Los bebés nacen en U Apolináře desde hace 140 años

16-05-2015

En esta ocasión les daremos a conocer en este espacio la historia de la maternidad U Apolináře, en Praga. Los primeros bebés nacieron en ese centro hace 140 años. Además, se trata de un edificio construido de ladrillos rojos oscuros, que destaca también por su singular arquitectura.

La maternidad U Apolináře, foto: Olga VasinkevichLa maternidad U Apolináře, foto: Olga Vasinkevich En las inmediaciones del Puente de Nusle en Praga y de la llamada Magistrala, la principal arteria vial de la ciudad, se encuentra un extenso edificio que ocupa toda una cuadra y está construido de ladrillo rojo oscuro. A primera vista podría parecer que se trata de un antiguo palacio de la aristocracia, pero la realidad es muy distinta.

U Apolináře es una de las maternidades más antiguas del mundo

Se trata de la casa de la clínica obstétrica U Apolináře, construida hace 140 años en base al proyecto del destacado arquitecto y constructor checo Josef Hlávka. Es una de las maternidades más antiguas del mundo, pero lo cierto es que la arquitectura del edificio hace recordar las antiguas sedes aristocráticas de Inglaterra.

Sin embargo, según sostiene Antonín Pařízek, jefe del Departamento Gineco-Obstetra de la casa maternidad U Apolináře, el arquitecto Hlávka había buscado inspiración entonces en otros países.

”Josef Hlávka estaba muy entusiasmado con su nuevo proyecto de un centro materno y en su propósito le inspiraron y encantaron verdaderamente numerosos edificios en Alemania, en los países del Benelux y en Viena. Para la construcción fueron utilizados ladrillos rojos oscuros porque el Comité Nacional le encargó a Hlávka levantar una maternidad que cumpliera los demandados requisitos antisépticos y de higiene. En aquel entonces se consideraba que todo eso lo cumplían los ladrillos bastos, por lo que le fue encargado a Hlávka hacer el edificio de ese material”.

Resulta que en el siglo XIX muchas mujeres que daban a luz fallecían pronto después del parto por fiebre puerperal y muchos especialistas consideraron que si la nueva maternidad se edificaba de ladrillos bastos, se lograría reducir la mortalidad entre las mujeres, que entonces era muy alta.

El arquitecto Hlávka tuvo que dirigir las obras a distancia

El palacio de Lužany, foto: CzechTourismEl palacio de Lužany, foto: CzechTourism Naturalmente era un mito, pero igual así, el edificio que se iba a transformar en el más moderno centro materno en los territorios checos fue construido de ladrillo. La obra tardó varios años y vino acompañada de ciertas complicaciones, según cuenta el doctor Pařízek.

“La edificación de la maternidad tardó poco menos de diez años, pero durante la obra surgió un gran problema, que fue que el arquitecto Josef Hlávka sufrió una parálisis total y no pudo estar presente en los trabajos. Estaba bajo cuidados especiales en el palacio de Lužany y desde allí dirigía la obra a distancia, por correo. Entre Praga y Lužany viajaban a diario a caballo enviados especiales de correos con instrucciones de Hlávka. Así fue que se logró terminar la construcción del edificio bajo la dirección de Hlávka”.

La maternidad U Apolináře, foto: Archivo de la Universidad CarolinaLa maternidad U Apolináře, foto: Archivo de la Universidad Carolina La maternidad U Apolináře no era la única en Praga hace 140 años, pero era la mejor equipada y la de mayor tamaño, o sea que podía atender a un mayor número de parturientas. El nuevo centro enlazaba con la tradición de la primera maternidad de Praga, inaugurada en noviembre de 1762 durante el reinado de María Teresa de Habsburgo.

En esa predecesora de U Apolináře se organizaban desde los años 80 del siglo XVIII también seminarios de instrucción práctica de jóvenes obstetras y de parteras profesionales. Se hallaba en la calle Soukenická, pero más tarde cambió de lugar varias veces hasta que un día desapareció por completo.

El primer bebé nació en U Apolináře en abril de 1875

La maternidad U Apolináře, foto: Kristýna Maková, Archivo de ČRo - Radio PragaLa maternidad U Apolináře, foto: Kristýna Maková, Archivo de ČRo - Radio Praga Sobre el nacimiento del primer bebé en U Apolináře informó el matutino Národní Listy en su edición del 28 de abril de 1875. Ya el primer año de funcionamiento de esta maternidad nacieron allí 3.000 niños.

Es curioso que a pesar de que se trataba de un edificio moderno y que sus servicios eran comparables con los de las mejores clínicas de la Europa Occidental de entonces, las clientes de U Apolináře eran mayormente mujeres de escasos recursos, indica Antonín Pařízek.

Antonín Pařízek, foto: ČT24Antonín Pařízek, foto: ČT24 ”En sus inicios esta maternidad atendía mayormente a las mujeres realmente muy pobres que iban a parir. Pero también venían acá representantes de la burguesía, o sea mujeres ricas que querían dar a luz en secreto por no estar casadas, y pagaban por ello. Entraban por unas puertas secretas y después del parto efectuado en salas secretas también, estas mujeres abandonaban el hospital y regresaban a casa. Las madres pobres, además de sus bebés, amamantaban después también a esos niños abandonados”.

Forma parte del extenso edificio U Apolináře asimismo una capilla ricamente decorada, donde antaño se bautizaba a los recién nacidos. Actualmente en la capilla ya no se bautiza, pero el lugar es utilizado para actividades de carácter social.

En U Apolináře nacen actualmente unos 5.000 niños cada año

Foto ilustrativa: Kristýna Maková, Archivo de ČRo - Radio PragaFoto ilustrativa: Kristýna Maková, Archivo de ČRo - Radio Praga Hoy en día la clínica obstétrica U Apolináře es uno de los establecimientos de su género del mundo entero que más tiempo están en funcionamiento permanente, recalca el obstetra Antonín Pařízek.

“Así es, somos una de las maternidades del mundo que más tiempo brinda sus servicios. Nuestro deber es enlazar con esa tradición y contribuir con nuestros conocimientos y experiencia al desarrollo de la obstetricia y el cuidado de los recién nacidos. Nos esforzamos por alcanzar en este sector los mejores resultados, comparables a los mejores criterios a nivel mundial”.

En los últimos años U Apolináře vienen al mundo cada año unos 5.000 bebés, con lo que esta clínica obstétrica se sitúa entre los tres mayores centros de su género que actualmente existen en el país.

La mayoría de los mejores especialistas nacionales en obstetricia que hoy en día trabajan en las maternidades por todo el país, comenzaron su carrera profesional precisamente U Apolináře, que es a la vez un hospital obstetra universitario.

El centro de desintoxicació en la calle Apolinářská, foto: ČT24El centro de desintoxicació en la calle Apolinářská, foto: ČT24 U Apolináře fue además el primer centro materno en Chequia que en 2005 ofreció la posibilidad a los padres de los futuros bebés de seguir el parto online, en caso de no poder asistir personalmente por motivos laborales.

Y una verdadera curiosidad para el final es que muy cerca de esta famosa maternidad de Praga, en la misma calle llamada Apolinářská, se encuentra también el primer centro de desintoxicación checo, fundado en mayo de 1951 por el psicólogo y gran enemigo del alcohol, Jaroslav Skála.

Dicho sea de paso, el primer paciente de ese centro fue un marinero ruso. Y, aprovechando la experiencia checa, semejantes establecimientos fueron surgiendo pronto también en otros numerosos países del mundo.

16-05-2015