La fundación de la Primera República Checoslovaca

27-10-2018

El día 28 de octubre de 2018 marca exactamente 100 años desde la fundación de la Primera República Checoslovaca. Con motivo de las celebraciones del Centenario, el profesor Ivan Šedivý y el historiador Jaroslav Šebek nos han contado sobre los acontecimientos históricos más importantes relacionados con el establecimiento de Checoslovaquia.

Praga, fuente: public domainPraga, fuente: public domain La Primera República Checoslovaca surgió en condiciones muy convulsas, bajo las circunstancias de la Primera Guerra Mundial y del colapso del Imperio austrohúngaro. En ese tiempo comenzó a mostrarse que Alemania quería un mayor dominio dentro de las Tierras Checas, lo que causó un cambio en el ambiente político y más tarde la creación de la República, explica el profesor Šedivý, director del Instituto de la Historia Checa en la Universidad Carolina.

“Los inicios de la creación de estados sucesores del antiguo Imperio Austrohúngaro datan de la Primera Guerra Mundial. La República se estableció definitivamente después de la guerra, o más bien, surgió como resultado de la guerra”.

Ivan Šedivý, foto: archivo UCD FF UKIvan Šedivý, foto: archivo UCD FF UK Los habitantes de la posterior Checoslovaquia compartieron un sentimiento común, querían obtener más derechos y una mayor influencia política dentro de Europa. Querían que los checos fueran reconocidos como nación. Sin embargo, nunca aspiraron a establecer un estado independiente checo. Querían ser parte de un estado multinacional, mantiene el historiador Jaroslav Šebek.

“Las reflexiones sobre un estado independiente eran solo consideraciones marginales. Ninguno de los políticos checos en el siglo XIX pensó en fundar un estado checo independiente, querían ser parte de un mayor estado multinacional con raíces en la monarquía de los Habsburgo”.

Desde el punto de vista de los checos, la independencia era inevitable y la nación se dirigía hacia ella durante largo tiempo. La fundación de la Primera República fue para muchos solo la culminación de un largo camino hasta la independencia, dice el profesor Šedivý.

“La base del nuevo estado era la coexistencia de checos y eslovacos. Se decía que los checos y eslovacos en realidad solo reconstruyeron un estado antiguo, que renovaron la alianza de los tiempos de la Gran Moravia”.

Jaroslav Šebek, foto: Jakub WojtovičJaroslav Šebek, foto: Jakub Wojtovič Sin embargo, durante mucho tiempo no estaba claro si Checoslovaquia iba a consumarse. Los grandes imperios como el Reino Unido, Francia y Estados Unidos se inclinaron por el restablecimiento de la autonomía de los estados que la perdieron durante la Primera Guerra Mundial. Por otro lado, se resistían a la idea de que surgieran nuevos estados en Europa Central, por lo que estaban tratando de liberar a Austria-Hungría de la Guerra. Al final no tuvieron otra opción y aceptaron la desintegración de Austria-Hungría.

“Fue en la primavera de 1918 que el Reino Unido y Estados Unidos llegaron a entender que sería muy difícil derrotar a Alemania sin que se rompiera el Imperio austrohúngaro. Por eso accedieron a la idea de otorgar la libertad a las nacionalidades dentro del imperio en la lucha contra la monarquía”.

El surgimiento de la República Checoslovaca se atribuye a tres personalidades principales: Tomáš Garrigue Masaryk, Edvard Beneš y Milan Rastislav Štefánik. Tomáš Garrigue Masaryk, considerado el fundador de la República, buscaba apoyo para formar la República desde el año 1914. Para que su plan de la independencia se pudiera realizar, era fundamental obtener reconocimiento político en el extranjero, explica Šedivý.

Tomáš Garrigue Masaryk, fuente: APF ČRoTomáš Garrigue Masaryk, fuente: APF ČRo “Masaryk era uno de los pocos políticos checos que tenían contactos en los países anglosajones. Su esposa Charlotte era estadounidense. Masaryk viajó a Estados Unidos tres veces antes de la Primera Guerra Mundial, y allí tomó parte en varias conferencias sobre la realidad política en Austria-Hungría. Vivió también en Londres, y gracias a sus experiencias del extranjero creó una buena base para la rebelión”.

Edvard Beneš, a diferencia de Masaryk, era francófono y se estableció en París. En ese tiempo era un joven sociólogo con una inclinación hacia el socialismo, y muy cercano a Masaryk. Masaryk determinaba las líneas principales del plan, mientras que Beneš ejercía su política en el extranjero.

El tercer personaje fundamental para la formación de la República fue el eslovaco Milan Rastislav Štefánik, quien antes de la Guerra estudió astronomía y también vivió en Francia. Tuvo contactos entre la aristocracia y las oficinas gubernamentales francesas, lo que le permitió presentar a Tomáš Garrigue Masaryk en el occidente continental. Masaryk comenzó a reunirse con políticos de las potencias mundiales, lo que creó la base para la fundación de un estado checoslovaco independiente.

Según el profesor Šedivý, los datos históricos de la formación del estado son solo simbólicos, y la fecha de la fundación de la República tiene un aspecto misterioso. Por ejemplo, el 18 de octubre de 1918 podría considerarse la fecha del nacimiento de la República. Ese día se publicó la Declaración de Washington en Estados Unidos, en la que Masaryk anunció la independencia de Checoslovaquia.

“Tradicionalmente consideramos la fecha del 28 de octubre como el establecimiento de la República Checoslovaca. Fue en ese día que fue declarada la independencia en Praga. Sin embargo, en ese momento los checos todavía no habían tomado el poder en todo el territorio de Bohemia, mucho menos en Moravia y Eslovaquia”.

Edvard Beneš, foto: APF ČRoEdvard Beneš, foto: APF ČRoEslovaquia fue anexada en base de la llamada Declaración de Martin dos días después, el 30 de octubre. La Rutenia subcárpatica fue añadida mucho más tarde, basándose en los acuerdos hechos por Masaryk durante su estancia en Estados Unidos.

En el momento de la declaración de independencia, la nación realmente no disponía de ningún poder militar. El Comité Nacional Checo tenía decenas de personas, como oficiales, marineros, miembros del Sokol, pero todos estaban muy mal preparados. Además, Austria no estaba interesada en luchar por países fuera de su dominio. Su objetivo era estabilizar la situación en su territorio y evitar que se desatara una revolución sangrienta. La situación entonces era favorable para que el golpe de estado se llevara a cabo sin violencia innecesaria.

“Los austríacos se esforzaron por evitar cualquier gran rebelión de tipo bolchevique como en Rusia, por lo que se concentraron en la situación en su propio territorio y trataron de moderar a sus compatriotas y soldados”.

El día 29 de octubre se publicó la primera ley de la República Checoslovaca, que paradójicamente mantenía la vigencia de todas las leyes antiguas. Este fue otro acontecimiento que mostraba el esfuerzo para que el golpe de estado se llevara a cabo pacíficamente.

La noticia de la independencia se extendió desde Praga hasta Bohemia Central y luego hasta Moravia. No fue hasta noviembre que el nuevo poder logró ocupar las zonas fronterizas, donde el cambio no fue recibido de una manera positiva, ya que en esas zonas predominaba la población alemana.

Los primeros estados que reconocieron a la Checoslovaquia independiente fueron Francia, el Reino Unido y Estados Unidos. 28 de octubre 1918 en Praga28 de octubre 1918 en Praga

27-10-2018