Tomamos el sol

10-07-2008

Estamos en pleno verano y por eso cabe aprender en checo las reglas básicas para protegerse contra los rayos solares. Les invitamos a practicar con Radio Praga el vocabulario de un bronceado responsable.

De vez en cuando, todos nos dejamos seducir por la tentación de tumbarnos en la playa o en el campo y disfrutar de los rayos del sol – sluneční paprsky – sobre nuestra piel.

Tomar el sol – opalovat se – es una costumbre placentera y relajante, pero hay que practicarla con precaución ya que nuestra piel – pokožka – puede correr el peligro no sólo de quemarse – spálit se – sino de padecer cáncer de piel – rakovina kůže -.

Para evitar los efectos nocivos del sol – škodlivé účinky slunce – es primordial que siempre que se exponga al sol lo haga con una protección adecuada – odpovídající ochrana -.

En primer lugar, debe saber cuál es su fototipo – fototyp -, es decir, cuál es la resistencia de su piel al sol. Cuánto menos tiempo tarde su piel en quemarse, mayor factor de protección – ochranný faktor – debe utilizar. Los expertos insisten en que los primeros días de exposición hay que usar un protector solar – ochranný krém – con un factor de protección superior a 15.

La crema solar – opalovací krém – debe aplicársela media hora antes de la exposición. Es indispensable repetir la aplicación – opakovat aplikaci – cada dos horas y siempre tras el baño, en el caso de que la protección utilizada no sea resistente al agua – voděodolný -.

Es recomendable empezar las exposiciones – začít s opalováním - poco a poco. Lo ideal es comenzar con diez minutos e ir aumentando el tiempo paulatinamente sin sobrepasar las dos horas continuadas – nepřekročit dvě hodiny -.

Los especialistas aconsejan evitar los rayos solares – vyhnout se slunečním paprskům – entre las 12 y las 15 horas ya que durante este tiempo son mucho más nocivos – škodlivé – para nuestra piel.

Los sombreros – klobouky -, la ropa adecuada – vhodné oblečení – y las gafas del sol – sluneční brýle – son indispensables en los meses de verano. Por otro lado, hay que evitar el uso de perfumes – parfémy – y desodorantes – deodoranty – ya que pueden producir alergias – vyvolat alergie -.

Se recomienda extremar las precauciones – zvýšit opatrnost – con niños, ancianos y enfermos, que son los más vulnerables – nejzranitelnější – a los efectos negativos de las radiaciones solares – škodlivé účinky slunečního záření -.

Después de un día de playa nada mejor que darse una ducha de agua fría – studená sprcha – y ponerse una crema hidratante – hydratační krém -.

Si a pesar de seguir atentamente todos estos consejos sufre enrojecimiento – zčervenání – e hinchazón – opuchnutí – leves, puede tratarse en casa con compresas frescas – studené obklady – y aplicar loción de áloe vera – mléko s aloe vera -.

Pero en el caso de que sufra fiebre – horečka -, escalofríos – zimnice -, dolor de cabeza – bolest hlavy -, náusea – nevolnost – y ampollas graves – velké puchýře, vaya inmediatamente a la emergencia – pohotovost -.

Últimamente, se venden en las farmacias complementos alimenticios específicos – speciální potravinové doplñky – que sirven para preparar la piel para el sol – připravit pokožku na slunce -, acelerar y prolongar el bronceado – urychlit a prodloužit opálení – y prevenir el envejecimiento de la piel – předcházet stárnutí pleti -.

Y aquí concluye, amigos, esta lección del idioma checo dedicada a las reglas básicas para tomar el sol. ¡Disfruten del verano y hasta la próxima edición de Hable checo con Radio Praga!

10-07-2008