Las heladas son un gran peligro para la salud del hombre

01-12-2011

Con la llegada del invierno, las nevadas y las heladas, los ciudadanos deben prestar más cuidado a la hora de salir a la calle. No sólo deben abrigarse bien para no resfriarse, sino también caminar con cuidado para no resbalarse en el hielo y no fracturarse un brazo o una pierna.

Foto: Tomáš Adamec / Archivo de ČRoFoto: Tomáš Adamec / Archivo de ČRo Cuando cae la primera nieve -první sníh- en la temporada invernal -v zimním období-, resulta muy interesante observar cómo la naturaleza, las ciudades y los pueblos van cambiando. Todo se cubre de blanco -vše je zahaleno v bílém- y se ve muy limpio.

Pero ese aspecto dura muy poco tiempo, al menos en las ciudades, porque la nieve suele derretirse -roztát- pronto, se mezcla con el polvo en las calles y llega a formar unos montones de masa sucia -hromady špinavé masy-. Estos suelen quedarse todo el invierno -celou zimu- en los bordes de las aceras -na okraji chodníků-, ya que no hay dónde llevarlos.

Así es, pero todo tiene su lado bueno y malo. El invierno ofrece también oportunidades para practicar el esquí -lyžovat-, el patinaje -bruslit- y otros deportes.

Foto: Antonio Jiménez Alonso, stock.XCHNGFoto: Antonio Jiménez Alonso, stock.XCHNG Bien, pero cuando vienen las heladas -náledí-, a uno le pueden ocurrir en la calle muchas cosas y no puede hacer nada para impedirlo. El año pasado, por ejemplo, me resbalé -uklouzl jsem- en el hielo en la vereda -na náledí na chodníku-, me caí -spadl jsem- y me fracturé una pierna y un brazo -zlomil jsem si jednu nohu a ruku-.

¡Qué mala suerte la tuya! Pero estas caídas peligrosas -nebezpečné pády- pueden ocurrir también en verano -v létě-. Por ejemplo, puedes tropezarte -můžeš zakopnout- con una piedra y fracturarte algo -a zlomit si něco-. Yo me disloqué un tobillo -vymkla jsem si kotník- de esta manera.

Debes prestar más cuidado y atención por dónde caminas.

No puedo estar mirando todo el tiempo al suelo. Podría chocar así contra una pared -narazit tak do zdi-, y acabar a lo mejor con unas magulladuras -modřiny- en la cara.

Creo que en invierno las caídas -pády- son más peligrosas, al menos lo afirman así también los médicos que en esa temporada tienen mucho trabajo por la cantidad de personas con fracturas -zlomeniny- y lesiones en la espalda -naražená záda-.

Es importante conocer las técnicas de los primeros auxilios -první pomoc- para no tener que llamar de inmediato una ambulancia -sanitka-. B... Pero igual así se recomienda llevar al afectado a un centro de urgencia médica -oddělení urgentního příjmu- de algún hospital.

Foto: Archivo de ČRoFoto: Archivo de ČRo Y tú que tienes un auto y conduces con frecuencia, deberías tener mucho cuidado en invierno con las heladas en las carreteras -námraza na silnicích- y, especialmente, en los puentes -na mostech-.

Yo manejo con cuidado, pero es cierto que todos los años la Policía de Tránsito en Chequia suele registrar en invierno un sinnúmero de accidentes en las autopistas y carreteras del país, causadas justamente por las heladas.

Más bien son causadas por los conductores que no adaptan la velocidad de sus coches -nepřizpůsobí rychlost svých aut- al estado de la carretera. Las heridas de las personas sufridas en esos accidentes suelen ser muy serias -velmi vážné-, más cuando los coches chocan de frente.

Bien, amigos, aquí acaba esta lección de checo en Radio Praga.

¡Hasta dentro de una semana!

01-12-2011