Un tercio de los checos nunca ha cambiado de banco

17-09-2015

Un 28% de los checos nunca ha cambiado de banco ni planea hacerlo, según un estudio hecho público en el portal ušetřeno.cz. Los principales motivos son la falta de ganas y de tiempo para llevar a cabo el cambio.

Foto: Eva Odstrčilová, Radiodifusión ChecaFoto: Eva Odstrčilová, Radiodifusión Checa Los bancos checos destacan en el marco europeo por sus altas tasas y relativas malas condiciones para sus clientes. No es de extrañar teniendo en cuenta que los checos son especialmente conservadores a la hora de cambiar su entidad bancaria. Un 28% no lo ha hecho nunca ni tiene planeado hacerlo.

El redactor jefe del servidor měšec.cz, Dalibor Chvátal, espera una cifra incluso mayor. "El principal motivo por el que tanta gente no cambia de banco es el temor a las complicaciones administrativas", señaló. "Abrir otra cuenta en otro sitio significa trasladar las órdenes de pago programadas, informar a empleadores, proveedores, clientes, a todos los que tienen nuestro número de cuenta. Esta barrera hasta cierto punto viola el código de movilidad del cliente, y de hecho solucionarla dura un mes, a veces dos".

"El segundo motivo es la costumbre humana", continúa. "Ya estoy acostumbrado a un banco, sé que puedo esperar de él, sé cómo funcionan las operaciones por Internet y por móvil. Las tasas no son tan caras. No quiero aprender el nuevo sistema"

El tercer motivo en su opinión son las bonificaciones, regalos y ventajas que los bancos ofrecen a sus clientes de larga duración y que perderían al cambiar de entidad.

En cualquier caso, aunque relativamente caros, los bancos checos destacan por su seguridad, apunta Chváta, gracias a la buena vigilancia y regulación realizada por el Banco Nacional.