Temperaturas bajas destrozan la cosecha de albaricoques checos

04-05-2016

La ola de frío que ha afectado sucesivamente a toda Europa Central desoló la mayor parte de la cosecha de frutas en la República Checa. Las temperaturas inesperadamente bajas para estas alturas de año causaron peores estragos en el sector de los albaricoques, que contará con un volumen casi nulo esta temporada.

Foto: Eva Dvořáková, ČRoFoto: Eva Dvořáková, ČRo El sector de frutas checo vuelve a vivir la pesadilla de hace cinco años, cuando las heladas de mayo desolaron totalmente o parcialmente la cosecha de más de 10.500 hectáreas de plantaciones, o sea el 60% del terreno frutal total del país.

Los pronósticos auguran que este año la situación será parecida a la del año 2011, cuando hubo la peor cosecha en los últimos cincuenta años.

Las bajas temperaturas han afectado, sobre todo, al sector de los albaricoques, pero han causado graves estragos también en los frutales de cerezos, melocotoneros y ciruelos.

Martin Ludvík, foto: Šárka ŠevčíkovMartin Ludvík, foto: Šárka Ševčíkov “Las heladas han sido excepcionales debido a su larga duración, ya que hubo temperaturas extremamente bajas durante cinco días consecutivos. Es decir que la ola de frío reinó durante un período demasiado largo, sobre todo en Moravia”, explicó el jefe de la Unión de los Fruteros, Martin Ludvík.

Por el momento se desconoce la cifra preliminar de las pérdidas esperadas. En 2011, los fruteros calcularon las bajas en casi 20 millones de euros.

El frío azotó también a otros países europeos: Austria, Eslovenia, Serbia, Italia, Suiza, Eslovaquia y al mayor productor de manzanas, Polonia.