Los niños no son masculinos ni femeninos en checo

28-07-2011

El checo, a diferencia del español, tiene tres géneros de sustantivos: el masculino, el femenino y el neutro. A este ultimo está dedicada la presente lección de Hable checo con Radio Praga.

¡Sladké mámenídulce engaño!

No tengo ni idea – nemám tušení – que te pasa, Katka, pero sospecho – mám podezření – que será algo grave. Nunca te he visto tan contenta.

Como no voy a estar contenta si es verano, el mejor periodo – období – del año. Es el tiempo de tomar el sol – čas opalování – nadar en la piscina koupání v bazénu – y comer helado – jedení zmrzliny -.

No me digas que sólo es eso...

Bueno, la verdad es que estoy cantando – Sladké mámení – porque el tema de esta lección son los sustantivos del género neutro y – mámení – engaño en español, es uno de ellos.

Al igual que muchos otros terminados en –í. Como por ejemplo el cantar – zpívání –, el dormir – spaní -, el jugar – hraní -...

Y también el hablar – mluvení -, el andar – chození -, el esforzarse – snažení -, en fin, todos los sustantivos derivados de los verbos y unos cuantos más, como la violencia – násilí - y la col - zelí -.

Lo bueno en todos estos sustantivos es que son fáciles de declinar. En todos los casos se utiliza la misma forma terminada en –í, con excepción al instrumental, que acaba en –ím.

Exactamente. Como en la expresión – s velkým úsilím – con gran empeño.

Y con gran empeño continuamos esta lección de Hable Checo con Radio Praga.

Nos quedan otros dos tipos de sustantivos neutros. Proseguimos con los que terminan en –e. Pero cuidado, hay que distinguir entre los animados y no animados. Se te ocurren algunos, Roman?

La verdad que son pocos. De los no animados se me ocurre el mar – moře - y el cielo – nebe -, por ejemplo.

Aquí la declinación se nos complica un poco. El dativo y el locativo terminan en –i. Por ejemplo, voy al mar – jedu k moři -. Me contó sobre el mar – vyprávěl mi o moři -.

Por su parte el instrumental termina en -em. Como en la expresión: está entre el cielo y la tierra – je to mezi nebem a zemí -, que se usa para expresar que algo tiene un resultado muy inseguro.

Foto: Tadeáš MolnárFoto: Tadeáš Molnár Los neutros animados, terminados en –e, se utilizan en su mayoría para llamar a los cachorros de los animales y también del hombre.

Son sustantivos como perrito – štěně -, gatito – kotě -, cordero – jehně -, ternero – tele - y, por supuesto, el niño – dítě -.

En estos casos, el nominativo y el acusativo son iguales y terminan en –e. También el dativo y el locativo son idénticos. Se forman añadiendo al sustantivo la terminación –ti. No me hables del bebé – nemluv mi o tom dítěti -. El genitivo está terminado en –te. Sin el bebé no me voy – bez dítěte neodejdu -. Y el instrumental acaba en –tem. No juegues con el gatito – nehraj si s tím kotětem -.

Ha llegado el tiempo de despedirnos, estimados oyentes...

Lo siento, Roman, sé que la gramática no es lo tuyo, pero nos queda el último tipo de sustantivos neutros. Son los que terminan en –o. Como, por ejemplo, la ciudad – město –.

Foto: CzechTourismFoto: CzechTourism A mí no se me ocurre ninguno. Espera... Ya sé: - jídlo – comida. Que me recuerda que ya es tiempo de ir a almorzar. Te voy a ayudar, ¿vale? El nominativo y el acusativo terminan en –o.

El dativo acaba en –u.

Por ejemplo, ¿qué tenemos para comer? – co máme k jídlu? -.

El locativo termina en –e.

¿Qué haremos después de comer? – Co uděláme po jídle?-.

Y el instrumental está terminado en –em. No sólo de la comida vive el hombre – Nejenom jídlem živ je člověk -.

28-07-2011