Hay pocas mujeres en la política checa a pesar de la emancipación

06-03-2020

La participación de la mujer checa en la política sigue siendo baja a pesar de que se ha registrado un cierto avance en este aspecto en los últimos decenios. En este segundo capítulo dedicado a la historia y el presente del proceso emancipador de la mujer checa hablaremos de su participación en la política.

Foto: Filip Jandourek, ČRoFoto: Filip Jandourek, ČRo Las mujeres constituyen más del 50% de los habitantes de la República Checa. Sin embargo, su representación en la política responde a poco más del 20% a todos los niveles. Su presencia en el Gobierno es de un 30% aproximadamente, pero en la Cámara Baja tan sólo del 22%.

“En la República Checa no existe un solo motivo para que las mujeres sean desaventajadas de alguna forma, o que sean menos competentes para poder ejercer algún cargo político”.

Veronika Šprinclová, directora de la organización sin fines de lucro Fórum 50% que se empeña por la representación igualada de hombres y mujeres en la política, afirmó en una entrevista para la Radio Checa que no ve razón objetiva alguna para este desequilibro.

”Las mujeres forman la mitad de la población, así como la mitad aproximadamente de los ciudadanos con estudios superiores. Asimismo, la mujer checa está representada en un sinnúmero de profesiones. O sea que en la República Checa actualmente no existe un solo motivo para que las mujeres sean desaventajadas de alguna forma o que sean menos competentes para poder ejercer algún cargo político”.

Šprinclová reconoce que en el Gobierno de Andrej Babiš, las mujeres cuentan con la mayor representación en la historia de la República Checa, pero igual es poco en comparación con otros países. Y en cuanto a la presencia en el Parlamento, las mujeres en Chequia cuentan con una menor representación que sus colegas por ejemplo en Afganistán o Somalia, países que tienen fama de no respetar los derechos de la mujer. Desde hace tiempo la República Checa es criticada en este aspecto tanto por parte de organizaciones nacionales como extranjeras, entre ellas la Organización de las Naciones Unidas o la Unión Interparlamentaria.

Veronika Šprincová, foto: Jana Přinosilová, ČRoVeronika Šprincová, foto: Jana Přinosilová, ČRo En la sociedad checa, no obstante, sigue perdurando en parte la opinión de que la mujer no tiene capacidad suficiente para ejercer cargos políticos. Veronika Šprinclová afirma que esas son posturas machistas que en una sociedad democrática moderna deberían ser superadas y erradicadas.

”Hablando del tema, me pregunto ¿cuáles son las capacidades que, según se espera, debería tener un político? A mi parecer, con frecuencia se mencionan capacidades que no me parecen muy adecuadas o positivas para un político, ya sea hombre o mujer. Como, por ejemplo, que deben saber sacar los codos para abrirse paso. Claro, es importante llevar las cosas hasta el final, pero en política muchas veces hay que buscar un compromiso, saber escuchar. Y a veces también desistir de ciertas posiciones. O sea que me parece difícil definir las cualidades que debería tener un político o una política ideales”.

Uno de los caminos podría ser la aplicación de las cuotas de género

De acuerdo con los resultados de varias encuestas de la opinión pública, la mayoría de los checos y, sobre todo de las checas, desearía una mayor presencia de la mujer en la política a todos los niveles, o sea también en los órganos políticos supremos como el Gobierno y el Parlamento. El mayor problema radica en que no hay consenso en cuanto a la manera de cómo alcanzarlo.

La Unión Europea recomienda motivar a las mujeres para que desarrollen un mayor esfuerzo por imponerse en cargos políticos. Se debate asimismo la eventual aplicación de cuotas de género, que los partidos podrían utilizar al elaborar las listas de sus candidatos para las elecciones al Parlamento o a los órganos de poder regionales por ejemplo, según sostiene Veronika Šprinclová, de la organización Fórum 50%.

“… en política muchas veces hay que buscar un compromiso, saber escuchar. Y a veces también desistir de ciertas posiciones”.

“Se muestra claramente que si un partido aprovecha las cuotas de equidad, las listas de candidatos a las elecciones son totalmente diferentes a las de los partidos que no las utilizan. Algunas formaciones también aplican otras medidas, por ejemplo, determinan la participación mínima de representantes de los dos sexos en la lista de candidatos, así como su lugar en la lista de los nominados. Esto para que no ocurra que en la primera mitad de la lista estén inscritos todos los candidatos de un sexo y a la cola los del otro. En la política checa esto quiere decir que las listas suelen estar encabezadas por hombres y las mujeres están por detrás”.

En opinión de Šprinclová no obstante, en la sociedad checa hay muchos prejuicios en el tema de las cuotas de equidad.

”En torno a las cuotas de género existen muchos mitos entre las personas. Por ejemplo, de que son cuotas que benefician exclusivamente a las mujeres. Pero eso no es cierto porque las cuotas están hechas de manera que sean neutrales. Esto quiere decir que velan tanto por el respeto de la equidad para los hombres como para las mujeres”.

La presidencia compartida se abre camino poco a poco en la política checa

Entre las agrupaciones políticas en Chequia que se empeñan por respetar el principio de la igualdad de género a nivel de partido y tratar de imponerlo en la política a nivel nacional, figura el Partido de los Verdes. Actualmente no tiene representación en el Parlamento, pero tuvo a seis diputados entre 2006 y 2010.

En el último congreso de los Verdes, celebrado en enero pasado, los delegados eligieron a dos líderes de la formación, imponiendo una presidencia doble o presidencia compartida, representada por un hombre y una mujer, algo hasta entonces nunca visto en la política checa.

Magdalena Davis, foto: selfie / Wikipedia / CC BY 3.0 czMagdalena Davis, foto: selfie / Wikipedia / CC BY 3.0 cz Michal Berg, presidente de la formación, dijo a la Radio Checa que considera beneficioso este modelo para el partido y la política en general por varios motivos.

”La ventaja fundamental de la presidencia compartida emana de la simple realidad confirmada por generaciones enteras de que un ser humano nunca debería estar solo y menos aún al verse enfrentado a tareas de gran importancia. Además, esto trae un gran aporte. En primer lugar, en los partidos políticos figuran con frecuencia personas con diferentes puntos de vista y, en caso de poder ser representadas por personas que comparten o entienden sus posturas, hay una mayor armonía en esos partidos”.

Por su parte, Magdalena Davis, la líder femenina de los Verdes en la presidencia compartida, insiste en el aporte que trae el compromiso entre el punto de vista masculino y el femenino.

“Considero de suma importancia la presencia de los principios masculino y femenino en la política. Porque si se habla de alguna cuestión concreta, un político hombre y una política mujer pueden tener una opinión diferente frente a ese tema. Esto depende tanto de la personalidad de cada uno, como también del hecho de que en sus posturas puede reflejarse la visión del mundo masculina, en el caso de un hombre, y la femenina, en el de una mujer. Estoy convencida de la importancia y beneficioso cuando estas dos partes se completan mutuamente”.

Chequia nunca tuvo una presidenta de la República o una primera ministra

Veronika Šprinclová de Fórum 50% comentó con gran satisfacción que el Partido de los Verdes aprobó la aplicación de un esquema semejante en la elaboración de la lista de candidatos para cualquier puesto político, así como para las elecciones a todos los niveles.

“Considero de suma importancia la presencia de los principios masculino y femenino en la política. Estoy convencida de la importancia y beneficioso cuando estas dos partes se completan mutuamente”.

”Por ejemplo, la medida aprovechada por el Partido de los Verdes garantiza que en los dos primeros lugares de la lista de candidatos estén representados un hombre y una mujer. En cada tres puestos posteriores deben figurar siempre dos representantes de un sexo y uno del sexo opuesto”.

Šprinclová señaló que personalmente no considera las cuotas de equidad como la mejor forma de cómo alcanzar la igualdad en lo que respecta a la representación política, al tiempo que añadió que no obstante, lo importante en estos momentos es que este sistema funciona. La representante de Fórum 50% opina que lo fundamental es motivar a las mujeres a que sean más activas en el sector público, que no se dejen amedrentar, ni ridiculizar al querer postular a un cargo político.

A la vez hay que ofrecerles mayores facilidades en la división de su tiempo entre la familia y las tareas profesionales. Y en este ámbito mucho depende del entendimiento y respeto por parte de los hombres del rol de la mujer como madre y esposa, pero también como un importante factor de equilibrio en asuntos de dirección y desarrollo de la sociedad, acotó Šprinclová.

Han transcurrido 100 años desde que las mujeres en Chequia conquistaron el derecho a voto general y en igualdad de condiciones con los hombres, pero hasta el presente ninguna mujer en este país fue electa a la presidencia de la República, ni tampoco llegó a encabezar el Gobierno. En este aspecto al parecer, la mujer checa tiene por delante todavía un trayecto bastante largo de su camino emancipador.

06-03-2020