Fotógrafo Pedro Roth: Aun sin dinero se pueden conseguir grandes cosas

07-02-2007

El fotógrafo argentino Pedro Roth participó en el proyecto cultural checo-argentino Golem, promovido por el embajador de Argentina en la República Checa, Eduardo Fleming. Praga y sucesivamente Buenos Aires dieron entonces homenaje al precursor de la inteligencia artificial Golem al que inmortalizó en un poema homónimo también el escritor argentino Jorge Luis Borges. Pedro Roth volvió a la República Checa para exponer en Brno sus fotografías de la comunidad judía argentina.

Pedro RothPedro Roth ¿Cuándo se encontró Vd. por primera vez con la figura del Golem? ¿Fue a través del poema de Borges o ya antes?

"Yo he leído los mismos textos de Gershom Sholem, que leyó Borges, mucho antes de conocer el poema. Yo conocí personalmente a Borges. No puedo decir que éramos amigos, pero sí lo visitaba por la casa y hablábamos de muchas cosas. Él tenía una casa abierta, la gente lo iba a visitar. Y nos cruzábamos, yo iba a escuchar sus conferencias, que eran fascinantes, y recién mucho tiempo después empecé a leerlo. Porque yo sentía que no estaba preparado para poder leer a Borges, aunque a simple vista es muy fácil. Es un hombre que ha enriquecido el idioma, es un hombre que agregó la cultura argentina a la cultura mundial".

¿Cuándo visitó luego Praga recorrió los lugares por donde quizá había pasado Golem o Kafka posteriormente?

"Sí, por supuesto. Cuando llegué por primera vez para preparar el evento del Golem recorrimos todo con el embajador. Fuimos a la Sinagoga Nueva-Vieja, al cementerio, a la casa de Kafka, a la biblioteca donde están las obras de Kafka, el símil porque el verdadero está en Alemania como siempre. Los países pequeños son como los peces pequeños que siempre son comidos por los peces grandes. Eso pasa siempre y acá también. Yo siento eso. No quiero meterme en la política interna, pero siento que es una cosa que pasa siempre. Yo recorrí todo eso y pude entender más a Kafka. Yo había leído ´El Castillo´, leí casi todas las obras de Kafka, y pude entenderlo más, pude entender el Golem de Meyrink que es más que una remembranza del Golem un libro maravilloso que habla más del clima del principio del siglo XX en esta ciudad tan misteriosa y tan fantástica que es Praga".

¿Sacó también fotos durante esa visita?

"Saqué fotos e hice una muestra de fotos de Praga en Buenos Aires en el Centro Cultural Borges como parte de los acontecimientos del Golem del 2003 que nosotros habíamos hecho en Buenos Aires, que fue uno de los más grandes acontecimientos de ese año porque participaron todas las instituciones más importantes. De acá fueron quince científicos a un simposio sobre inteligencia artificial que organizó la Universidad de Buenos Aires. Las ponencias de los científicos argentinos y checos fueron publicadas incluso en un libro. Yo siento que uno pone la plata como un impedimento, es decir no se puede hacer porque no hay plata, pero todo esto se hizo sin plata. Hemos conseguido alojamiento, contactos, catálogos con casi nada. Porque es poner la voluntad de hacerlo, nada más. Creo que también es una de las tantas misiones de un artista insuflar un poco de entusiasmo en este ambiente que estamos viviendo y que es tan chato y tan monetario".

¿Se acuerda del momento en que decidió dedicarse a la fotografía o la pintura?

"Yo tenía 16 o 17 años. Veníamos a Argentina de emigrantes, fue el año 55 o 56. Mi madre quería que yo además de estudiar una carrera universitaria tuviera un oficio. Entonces, un amigo de un amigo me tomó como aprendiz, que es una figura muy vieja que ya no se usa más. Me acuerdo que me puse mi único traje que tenía, un traje cruzado, y me fui a entrevistarme con este hombre, que además de ser un gran fotógrafo era un humanista, un filósofo. El tenía como doce títulos universitarios de las mejores universidades de Europa y cuando llegó a Argentina no quisieron reconocerle ningún título porque no tenía las revalidaciones, entonces se dedicó a ser fotógrafo y me tomó a mí como aprendiz, así empecé. Después estudié dirección de cine en la Escuela Superior de Bellas Artes de La Plaza, me dediqué al fotoperiodismo, a la fotografía de obras de arte, que ahora estoy haciendo. Sólo el año pasado hice ocho libros de fotografías de cuadros, hago mis muestras de fotografía y de pintura, porque también pinto".


Foto: autora

07-02-2007