Soy un testigo de la historia

05-05-2004

En esta edición conversaremos con la mexicana Penélope Klepalová, de la Cd. De México, sobre la visión de muchos extranjeros acerca de la entrada de la República Checa en la Union Europea.

Se ha hablado mucho en estos días de la ampliación de la Unión Europea, durante días ha sido el tema principal en todos los medios de comunicación. Se habla mucho sobre lo que opinan los ciudadanos de los nuevos países miembros, así como de los antiguos países comunitarios, sin embargo, poco se publica sobre las opiniones de ciudadanos "no comunitarios". ¿Cómo ve este proceso una ciudadana mexicana que vive en Praga?

"Bueno, al igual que muchos extranjeros que viven aquí y creen en el momento histórico que hemos vivido, pienso que es un momento sumamente interesante. Seguramente lo analizamos desde otra perspectiva ya que no hemos vivido las mismas experiencias de los checos, en este caso, los años previos a su adhesión en la Unión Europea. Sin embargo, cualquier extranjero puede apreciar que va a ser muy interesante la época que viene".

¿Cómo será esta época?

"Será un cambio lento, probablemente duro. Pienso que analizando la historia previa de esta parte del continente, el haberse unido a este bloque comercial no responde a una decisión vaga. Los checos no tenían otro camino, ya estaban anteriormente en Europa y ahora será mejor desde el punto de vista de la toma de decisiones".

Conversando hace tiempo con checos, eslovacos, ciudadanos de otros países que se incorporaron a la Unión Europea, me decían que se maginaban un gran cambio tras la ampliación. Incluso que el primer día como miembros comunitarios aparecerían las calles inundadas de banderas de la UE. Sin embargo, no hemos vivido un cambio tan radical, ¿Cómo viviste la adhesión?

"Bueno, si hablamos de la noche del 30 de abril al 1 de mayo, claro que se vivió una atmósfera diferente y para nosotros es sumamente importante poder vivir ese cambio, observar esa transición histórica. Sin embargo, los cambios producidos por la unión de este bloque de naciones no se van a percibir inmediatamente, va a tomar su tiempo. Si se puede notar un cambio alrededor, en la actitud, hay banderas, hay un cambio en el sentir de la gente. Incluso el impacto que tenga esta decición en el país no se va a ver sino a partir de las mismas decisiones para hacer reformas políticas, económicas, sociales, etc. Es decir, salvo la ligera alza de precios que se percibe en los supermercados debido al ajuste de los impuestos, sentir un cambio va a tomar algunos años".

Hay importantes sectores de la sociedad que no confían en la Unión Europea, que no piensan que se verán beneficiados o que los beneficios llegarán muy lentamente. Por esa razón hay mucho escepticismo, el mismo presidente checo, Václav Klaus afirma que muchos van a sentir una fuerte desilusión tras la adhesión a la UE. ¿Cómo lo ves tu?, ¿Crees que sea una oportunidad para los checos o realmente hay motivos para ser escéptico?

"Prefiero tener una visión positiva de esta situación, ya que existen oportunidades de desarrollo para el país. Podemos ver el caso de ampliaciones anteriores, otros países, Irlanda es el más conocido. Existen los elementos para que esto suceda. Por supuesto existen dos vertientes, la positiva y la negativa, porque este proceso conlleva muchísimas variantes que no podríamos abordar en este breve espacio. Más vale asumir una actitud positiva, trabajar por ello y esperar lo mejor. La decición ya está tomada, la ampliación ya se produjo y es de esperar ahora que venga lo mejor".

05-05-2004