Cuando Radio Praga era más libre que Radio Free Europe

Durante la Primavera de Praga y la invasión soviética Radio Free Europe optó por una política precavida. Radio Praga, sin embargo, mostró en ese momento mayor independencia.

Radio Free Europe, como estación de radio estadounidense fundada y durante mucho tiempo subvencionada por la CIA, jugó durante años un importante rol en Europa del Este, al proveer de información alternativa a la de los medios de propaganda de los respectivos regímenes comunistas. Sin embargo, durante la Primavera de Praga y la consecuente invasión de las tropas del Pacto de Varsovia de 1968, la emisora tomó una posición más distante y renunció a movilizar a sus oyentes.

De hecho, cuando parecía claro que Moscú podría reaccionar con una intervención para cortar el paso al “comunismo de rostro humano” de los reformistas checoslovacos, Radio Free Europe tomó una posición tibia, asegura su antiguo director A. Ross Johnson, que ha escrito un libro sobre las primeras dos décadas de la emisora.

“En Múnich, en el cuartel general de Radio Free Europe, tanto los locutores checoslovacos como la dirección estadounidense querían ser muy precavidos para no dar ninguna excusa a la Unión Soviética para intervenir, ninguna excusa adicional. Había una política consciente, escrita por el director de entonces, Ralph E. Walter, de ser muy precavidos. Walter dijo luego que no podíamos emitir las cosas que sí emitía la Radiodifusión Checa. Por dos razones: una, evitar cualquier pretexto que la Unión Soviética pudiera utilizar, o que su propaganda pudiera usar. La otra razón era la historia de Radio Free Europe. Habían pasado solo 12 años desde la Revolución Húngara”.

A. Ross Johnson, foto: Archivo del Centro Internacional para Académicos Woodrow WilsonA. Ross Johnson, foto: Archivo del Centro Internacional para Académicos Woodrow Wilson El alzamiento popular húngaro de 1956 contra el Gobierno comunista fue ahogado por una intervención militar soviética y dejó unos 2.500 muertos en los enfrentamientos, y el sometimiento del país a un control más férreo del que tenía anteriormente. Radio Free Europe apoyó claramente en sus emisiones el levantamiento, compartiendo por tanto responsabilidad en el desastre que sucedió, reconoce A. Ross Johnson.

“Radio Free Europe fue en parte incorrectamente pero en parte correctamente criticada por, directa o indirectamente, animar al alzamiento húngaro a continuar. No es que prometieran ayuda occidental, pero dieron una especie de apoyo acrítico a la revolución”.

El libro de estilo de Radio Free Europe de 1951 prevenía contra la emisión de cualquier tipo de promesas de intervención de las potencias occidentales, pero en 1956 muchas de las emisiones a Hungría apelaban mucho a los sentimientos, aportaban consejos tácticos, y se alejaban de los estándares del periodismo serio.

“Esto llevó a todo tipo de reacciones, más tarde en Hungría pero también en Washington. Así que la dirección de Radio Free Europe se esforzó por no usar información que alguien pudiera considerar incendiaria. Así que podemos decir que en cierta forma en junio y julio de 1968, Radio Praga, y la radio checa, eran más libres que Radio Free Europe, solo en términos de política editorial consciente”.

Radio Praga, en las ondas contra la ocupación

Foto: YouTubeFoto: YouTube Los pies de plomo de Radio Free Europe, que en principio era un medio de propaganda de las democracias occidentales, contratas con el entusiasmo demostrado por los medios de comunicación checoslovacos durante la Primavera de Praga, henchidos de entusiasmo reformista.

Este es el también el caso de las emisiones para el exterior de la Radiodifusión Checoslovaca, es decir, Radio Praga, que durante la primavera de 1968 ofrecía al mundo la imagen de un país en transformación, comenta A. Ross Johnson.

“Radio Praga, la radio checa, se convirtió en un medio libre de censura entre la primavera y el verano de 1968, Si había alguna prohibición no me puedo figurar cuál era. Creo que los periodistas emitían cualquier cosa que pensaran que era una buena noticia. Así que cubrían no solo cosas como el programa de Dubček, sino que también tenían debates, referencias a los cambios en política exterior, a la neutralidad, referencias a los sistemas multipartidistas, etc.”

Foto: Archivo Nacional, Wikimedia Commons, Public DomainFoto: Archivo Nacional, Wikimedia Commons, Public Domain En los primeros días de la invasión soviética del 20 agosto de 1968, la Radiodifusión Checa consiguió seguir transmitiendo desde su sede cerca de la plaza de Venceslao, a pesar de que los soviéticos asediaban el edificio con tanques y se estaban produciendo enfrentamientos.

Una vez que la sede fue ocupada por las tropas invasoras, el personal de la radio continuó sus actividades con transmisores móviles de onda media y, en el caso de Radio Praga, con el transmisor de onda corta de Litomyšl. Este es un ejemplo de sus emisiones en inglés.

“Praga ha amanecido en el sexto día bajo ocupación extranjera. La noche pasada fue de terror. Las tropas ocupantes disparaban a automóviles, motocicletas, cualquier objeto que se moviera, sin advertencia”.

Foto: Archivo de ČRoFoto: Archivo de ČRo El periodo de Radio Praga como voz de la Checoslovaquia libre fue breve. Pronto el control soviético sobre el territorio fue completo y la claudicación del Gobierno checoslovaco en Moscú acabó con cualquier esperanza de resurrección del proceso reformista. Radio Praga comenzó una nueva etapa como medio propagandista del periodo de vuelta a la ortodoxia comunista conocido como normalización.