Después de las fiestas de fin de año es hora de ponerse a dieta

13-01-2011

Con la llegada del nuevo año, muchas personas deciden hacer dieta, porque afirman que las fiestas de fin de año, con abundancia de comida, las han hecho subir de peso. A lo mejor sea por las fiestas, pero lo cierto es también que cada vez más checos tienen sobrepeso. Sobre el tema hablaremos en la presente lección de checo en Radio Praga.

Foto: Archivo de Radio PragaFoto: Archivo de Radio Praga Según datos del Ministerio de Salud, uno de cada dos checos tiene sobrepeso –má nadváhu-, y uno de cada cinco es obeso –je obézní-.

He leído que el problema de la obesidad –nadváha- se ha intensificado en Chequia en los últimos cinco años. En comparación con el año 2005, el número de personas obesas es actualmente un cinco por ciento mayor. Y los especialistas prevén que seguirá incrementándose si los checos no cambian su estilo de vida.

No es que se quiere que todos sean esbeltos –štíhlí- o hasta flacos –hubení-, pero lo importante es que se cuiden más a la hora de comer y que hagan ejercicio en forma regular. Lo que muchos no hacen.

¿Tú haces ejercicios regularmente -cvičíš pravidelně-?

Debo reconocer que no. Hago ejercicios siempre cuando quiero bajar unos kilos -když chci shodit nějaká kila-, o cuando me duele la espalda –bolí mě záda-. Pero si estoy bien, consumo dulces –jím sladkosti- que me gustan mucho, así como comidas típicas checas que son bastante grasosas –jsou dost tučná-.

Y después vienes con que tienes que hacer dieta –být na dietě- y consultar a los médicos a ver si no te recomiendan algún fármaco para adelgazar –lék na hubnutí-.

Foto: Comisión EuropeaFoto: Comisión Europea Así es. Cuando veo a una mujer gorda –tlustou ženu- me entra un susto de que un día podría llegar a ser como ella, y es cuando decido hacer algo con mis kilos de más -kila navíc-. Pero el afán me abandona cuando paso junto a una pastelería o una heladería. Lo que no quiere decir que no me gusten las frutas -ovoce- o las verduras -zelenina-.

El problema es que me gusta comer de todo y no me limito en las cantidades –neomezuji se v množství-. Y no hago deportes como antes, cuando practicaba atletismo y ping-pong.

Foto: Archivo de Radio PragaFoto: Archivo de Radio Praga Creo que deberías pensar en un estilo de vida más sano –zdravější životní styl-. Porque si continúas comiendo demasiado –přejídat se–, dentro de poco te será cada vez más difícil adelgazar –zhubnout-, y podrías tener incluso serios problemas de salud -vážné zdravotní problémy-.

Sí, podría padecer de diabetes –cukrovka- y de alta presión –vysoký krevní tlak-, por ejemplo.

Aunque creo que no es tu caso, porque no eres obesa. Igual así, te falta más movimiento –chybí ti více pohybu-.

Al igual que a una gran parte de los checos. Pasamos el día en el trabajo y cuando terminamos nuestras labores profesionales, nos vamos a casa donde vemos televisión, al cine, o a un restaurante, y seguimos sentados.

Foto: Humberto Ortega / Stock.XCHNGFoto: Humberto Ortega / Stock.XCHNG No siempre es así. Mi generación, que es más joven -je mladší-, vive de manera más activa -aktivnější-. También trabajamos, pero nuestro tiempo libre lo aprovechamos mejor que ustedes. Jugamos al tenis –hrajeme tenis- voleibol -volejbal- y squash, y en verano cuando hace calor, practicamos natación –plavání-. Anda con nosotros un día y ya verás lo bien que te sentirás después.

Creo que aceptaré esa invitación, aunque temo que, en vez de sentirme bien y bajar kilos, terminaré hecha un trapo –budu na cucky- del cansancio. Pero hay que empezar de alguna manera.

Foto: Roger Kirby, Stock.XCHNGFoto: Roger Kirby, Stock.XCHNG Y no olvides: también hay que tomar agua suficiente –pít dostatek vody- todo el día, consumir fruta y verdura –jíst ovoce a zeleninu- y reducir la cantidad de comidas grasosas y de pasteles –snížit množství mastných jídel a dortů-.

Y ustedes, amigos, no olviden que el próximo encuentro con el checo a través de Radio Praga tendrá lugar dentro de una semana.

13-01-2011