Vamos a los Correos

20-03-2008

Tomando en cuenta que recibimos tantas cartas de nuestros queridos radioescuchas, en esta edición de Hable checo con Radio Praga, les llevaremos a los Correos, en checo – na poštu -, para que aprendan términos relacionados con la correspondencia.

Antes de que vayamos a los Correos – dříve než půjdeme na poštu - tenemos que escribir una carta o una postal – dopis nebo pohlednici – o incluso podemos preparar un paquete – balík – que queremos enviar - poslat.

Cada encomienda – poštovní zásilka – debe llevar la dirección del destinatario – adresa příjemce -. En algunos casos es obligatorio indicar también la dirección del remitente – adresa odesílatele. Las direcciones siempre incluyen el nombre y apellidos – jméno a příjmení – de las personas y pueden llevar también el nombre de la empresa o compañía – název podniku nebo společnosti – del remitente. Luego viene designada la calle – název ulice - y número postal del edificio – číslo popisné budovy. Finalmente hay que indicar la ciudad – město -, el distrito – okres - y el código postal - poštovní směrovací číslo. En una carta para el extranjero – dopis do zahraničí - añadimos el país – stát – y el continente – kontinent.

Foto: CTKFoto: CTK Si enviamos la carta por correo normal – obyčejně – no es necesario ir a los Correos. Podemos comprar un sello – známka - en un quiosco, pegarlo en el sobre – nalepit ji na obálku - y echar la carta en el buzón – hodit dopis do schránky. Pero si enviamos la carta certificada – posíláme dopis doporučeně – hay que ir a los Correos, donde los empleados la registran y la estampan con matasello – zaregistrují a orazítkují razítkem.

Si queremos tener la certeza de que la carta llegará a las manos del destinatario – do rukou příjemce – podemos acompañarla con una tarjeta de aviso de recepción – doručenkou. Esta luego vuelve a nuestra dirección – vrátí se na naši adresu - firmada por el destinatario – podepsaná příjemcem. Sin embargo, este tipo de envío – odeslání – sale bastante caro. Claro, no hay que sorprenderse. Las cartas con aviso de recepción – dopisy s doručenkou - dan el doble trabajo a los carteros – pošťákům. Sin embargo, también nos pueden retornar las encomiendas erradas, marcadas con “destinatario desconocido” – adresát neznámý.

En caso que tengamos mucha prisa, podemos utilizar el correo exprés – expresní poštu – o los servicios de mensajeros – kurýrní služby. Estas formas garantizan una rápida entrega – rychlé doručení - y suelen tener un seguro contra pérdida – pojištění proti ztrátě.

Los Correos y la correspondencia – pošta a dopisování - tienen sus aficionados. Son los filatelistas – filatelisté -, o sea los coleccionistas de estampillas – sběratelé známek. Con el tiempo, algunos de los sellos se convierten en artículos de museos de los Correos – exponáty poštovních muzeí - y se venden a precios vertiginosos, como es el caso del famoso sello de color azul, impreso en 1847 en las Islas Mauricio, conocido bajo el nombre Mauricio azul – modrý Mauricius.

20-03-2008