El idioma checo es duro con los perros

30-01-2015

¿Sabían que los checos poseen el mayor número de perros en Europa? No hay duda de que son amantes de estos animales, aunque según algunas expresiones de la lengua checa parece que no siempre fue así. El perro es el animal más frecuentado en la fraseología checa, pero a menudo aparece con sentido negativo. En la nueva edición de 'Hable Checo con Radio Praga' les presentaremos las frases más utilizadas.

Foto: arkorn, FreeDigitalPhotos.netFoto: arkorn, FreeDigitalPhotos.net ¿Qué tal el fin de semana en tu pueblo?

La verdad es que muy mal. La palmó allí un perro -chcípl tam pes-.

Lo siento -to je mi líto-. ¿Y de quién era? -čí byl?-

A ver, esta expresión coloquial la utilizamos para hablar de un lugar donde no pasa absolutamente nada; no hay gente ni movimiento. Vamos, un aburrimiento -nuda-.

Mientras que si en un lugar hay demasiada gente decís que hay tantas personas como perros -lidí jako psů-. Lo que tiene sentido, ya que según las estadísticas más del 40% de familias checas tiene al menos uno, así que en Chequia hay muchos perros. De todas maneras, siento que no lo hayas pasado bien. Espero que no te enfades -doufám, že tě nenaštvu- si te digo que yo tuve un fin de semana estupendo. Hicimos una barbacoa -grilovačka- con mis amigos y como siempre hubo mucho cachondeo, lo que en checo se dice -legrace- o -psina-, y la última también deriva de la palabra perro.

Foto: vanora, Free ImagesFoto: vanora, Free Images Aunque el significado original de la palabra -psina- es escalofrío -zimnice. Pero hoy día se utiliza para hablar de algo divertido. ¡Qué extraño el cambio de significados en checo! No entiendo qué divertido puede tener un escalofrío y tampoco qué tiene que ver con un perro.

Ya sabes, cosas checas. Mira, te cuento el resto de mi horrible fin de semana -strašný víkend-. A parte de haber hecho un tiempo de perros -psí počasí-, es decir, muy malo, el colmo fue que todo el rato tenía que escuchar los lamentos de mi primo, que estuvo quejándose -stěžoval si- de que su vida está debajo de un perro -má život pod psa-. Eso quiere decir que está peor que un perro.

Foto: Štěpánka BudkováFoto: Štěpánka Budková No entiendo porque se utiliza esta expresión, ya que aparentemente la vida de los perros checos es estupenda. Pese a la crisis económica, los checos gastan cada vez más en la comida y cosas para sus mascotas -domácí mazlíčci-, los llevan a peluquerías, salones de masajes, a balnearios caninos.,… Por ejemplo, el año pasado invertisteis en vuestros perros cuatro veces más que en el arte.

Me parece muy bien. Pero volviendo al tema de mi primo, es que rompió con su novia y dice que desde entonces ni le ladra un perro -ani pes po něm neštěkne-, o sea, que no hay quién se interese por él.

Foto: antixstar, Free ImagesFoto: antixstar, Free Images Es que tu primo es frío como el hocico de un perro -je studený jako psí čumák-, es decir, una persona cerrada y poco amistosa. A ver si cambia su actitud y a lo mejor encuentra a alguien.

Ya sabes que al perro viejo no le puedes enseñar cosas nuevas -starého psa novým kouskům nenaučíš-. Además, siempre le echa culpa a todos a su alrededor.

Por algo se dice que quién quiere pegar al perro, siempre encuentra un bastón -kdo chce psa bít, hůl si vždycky najde-, es decir, el que quiere perjudicar a alguien, siempre encuentra un pretexto -záminka-.

Foto: Mariana Figueroa, Free ImagesFoto: Mariana Figueroa, Free Images Oye, quería pedirte un favor -chtěla jsem tě požádat o laskavost-. ¿Puedes coger hoy el turno de tarde por mí? Es que estoy muy cansada -jsem moc unavená- y tengo que hacer unos recados -musím si něco zařídit-.

Vale. Como pones estos ojos de perro -děláš psí oči-, o sea, pones esta mirada tan lastimosa, lo hago por ti. Aunque te advierto que tampoco estoy en buenas condiciones, así que hacerme responsable de tu trabajo es un poco como hacer a un perro guardar la carne -psovi maso svěřit-, es decir, un poco arriesgado.

Foto: Grant Cochrane, FreeDigitalPhotos.netFoto: Grant Cochrane, FreeDigitalPhotos.net Seguro que lo harás muy bien. Te debo una -máš to u mě-. Y el fin de semana te invito a una barbacoa a mi casa. Lo pasaremos muy bien, ya que habrá un cachorro -štěně- y como siempre vamos a hacer pedazos de perro -dělat psí kusy-.

Creo que acabas de confundir un poco a nuestros oyentes. Así que hay que aclarar que no pensamos comernos un perro. Un cachorro es una expresión coloquial para un barril de cerveza -sud piva- de 25 litros y hacer pedazos de perro -dělat psí kusy- significa hacer tonterías y pasarlo bien.

 

(Repetición del 27/6/2014)

30-01-2015