Viajar en tren puede ser más cómodo que en autobús

17-03-2010

Para aquellos que siguen con el interés de aprender checo tenemos aquí una nueva lección de este idioma que, por cierto, puede parecerles bastante complicado. Pero no teman, con Radio Praga no lo es.

Esta vez quiero compartir con nuestros oyentes una experiencia que hice hace poco al viajar a Moravia, parte oriental de la República Checa.

¿Compartir una experiencia en Hable Checo con Radio Praga? ¿No te has confundido de programa?

De ninguna manera. A pesar de que estoy acostumbrada a viajar en coche -cestovat autem- o a veces en autobús -autobusem-, esta vez decidí aprovechar los servicios del transporte ferroviario -železniční doprava-. Viajé en tren -vlak- y debo decir que este medio de transporte -dopravní prostředek- me dejó impresionada.

Y ¿qué tiene de impresionante viajar en tren? Yo lo hago muy a menudo y no me parece nada especial. ¿Acaso comenzaste a colaborar con una agencia de publicidad del transporte ferroviario?

Eso no, pero el viaje fue una vivencia agradable. Decidí coger un tren rápido -rychlík-. En la Estación Central de Trenes -Hlavní nádraží- en Praga compré un pasaje -jízdenka- y me dirigí con mi equipaje -zavazadlo- al andén.

Y allí tuviste que esperar -čekat-, porque el tren estaba retrasado -měl zpoždění-.

Fíjate que no. Salimos a la hora indicada -vyjeli jsme v určený čas- los vagones -vagóny- estaban medio vacíos, la calefacción en funcionamiento así que había una temperatura agradable en el compartimiento –kupé- y el asiento -sedadlo- era muy cómodo -velmi pohodlné-.

Así que gozaste de toda comodidad durante tu viaje.

Sí y también el revisor -průvodčí- fue muy amable. A los pasajeros -cestující- nos preguntó si teníamos frío o calor y nos ofreció que podíamos cambiar de compartimiento si lo deseábamos. Pasé el viaje mirando por la ventanilla y deleitándome con el paisaje por el que pasaba el tren -projížděl vlak-, lo que no puedo hacer cuando manejo un automóvil -když řídím auto.

Según lo que dices, creo que pasarás a ser una gran propagadora del transporte ferroviario.

Eso no, pero debo reconocer que quedé gratamente sorprendida. Y más todavía, cuando el tren en el que viajaba, llegó a la estación en la que me iba a bajar -kde jsem měla vystupovat- cinco minutos antes de lo que estaba indicado en el horario -jízdní řád-.

Esperamos que también ustedes, amigos, puedan comprobar las afirmaciones de mi colega. Y que, en caso de viajar en tren por Chequia, les sean útiles las palabras y expresiones que han podido aprender en esta lección de Hable Checo con Radio Praga.

¡Hasta dentro de una semana en una nueva edición de este espacio!

17-03-2010