La batalla de Zborov, el camino hacia la independencia

30-06-2017

Este domingo, 2 de julio, se cumple el centenario de la batalla de Zborov que, además de su significado en el contexto militar, fue la piedra fundamental del posterior surgimiento de la República Checoslovaca independiente. A la vez fue la primera operación militar en la que participó la Legión Checoslovaca formada por voluntarios que durante la Primera Guerra Mundial combatieron tanto en el Frente Occidental como en el Oriental.

La Legión Checoslovaca en Rusia

Durante la Primera Guerra Mundial se fueron formando unidades militares checoslovacas en el extranjero, primero en Francia e Italia y posteriormente en Rusia. Éstas fueron integradas por checos y eslovacos que no querían seguir luchando por el Imperio Austro-húngaro, del que entonces los territorios de Chequia y Eslovaquia formaban parte.

Fuerzas Armadas rusas  (Foto: George H. Mewes, free domain)Fuerzas Armadas rusas (Foto: George H. Mewes, free domain) Las unidades en Rusia eran las más numerosas, porque muchos checoslovacos consideraban a los rusos como hermanos, por ser también eslavos. Estas unidades de voluntarios, llamadas Legión Checoslovaca, desempeñaron un importante papel sobre todo en la batalla de Zborov, actual territorio de Ucrania.

Remontémonos a esos tiempos para entrar mejor en la situación existente entonces. En 1917, la Primera Guerra Mundial ni de lejos estaba decidida. Especialmente en el Frente Occidental se libraban duras batallas, mientras que el Frente Oriental era más tranquilo, teniendo los enfrentamientos allí más bien un carácter local.

La situación de las Fuerzas Armadas rusas después de la revolución de febrero, que instauró en el poder un gobierno provisional, era bastante complicada. Los alemanes financiaron una propaganda antibélica entre las unidades rusas a fin de desintegrarlas desde adentro, y lo iban logrando. Las formaciones rusas se negaban a combatir y a escuchar las órdenes de sus jefes militares.

Los legionarios checos mostraron gran valentía en la batalla de Zborov

Ofensiva Kerensky, fuente: public domainOfensiva Kerensky, fuente: public domain En medio de estas circunstancias, Rusia decidió iniciar el 1 de julio de 1917 la llamada Ofensiva Kerensky, su última ofensiva en la Primera Guerra Mundial, parte de la cual fue el 2 de julio la batalla de Zborov, según cuenta Tomáš Jakl, historiador del Instituto de Historia Militar, de Praga.

”El objetivo de la Ofensiva Kerensky fue obligar a las mayores potencias, o sea Alemania y Austria-Hungría, a iniciar negociaciones de paz y salir de la guerra como país vencedor. Pero sucedió lo contrario. De los tres ejércitos de la Ofensiva Kerensky que se lanzaron contra el enemigo, tan sólo el decimoprimero, emplazado en Zborov e integrado por los legionarios checoslovacos, y el octavo en el sur del país, lograron detener al enemigo. No obstante, el agotamiento moral de Rusia llevó al desmoronamiento total de la ofensiva y las tropas rusas retrocedieron al final hasta detrás de las viejas fronteras entre Rusia y Austria-Hungría”.

Cabe decir sin embargo que los legionarios checos en el Frente Oriental habían luchado abnegadamente dando ejemplo a las unidades rusas, afirma Jakl.

”Se han conservado documentos de la parte checoslovaca, la rusa, así como de la austro-húngara, que testimonian que la brigada checoslovaca cumplió con su tarea y, además, facilitó que dos divisiones rusas emplazadas en sus proximidades pudieran cumplir con sus objetivos. Desde el punto de vista ruso, la brigada de la Legión Checoslovaca superó incluso las esperanzas depositadas en ella. Por su parte, los oficiales austro-húngaros quedaron sorprendidos por el estilo del ataque de la brigada checoslovaca”.

La valentía de los legionarios checoslovacos en el Frente Oriental sirvió de ejemplo a las unidades rusas, que sufrían un agotamiento moral.

Hasta ese entonces los legionarios checos y eslovacos habían sido utilizados en misiones de exploración, lo que les permitió adquirir ciertas costumbres y experiencia en táctica de guerra. Aprendieron a cambiar rápidamente de lugar, y a tomar decisiones de forma independiente en caso de necesidad, para adaptarse a la situación surgida. Gracias a ello, en vez de ir al ataque formando las tradicionales filas, lo hacían de otra manera.

Creaban pequeños grupos que avanzaban rápidamente hacia el enemigo, aprovechando el terreno para cubrirse. Así lograban penetrar con mayor facilidad en las trincheras enemigas y desarmar a los artilleros que significaban un gran peligro para los demás soldados de infantería, que avanzaban con mayor lentitud.

A los soldados checoslovacos les daba nueva energía y voluntad su convicción de que luchaban por una causa justa, por vencer al odiado Imperio Austro-Húngaro, que había oprimido a las Tierras Checas.

En Zborov combatieron checos contra checos

La batalla de Zborov, foto: VHÚLa batalla de Zborov, foto: VHÚUno de los tristes capítulos de la batalla de Zborov desde el punto de vista de la historia nacional, como sostiene Jakl, es que en ella tuvieron que enfrentarse soldados checoslovacos a sus compatriotas en el bando opuesto.

“El Ejército austro-húngaro era un ejército formado por soldados conscriptos y fue ampliado también por reclutas de los territorios checos y eslovacos. O sea que en el Frente Oriental, concretamente en Zborov, la Brigada de Fusileros Checoslovacos se enfrentó a dos regimientos del Ejército Austro-Húngaro formados por muchos conscriptos de las regiones checas de Pilsen y Jindřichův Hradec”.

Los legionarios formaron la base del futuro Ejército Checolovaco

Independientemente del fracaso final de la Ofensiva Kerensky rusa, el éxito de los legionarios checoslovacos junto a Zborov tuvo como resultado que el gobierno provisional ruso eliminara cualquier limitación para la formación en su territorio de nuevas unidades militares integradas por checos y eslovacos. Esto permitió la paulatina creación del Ejército checoslovaco antes todavía de que surgiera el Estado Checoslovaco independiente, según apunta Tomáš Jakl.

Los legionarios checoslovacos iban al combate en Zborov con decisión de vencer al odiado Imperio Austro-Húngaro, que había oprimido a las Tierras Checas.

“Esta batalla sentó las bases del futuro Ejército checoslovaco que en el año 1918 se impondría significativamente en los combates de la Primera Guerra Mundial. Desde este punto de vista, el significado militar de la batalla de Zborov es indiscutible”.

En el marco de la Legión Checoslovaca y, en especial, en el contexto de la batalla de Zborov, que fue la primera acción de mayor envergadura en la que ésta pudo participar, se fue creando igualmente el alto mando del ulterior Ejército Checoslovaco, recuerda el historiador militar Tomáš Jakl.

”El entonces naciente cuerpo de oficiales de la brigada checoslovaca en el Frente Oriental, más tarde representaría la élite del Ejército Checoslovaco después del surgimiento de la República Checoslovaca independiente en 1918, y del período de entreguerras. En la brigada se desempeñaron los futuros generales Otakar Husák y Jan Syrový, quienes poco antes de la batalla de Zborov fueron heridos gravemente durante los preparativos para los combates. Syrový perdió allí un ojo. También participó Ludvík Svoboda, quien mucho más tarde sería presidente de la República Checoslovaca, y el posterior primer ministro checoslovaco Zdeněk Fierlinger, la ulterior élite del naciente Estado Checoslovaco”.

La batalla de Zborov ayudó al reconocimiento de la resistencia checoslovaca

Tomáš Jakl (Foto: Jana Trpišovská, ČRo)Tomáš Jakl (Foto: Jana Trpišovská, ČRo) Asimismo, la batalla de Zborov ayudó políticamente a la resistencia checoslovaca en el exterior y a sus líderes, siendo su primera exitosa actuación armada. Pronto se supo de ella también en el Imperio Austro-Húngaro, y en Bohemia especialmente, los legionarios checoslovacos llegaron a ser considerados héroes.

Sin embargo, la batalla de Zborov significó también grandes pérdidas para la Brigada checoslovaca. Se cobró la vida de unos 200 soldados checos o eslovacos, y unos 700 fueron heridos, según comenta Jakl.

“La brigada checoslovaca sepultó a sus muertos en Zborov un día después de la batalla, el 3 de julio de 1917. Tras la contraofensiva de las tropas alemanas se vio obligada a abandonar el lugar de la tumba colectiva. En los años 20, sobre el sepulcro de los legionarios muertos en combate, situado junto al pueblo ucraniano llamado actualmente Kalinivka, fue levantado un monumento proyectado por el arquitecto checo Jaroslav Rössler. Éste tiene la forma de un techo de las típicas casas rurales en territorio ruso, donde los soldados voluntarios checoslovacos habían vivido”.

Dos soldados de dos guerras yacen sepultados en La Tumba al Soldado Desconocido

Después de la Primera Guerra Mundial, en muchos países europeos surgió la costumbre de crear una Tumba al Soldado Desconocido. Esto con el fin de que las personas pudieran visitar simbólicamente el sepulcro de sus familiares y conocidos muertos en guerra, cuyo lugar de último descanso se encontraba en el extranjero a donde en esos tiempos no era tan fácil viajar, indica el historiador Jakl.

La tumba colectiva de los legionarios muertos en combate, situada junto al pueblo ucraniano de Kalinivka, la decora actualmente un monumento del arquitecto checo Jaroslav Rössler.

“En Checoslovaquia la Tumba al Soldado Desconocido fue situada en la capilla del Viejo Ayuntamiento de Praga, en el centro de la ciudad, y en los años 20 fueron colocados en ella los restos mortales de uno de los legionarios checoslovacos caídos en Zborov”.

En el año 1927, con motivo del décimo aniversario de la batalla de Zborov, fue organizada en la República Checoslovaca, entonces ya un país independiente, una peregrinación nacional a Zborov. En el pueblo, que entonces formó parte del territorio polaco, se efectuó una gran fiesta en recuerdo a los legionarios caídos en combate a la que asistieron representantes políticos checoslovacos y polacos.

Más tarde, no obstante, esta tumba dejó de existir, como resultado de otros enfrentamientos bélicos, sostiene Tomáš Jakl, del Instituto de Historia Militar, de Praga.

”La tumba fue destruida por los nazis durante la Segunda Guerra Mundial. Después de la guerra, cuando estaba previsto recoger los restos mortales de otro héroe checoslovaco de Zborov para situarlos en una nueva tumba, las autoridades soviéticas no lo permitieron. La zona con el pueblo de Zborov llegó a formar parte de Ucrania, y los soviéticos no tenían interés en recordar ciertos capítulos de la Primera Guerra Mundial. Por ello, en la nueva Tumba al Soldado Desconocido, situada esta vez en el monte de Vítkov, en Praga, fueron colocados los restos mortales de un soldado caído en la batalla de Dukla, durante la Segunda Guerra Mundial”.

La colina de Vítkov, foto: Kristýna MakováLa colina de Vítkov, foto: Kristýna Maková Durante largos años sin embargo, siguió viva en la sociedad checoslovaca la idea de recoger los restos mortales de uno de los soldados checoslovacos que combatieron en la batalla de Zborov y fallecieron en ella, y colocarlos en la Tumba al Soldado Desconocido.

De esta manera se quería rendir homenaje a todos los legionarios checoslovacos que durante la Primera Guerra Mundial entregaron sus vidas por su naciente Patria independiente, cuenta el historiador Jakl.

“La idea de colocar en la Tumba al Soldado Desconocido los restos mortales de uno de los legionarios que lucharon en Zborov que representara a todos los checos y eslovacos muertos en esa batalla, llegó a ser materializada hasta en el año 2008. Entonces, en el antiguo campo de batalla de Zborov, hoy en territorio de Ucrania, fueron rescatados y trasladados a Chequia los restos de otro soldado checoslovaco que falleció en el combate”.

En la Tumba al Soldado Desconocido en la colina de Vítkov, en Praga, yacen sepultados así juntos actualmente un soldado desconocido de la batalla de Zborov, de los tiempos de la Primera Guerra Mundial, y otro, de la batalla de Dukla, de la Segunda Guerra Mundial.

Zborov dio un impulso a los empeños por formar un Estado de checos y eslovacos

Resumiendo el significado de la batalla de Zborov, de la que recordamos el centenario este domingo 2 de julio, cabe decir que independientemente de que para el Frente Oriental fue una gran pérdida de posiciones, tuvo gran importancia para la política exterior checoslovaca. En todo el Imperio Austro-Húngaro pronto se supo del éxito de un reducido grupo de soldados checoslovacos, mal equipados y armados en un combate contra un enemigo con fuerzas mayores, aunque las autoridades trataron de silenciarlo.

La batalla de Zborov, foto: free domainLa batalla de Zborov, foto: free domain La Legión Checoslovaca se ganó el aprecio en especial de los patriotas checos y eslovacos que soñaban con la formación de un Estado independiente. Ayudó al desarrollo de esos ideales y al reconocimiento del rol de la resistencia checoslovaca en el exterior en los empeños por salir de la opresión representada por el Imperio Austro-Húngaro. A partir de entonces, las ideas de los políticos checoslovacos en el exterior fueron tomadas con mayor seriedad y recibieron apoyo de las potencias occidentales de entonces.

La resistencia checoslovaca en el exterior llegó a representar una fuerza política destacada, respaldada por un creciente Ejército, que nacía en base a la Legión Checoslovaca. Por ello, la batalla de Zborov adquirió un carácter de símbolo nacional, que abrió el paso al surgimiento de la República Checoslovaca independiente a finales de octubre de 1918.

30-06-2017