Opto por la energía nuclear

17-01-2007

En esta edición del espacio Hola cómo estás, dedicado a conversar con hispanohablantes que residen en la República Checa, invitamos a los micrófonos al chileno Francisco Quiroga. Pancho, como lo conocen sus amigos, llegó a Praga hace exactamente siete años. Según confiesa, aunque extraña a veces su patria natal, se siente totalmente adaptado a la cultura checa. Desde hace unos años, este joven ingeniero chileno se ha dedicado a estudiar las relaciones entre Chile y la República Checa en materia de energía. Sobre ese tema conversamos.

Bienvenido al programa. Cuéntanos, ¿cómo han sido para ti estos siete años en la República Checa?

"Bueno, ha habido muchos cambios. Además de seguir trabajando en el bar La Casa Blu, como siempre, comencé a estudiar en la Escuela de Agronomía de Praga. Estoy haciendo un doctorado sobre el intercambio tecnológico entre Chile y República Checa en centrales hidroeléctricas como un sistema energético alternativo".

¿Cómo ves la situación de la energía, a propósito de la reciente crisis del petróleo entre Rusia y Bielorrusia? ¿Podría ser la energía hidráulica una alternativa?

"Por supuesto. Y no solo la hidráulica, también la eólica. Hay mucho potencial en Europa".

Y se debate también acerca de la energía nuclear, ¿consideras que es peligroso?

"Según entiendo, si se maneja bien, no debería ser peligrosa. El problema surge cuando se intenta desarrollar en países con pocos recursos, como en Ucrania hace unos años, donde se produjo una ruptura de un reactor. Pero si se monitorea bien y hay recursos, yo opto por la energía nuclear. El problema pueden ser los residuos. Pero si se maneja bien, no hay problema".

¿Qué tipo de intercambio tecnológico desarrollas entre Chile y la República Checa?

"Se refiere a la aplicación de la tecnología checa en minicentrales hidroeléctricas, especialmente en zonas rurales aisladas, zonas que no tienen acceso a las redes así que se aplica la tecnología de las turbinas. Pero la última vez que estuve en Chile me di cuenta que la tecnología está muy avanzada y es muy probable que algún día llegue a cambiar mi tesis por un tema más social. El problema es que en Chile se aplican las tecnologías, pero luego al año se dejan de utilizar por falta de conocimiento de los operarios. Es decir, quiero crear conciencia entre la gente sobre cómo utilizar las maquinarias, y que estas centrales van a producir beneficios a su calidad de vida".

¿Cómo se te ocurrió realizar este trabajo, aplicar tecnología checa en Chile?

"Uno, porque la Universidad en la que estudio es checa, y segundo, por que este país está muy avanzada en esa materia. Yo estoy en el Instituto del Trópico y Subtrópico y ahí nos dedicamos a eso, a aplicar la tecnología checa en varias regiones del mundo, no solo en Chie, también en países como Perú, en Asia, África, etc."

¿Qué puede ofrecer Chile en esta materia a la República Checa?

"Muy poco. Yo creo que debido a que en Chile no se producen las turbinas, todo viene de afuera, principalmente de Brasil. Pero yo creo que en cuanto a experiencia de aplicación y agilización de trámites para que la gente pueda tener acceso a estos proyectos, los dineros que destina el Gobierno, que se usen rápidamente. Eso es bueno. Pero, repito, se aplican rápido, pero después de un tiempo se olvidan y quedan las centrales paradas".

17-01-2007