Vamos a bailar

19-02-2004

El invierno en la República Checa no es sólo un período para practicar los deportes predilectos, tales como esquiar y patinar. Es también el tiempo de los bailes. ¿Qué dirías, Rodrigo, si esta vez invitáramos a nuestros oyentes a bailar? Me parece una muy buena idea, Pavla, me encanta el baile y, a decir verdad, aprenderé esta vez con nuestros escuchas, ya que todavía no he tenido la oportunidad de descubrir los secretos de los bailes en este país.

En el invierno, muchas empresas, organizaciones, uniones e instituciones organizan para sus empleados, familiares y amigos, bailes representativos, reprezentační plesy. El baile en singular es ples.

Estos tipos de bailes son muy oficiales, oficiální, y solemnes, slavnostní. Tienen lugar en grandes palacios, velkých palácích, y entre los invitados figuran importantes figuras de la vida pública, důležité osoby veřejného života.

Sobre todo las mujeres se ocupan muchas semanas antes de qué vestir, co si obléci, y cómo maquillarse, jak se nalíčit. Un día antes van a la peluquería, do kadeřnictví, para que tengan el peinado, účes, más original, originální, y más bello, nejkrásnější.

Es inimaginable que la mujer no venga a ples en un vestido de etiqueta, večerní toaleta. También los hombres se visten de gala, dát se do gala, y la corbata, kravata, la suelen cambiar por la corbata de moño, motýlek. Esta palabra me da la gracia, su traducción exacta al español es mariposa.

Bueno, Pavla, una vez vestidos de gala y estando en el baile, explícame ¿quién invita a bailar, el hombre o la mujer?

Rodrigo, me parece que las reglas sociales son iguales en todo el mundo. Siempre es el hombre quien pide el baile a la mujer.

Entonces, ¿Cómo invito a una mujer a bailar?

Te acercas a ella, te inclinas un poco, trochu se pokloníš, y dirás: "Smím prosit?" Esta frase se traduce literalmente "¿Puedo pedir?". La generación más vieja opta incluso por una frase más oficial: "Mohu Vás vyzvat k tanci?", "¿Puedo invitarla a bailar?

Bueno, doy el brazo a la dama, nabídnu dámě rámě, y vamos a bailar. Me imagino que tras terminar, le agradezco por haber bailado conmigo...

Sí, por supuesto, dirás "děkuji za tanec". Y no sólo esto. No puedes agradecerle por el baile y dejarla sola en la pista, tienes que acompañarla hacia la mesa, doprovodit ji ke stolu.

Pero Pavla, no me digas que solamente el hombre puede invitar a la mujer al baile...

No no, que va. Pero para que la mujer pueda hacerlo, el organizador del evento debe anunciar el baile de las damas, dámská volenka. Y como yo ahora soy la organizadora de este ples radiofónico, smím prosit, Rodrigo?

Encantado, Pavla, jsem potěšen. ¿Qué baile quieres que nos ponga nuestra directora técnica?

Pues, un baile latino...

Cha, cha, cha, por favor.

Adiós amigos, nashledanou přátelé.

19-02-2004