Tatra Koprivnice: tradicional fabricante checo de vehículos de carga

03-09-2002

Tatra Koprivnice es el tradicional fabricante checo de vehículos de carga y especialista en camiones todo terreno, muy exigidos sobre todo en los países de la antigua Unión Soviética, la India y China. La producción de esta gran empresa de maquinaria incluye también fundición, herrería y el sector de prensado. El noventa por ciento de sus productos se exporta, entre otros, también a Bolivia, Chile, Colombia y Venezuela.

Bajo el antiguo régimen totalitario, Tatra Koprivnice fue el orgullo de la industria pesada checoslovaca. Después del fin del comunismo, en 1989, la empresa tuvo que someterse a una larga y dolorosa reestructuración, aclara Jan Ludva, miembro de la junta directiva.

"La reestructuración empezó en los años 91 y 92. La empresa fue privatizada pero los nuevos propietarios la heredaron con grandes deudas. Durante toda la década Tatra redujo sus gastos y modificó y modernizó su programa de producción. De los 16 mil empleados que tenía antes de la Revolución de Terciopelo, quedaron solamente cinco mil y quinientos".

Jan Ludva puntualiza que en 2000, Tatra Koprivnice fue incluida en el programa de revitalización preparado por el Gobierno para apoyar a las grandes empresas checas, tradicionales sostenes de la industria del país.

"A finales del año pasado entró en Tatra la compañía estadounidense SDC International, ofreciendo 34 millones de dólares por más del 91 por ciento de las acciones estatales y asumiendo otros 27 millones por los demás compromisos de la empresa. En la actualidad, Tatra Koprivnice tiene dos accionistas, ya que detrás de la SDC se encuentra la conocida transnacional, Terex Corporation, fabricante de camiones y maquinaria. Esperamos que así se nos abran también los mercados de Norteamérica".

Además de los camiones pesados, el pilar de la producción de Tatra, con sede en la ciudad morava de Koprivnice, fueron hasta el año 1998 los turismos. ¿Por qué dejaron de fabricarlos?

"Por razones pragmáticas aunque nos dolió mucho tomar esta decisión. En el mundo operan en la actualidad fabricantes de turismos mucho más fuertes y la dura competencia nos obliga a perfilarnos como productor de punta en lo que somos los mejores, y la producción de turismos no lo es".

¿Cuál es entonces su lado fuerte?

"El objetivo estratégico que Tatra logra perseguir, es situarse en la cabeza de los productores mundiales de camiones pesados todo terreno con capacidad de satisfacer las necesidades de una gran escala de clientes. Esto nos obliga a producir más modelos y arreglar cada pieza según el deseo del cliente. No somos una empresa que se concentre en la producción masiva de un modelo y después de un cierto tiempo la termine y empiece a producir otro".

Jan Ludva precisa que los modelos más exigidos de Tatra son los utilizados para el transporte de material durante la construcción de carreteras o la extracción de petróleo, es decir, los camiones volcadores y luego los chasis para colocar sistemas de armamentos e ingeniería.

El mayor problema con el que la empresa se enfrenta actualmente es la alta cotización de la corona checa. Las pérdidas provocadas por la fuerte moneda sobrepasaron en el primer semestre de este año los 200 millones de coronas, unos siete millones de euros.

En el mismo período, Tatra Koprivnice vendió casi 700 vehículos de carga por un valor de 48 millones de euros, los beneficios de la exportación alcanzaron los 36 millones.

03-09-2002