Alimentos en las frases checas

11-01-2007

Ayer en el estudio tuve un hambre canina. Měla jsem hlad jako vlk. Menos mal que hoy he comido ya, porque en la presente lección Andrea Fajkusová y Carlos del Romero les enseñaremos, estimados alumnos, que los alimentos sirven en el idioma checo no sólo para matar el hambre - zahnat hlad. ¿Se les han despertado las ganas? Pues, empecemos.

"Cerezas, cerezas, cerezas, se me os caísteis por el camino, el que os encontrará que os recoja, yo tuve ayer en casa a mi novio", canta la chica en esta canción folklórica de Moravia.

Si fuera una chica como una manzana - děvče krev a mlíko - o un bombón de niña - děvče jako lusk - recogería las cerezas con mucho gusto.

No me extrañaría. Fíjense, amigos, una chica guapa se puede comparar en checo con una vaina de los garbanzos - děvče jako lusk, o es una muchacha con sangre y leche - děvče krev a mlíko.

Esa chica de la canción seguramente no se quedará para vestir santos. Nezůstane na ocet. Y si me imagino que sabe cocer un buen pastel de cerezas ... Třešñový koláč ...

Třešñového koláče se ti zachtělo? ¿Te han entrado ganas de comer un pastel de cerezas? Pero ¿sabes que no se cogen truchas a bragas enjutas? Víš, že bez práce nejsou koláče?

Hay muchos que lo piensan, pero yo no soy de aquellos. Quizá esté con leche en los labios, pero no tengo el tejado de vidrio. Možná mi teče mléko po bradě, ale nemám máslo na hlavě. Sé que a las chicas checas no se la pegas. České holky neopiješ rohlíkem.

Y a nuestros oyentes tampoco. Les debemos un par de explicaciones. La palabra "ocet" de la frase "zůstat na ocet" - "quedarse para vestir santos" - significa en español "vinagre". "Koláče" son "pasteles". "Nemám máslo na hlavě" significa textualmente "no tengo la mantequilla en la cabeza". Y a las chicas checas no las "emborrachas con una media luna". Neopiješ je rohlíkem. Espero, Carlos, que no te quedes a la luna de Valencia. Doufám, že neostrouháš mrkvičku.

Andrea me está mostrando con los dedos cómo se raspa la zanahoria - jak se strouhá mrkvička. Estas señas y la frase "ostrouhat mrkvičku" - "raspar la zanahoria" literalmente - las usan los checos para decir maliciosamente que alguien tiene mala suerte, que queda decepcionado. Mrkvičku mám rád, ale dám přednost tomu koláči. Me gusta la zanahoria, pero prefiero el pastel. Proto nebudu chodit kolem horké kaše, ale půjdu rovnou na věc. Por eso no andaré con rodeos, sino que iré directo al grano. Horká kaše - la papilla caliente - no me gusta.

Carlos se ha ido a buscar a la chica con las cerezas. Ahora, ¡en invierno! No es muy inteligente. Mnoho vtipné kaše nepojedl. Me despido de Vds. también en su nombre y hasta la próxima edición de Hable checo con Radio Praga.

11-01-2007