Los taxistas checos son famosos en el mundo

17-10-2014

Escritores, científicos, músicos, modelos,... Estos son algunos de los oficios de gran parte de los checos más famosos del mundo. Curiosamente a ellos se suman los taxistas, sobre todo los praguenses, que también gozan de fama en el extranjero. Por desgracia, no de una de las mejores. En esta edición de 'Hable Checo con Radio Praga' aprenderemos algunas de las expresiones necesarias para trasladarse en un taxi en Chequia y les aconsejaremos cómo evitar pagar más de la cuenta.

Foto: Kristýna MakováFoto: Kristýna Maková ¿Roman, de qué te gustaría trabajar si fueses periodista?

Creo que me gustaría ser taxista -taxikář-. Dado que justo ahora -právě teď-, uno me acaba de cobrar por veinte minutos de viaje casi lo mismo que yo gano en media jornada, parece ser el mejor oficio del mundo -nejlepší povolání na světě-.

¿Pero cómo que te dejas estafar -podvést-? ¡Eres un novato -jsi zelenáč-! ¡Y además un esnob -snob-! ¿Tan inferior te parece viajar con el transporte urbano o por qué coges un taxi para ir al trabajo?

No me importa utilizar el transporte público -veřejná doprava-, o la barra grasienta -mastná tyč-, como también los praguenses llamamos en la jerga este tipo de transporte. Pero ¿qué iba a hacer -a co jsem měl dělat-? De repente han cerrado algunas paradas de metro por problemas técnicos y para no llegar tarde, tuve que coger un taxi -musel jsem si vzít taxi-. Aunque según el precio final, parece que he cogido un helicóptero.

No exageres -nepřeháněj-. Pues antes de subir, hay que preguntarle al conductor -řidič-: ¿Por cuánto me lleva a ...? -za kolik mě odvezete do …? Se lo pregunté y me dijo que no tenía ni idea y que dependía del taxímetro -taxametr-.

Foto: Štěpánka BudkováFoto: Štěpánka Budková Pues, debería saber el precio orientativo -orientační cena- y si no, pasa de él y dile: -Con usted no voy -s vámi nejedu- y coge otro. También es mejor comprobar con antelación cuál es la distancia aproximada -přibližná vzdálenost- a tu destino y echarle un vistazo a la lista de tarifas -sazebník- que tiene que estar puesta en las puertas del taxi. Normalmente, la bajada de bandera -nástupní taxa- cuesta aproximadamente 1,50 euros y por un kilómetro de viaje se paga más o menos 1 euro. También es importante fijarse en que el taxista ponga el taxímetro en marcha y al acabar el traslado, pregúntale: -Me puede dar un recibo? -můžete mi vytisknout účtenku?-.

El último al que se lo pedí, puso una cara que parecía que en vez del recibo iba a sacar un cuchillo. Se lo exigí porque me parecía que el precio del contador subía muy rápido.

Puede que haya utilizado el turbo, que es un aparato, que puede estar situado cerca de la palanca y al enchufarlo, el precio en el taxímetro se acelera. Si te fijas en eso, es mejor llamar la policía -zavolat policii-. De todas maneras, creo que lo mejor es llamar un taxi -zavolat taxi- a través de una centralita -ústředna-. Le dices a la operadora: -Buenos días, necesito un taxi a la calle Vinohradská... -Dobrý den, potřebuji taxi do ulice Vinohradská- y ella te pregunta: -¿A qué destino necesita que lo lleven? -kam potřebujete odvézt?-. También conviene preguntarle: ¿Cuánto costará el viaje aproximadamente? -kolik bude přibližně stát cesta?-. Y si pasa cualquier cosa o el taxista te cobra mucho más de lo dicho, resulta más fácil poner una reclamación -reklamovat-.

Foto: Barbora KmentováFoto: Barbora Kmentová Y ¿para coger un taxi del aeropuerto? Supongo que es allí donde más timos surgen.

Por eso antes es mejor comprobar qué compañías son las oficiales del aeropuerto. La tarifa para llegar al centro de la ciudad -centrum města- debería variar entre 20 y 25 euros. En fin, si tomas en cuenta todos estos consejos, ya no deberías pagar más de la cuenta. Y con el dinero ahorrado me puedes pagar una cena.

Hasta aquí nuestro minicurso de checo. Y que sepan que no todos los taxistas en Chequia son timadores. Pero estén donde estén, siempre es mejor tomar precauciones.

 

(Repetición del 11/4/2014)

17-10-2014