Miles de personas contemplaron en Praga los fuegos artificiales con motivo del aniversario de la fundación de Checoslovaquia. El espectáculo se llamaba "100 años juntos" y estuvo dominado por los colores nacionales: azul, blanco y rojo. Acompañados con la música de Bedřich Smetana, los fuegos representaron algunos de los momentos más importantes de la historia checa, símbolos nacionales y éxitos deportivos de la República Checa y Checoslovaquia. ​

En esta serie Radio Praga elige una imagen para destacar un hecho relevante de la semana.