La mayor mentira checa

24-01-2014

Hola amigos de la lengua checa. ¿También les gusta acabar la semana laboral tomando una deliciosa cerveza en buena compañía? Entonces les invitamos a que vayan a tomar una con nosotros, y así aprovechen para aprender unas nuevas frases checas.

Foto: Kristýna MakováFoto: Kristýna Maková Por fin es viernes, Dani. -konečně je pátek, Dani-. Además, hace mucho que no nos vemos -už jsme se dlouho neviděli-, así que te propongo que vaymos a tomar una -jdeme na jedno-.

Una, dices. Creo que ésta es la mayor mentira checa -největší česká lež- que he oído, ya que siempre decís: -vamos a tomar una, pero con una sola no os quedáis nunca.

Claro, como decimos por aquí, siempre hay que tomar al menos dos, para mantener el equilibrio y no ir a casa cojeando. Entonces, quedamos a las 18:30 -sejdeme se v půl sedmé-. ¿Estás de acuerdo -souhlasíš-?

Casi se me olvida lo pronto que se suele salir aquí de copas -málem bych zapomněl, jak brzy se tady chodí popíjet-. A eso de las ocho de la tarde en muchos locales ya es imposible encontrar una mesa libre -volný stůl-, así que hay que adaptarse -je třeba se přizpůsobit-.

Foto: CzechTourismFoto: CzechTourism Tampoco sobresalimos del promedio europeo, ya que es precisamente a las 18:30 cuando los europeos salen a tomar algo. Y los franceses comienzan ya a las 17:00. En cuanto a las cervecerías llenas -plné pivnice-, es que los checos somos la nación europea que menos toma la cerveza en casa, lo que se debe también a que la mayoría preferimos la cerveza de barril o de caña -točené pivo-.

Me llamó la atención -zaujalo mě- que al salir a tomar algo, lo normal para los checos es por lo general quedarse en una sola -hospoda-, es decir en un típico local checo, durante toda la noche, mientras que en España la costumbre es ir de un bar a otro.

Foto: Jiří Suchomel, CC BY-SA 2.0Foto: Jiří Suchomel, CC BY-SA 2.0 Puede que eso tenga que ver con el frío. Bueno, es una mala excusa -to je špatná výmluva-, más bien somos simplemente vagos -jsme jednouše líní-. De todas maneras, al estar a gusto en un bar, a muchos checos les gusta volver a él con regularidad y hacerse así un -štamgast-, es decir, un parroquiano, que ya tiene su mesa y al entrar en la -hospoda-, la camarera -servírka- ya le trae su bebida predilecta.

Asimismo es peculiar el sistema de apuntar las consumiciones. En muchos locales te ponen un hoja -lístek- encima de la mesa apuntando allí todas las cervezas que te traen. ¿Y qué tal el tema de las propinas -spropitné-?

Foto: Gustavo Ribeiro de Mello, Stock.xchngFoto: Gustavo Ribeiro de Mello, Stock.xchng No hay una cantidad fija para dejar. Lo más habitual es redondear la suma y la cantidad sube proporcialmente con la simpatía del camarero.

Por lo visto, los checos dejáis la propina muy a menudo e incluso he oído que forman una parte importante de los ingresos de los camareros. Eso es muy probable. Y cuidado -pozor-, cuando le pagas al camarero y le dices gracias -děkuji, tendrá entendido que se puede quedar con el cambio.

También me fijé que antes de que te trajeran un vaso de cerveza, mucha gente se prepara un posavaso -podtácek- para que el camarero -číšník- se lo ponga encima. Parece una ley no escrita de las cervecerías checas.

Foto: photostock, FreeDigitalPhotos.netFoto: photostock, FreeDigitalPhotos.net Muchos extranjeros también se quedan sorprendidos cuando al brindar -připít si- y chocar los vasos -ťuknout si- nos miramos fijamente a los ojos. Tampoco se deben cruzar los brazos -překřížit paže-, ya que se dice que eso trae mala suerte.

Como veo, tomar una cerveza en Chequia es toda una ceremonia. ¿Y qué es lo que más beben los checos a parte de la cerveza?

La segunda bebida alcohólica -alkoholický nápoj- más consumida en este país es el vino -víno-, preferido sobre todo por las mujeres. Y luego son los licores -likéry-. Estamos hablando de los más fuertes, que aquí llamamos alcohol duro -tvrdý alkohol-. Uno de los licores más populares es -tuzemák, que desde siempre llamamos ron -rum-. Sin embargo, tras entrar Chequia en la Unión Europea se tuvo que dejar de utilizar este nombre, puesto que la bebida checa se elabora de patatas y el ron original es de caña de azúcar.

Foto: Archivo de Kristýna MakováFoto: Archivo de Kristýna Maková Lo que me da pena es que en muchos bares ya no te den de comer después de las diez.

Hay excepciones, pero en Chequia por lo general se cena más pronto. Y además se dice que el hambre es una sed disfrazada -hlad je převlečená žízeň-, así que seguramente con tomar otra cerveza el hambre se te pasará.

Esperamos que hayan disfrutado de la cerveza con nosotros. Y recuerden que si un checo les invita a tomar una, nunca será solo una. Hasta la próxima!

24-01-2014