempos antiguos, de que en un cuerpo sano hay también una mente sana.

Las actividades regionales culminaban en Praga con encuentros nacionales de todas las filiales de la organización y una presentación gimnástica colectiva, según sostiene Helena Rezková.

”El primer encuentro nacional de Sokol, acompañado de una actuación gimnástica, tuvo lugar en 1882 en la Isla de los Tiradores, en Praga. Ante el público se presentaron entonces 720 hombres gimnastas. Debido al creciente interés de los ciudadanos por integrar la organización y practicar deportes, Sokol comenzó a edificar sus propios centros deportivos, llamados ‘sokolovny’. El primero surgió en el Instituto de Malýpetr, en Praga. Más tarde fueron apareciendo en todo el país, siendo edificados por los miembros de la organización, que asumieron la tarea con gran entusiasmo”.

La mayoría de esos centros deportivos funciona hasta la actualidad. Muchos de los edificios tienen además un gran valor desde el punto de vista arquitectónico.

En los comienzos, las mujeres estaban excluidas de la organización y sus actividades. En noviembre de 1869 surgió por iniciativa de Miroslav Tyrš y de la escritora y feminista Žofie Podlipská un grupo de educación física para las mujeres y señoritas de Praga, pero éste tampoco formaba parte de Sokol.

Miroslav Tyrš, Jindřich FügnerMiroslav Tyrš, Jindřich Fügner Fue hasta en 1921 que el grupo femenino de educación física pudo entrar en Sokol.

Además del deporte, Sokol les inculcaba a sus miembros el patriotismo. En sus actividades se propagaba la cultura, el idioma y la historia de la nación checa. Organizaba asimismo actuaciones gimnásticas masivas para atraer a Sokol a cada vez más personas.

Durante la Primera Guerra Mundial, los miembros de Sokol participaron activamente en la creación de las legiones checoslovacas y en octubre de 1918, cuando fue proclamado el Estado Checoslovaco independiente, ayudaron a mantener el orden en las ciudades y pueblos del país.

El mayor auge de Sokol se registró entre las dos guerras mundiales. Entonces la organización tenía más de un millón de miembros. Esto se debió a su programa que se basaba en el lema Deporte para todos. En Sokol había militado también el primer presidente checoslovaco, Tomáš Garrigue Masaryk, que hasta hoy es considerado uno de los mejores políticos que ha tenido la nación checa.

Dicho sea de paso, tiempo más tarde fue miembro honorífico de Sokol también el ex presidente checo, Václav Havel.

Pero no siempre todo fue fácil para Sokol. La organización vivió también momentos difíciles y en tres ocasiones sus actividades fueron suspendidas por completo, recuerda Helena Rezková.

”Las actividades de Sokol han sido interrumpidas tres veces durante su historia. En 1915 fue prohibida por las autoridades austro-húngaras, ya que los territorios checos eran parte del Imperio Austro-Húngaro. El 8 de octubre de 1941 Sokol fue suspendido forzosamente por los nazis y la tercera vez que la organización fue prohibida fue después del año 1948, cuando asumieron el poder en el país los comunistas. Éstos expulsaron de la organización a 11.000 miembros y unificaron por la fuerza el movimiento deportivo en el país”.

Después de los cambios democráticos en el país y a pesar de todas las dificultades, Sokol volvió a renacer. Fue en enero de 1990. Los comienzos fueron nada fáciles, hubo que reunir fondos para restablecer las actividades, conseguir la devolución de los centros deportivos nacionalizados y reunir un nuevo núcleo de miembros.

Actualmente Sokol promueve 80 tipos de deportes, tanto en círculos profesionales como de aficionados, así como cursos de educación física para niños menores de cinco años y para jubilados. Desarrolla igualmente actividades de orden cultural y socio-educativo, afirma Helena Rezková.

”El que Sokol volviera a restablecer sus actividades se debe al enorme entusiasmo de sus antiguos miembros. Porque después de una pausa de 40 años fue una tarea difícil. Actualmente tenemos unos 180.000 miembros en más de mil filiales por todo el país. Desde los años noventa hemos registrado un marcado incremento del número de miembros e invitamos a todos los que quieran ampliar nuestras filas que no vacilen en integrarse”.

Sokol tiene filiales también en el extranjero, lo que se debe a varias olas de emigración económica y política del país durante el siglo XX. Las mayores organizaciones en el exterior existen en Eslovaquia, en los Balcanes y en Estados Unidos.

Los miembros de Sokol en el exterior suelen participar en las actuaciones gimnásticas masivas que se celebran en Praga.

A diferencia de otras organizaciones que se dedican al deporte y a la cultura, las contribuciones anuales que pagan los miembros de Sokol son realmente simbólicas y alcanzan unos cuatro euros.

Además de desarrollar en los ciudadanos el interés por los deportes y la cultura, Sokol se trazó la tarea de ayudar a combatir la obesidad que actualmente afecta a un gran número de personas, entre ellas a muchos niños, indica Helena Rezková.

”Para nosotros lo fundamental es ayudar al buen estado físico de las personas, lo que luego favorece su estado psíquico. Los niños que vienen a los centros deportivos de Sokol son muy hábiles. Tratamos de atraer también a niños que tienen sobrepeso. Insistimos en la importancia de la gimnástica como base de los deportes, por lo que utilizamos aparatos de gimnasia tradicionales, como barra fija, caballo con arzones, anillas, etc”.

En 2012, Sokol conmemora el 150 aniversario de su existencia. Las festividades culminarán la primera semana de julio con el XV encuentro nacional de los miembros de la organización y con la presentación, el 5 y el 6 de julio, de actuaciones gimnásticas colectivas. Éstas tendrán lugar en el estadio Synot Tip Aréna, en Eden, Praga.

La organización cumple así con el lema que se ha trazado para este año, que es, Sokol: 150 años en movimiento.

17-03-2012