Resumen económico

03-03-2014

Entre los principales temas económicos de la semana pasada destacan la decisión de una empresa checa de usar bitcoins para pagar salarios, las primeras condenas por el caso de corrupción Opencard, el crecimiento de 1,8% de la economía checa, la oposición de la industria checa a las medidas ambientales de la Unión Europea y la celebración por parte del Banco Central Checo de la leve inflación en la industria.

Por primera vez una empresa checa usará bitcoins para pagar salarios

Foto: Press Service BitCoinFoto: Press Service BitCoin La moneda virtual bitcoin se usará por primera vez en la República Checa para el pago de salarios. La empresa pionera es oXy Online, dedicada a la elaboración de sistemas para la venta on-line. De momento tienen interés en recibir parte de sus sueldos en bitcoins 10 de sus 50 trabajadores.

El bitcoin es una moneda virtual y descentralizada, que no es emitida por ningún Estado y por tanto no está sometida a ningún tipo de control. Su uso no ha dejado de crecer desde su aparición, en 2009, y ahora por primera vez será usada en la República Checa para el pago de salarios.

"Tenemos en plantilla a un montón de desarrolladores informáticos. Entre ellos el bitcoin es algo conocido y popular. Había por eso cierta presión para cobrar en esta moneda", explica el director de marketing de oXy Online, Tomáš Bobek, que se cuenta precisamente entre los 10 trabajadores de la compañía que empezarán ahora a recibir parte de su salario en bicoins.

El aumento exponencial del valor de esta moneda virtual destaca como una de sus principales ventajas. Además, no se ve influida por las fluctuaciones provocadas durante las crisis políticas. El bitcoin es legal en Alemania aunque está prohibido en Tailandia o China.

Caen las primeras condenas por el caso de corrupción Opencard

Foto: Kristýna MakováFoto: Kristýna Maková El caso de corrupción Opencard ha dado lugar a los primeros condenados. Se trata de cinco funcionarios del Ayuntamiento de Praga responsables por la concesión del concurso público para las tarjetas Opencard a una empresa que no reunía las condiciones necesarias.

Dos millones y medio de euros es lo que el Tribunal considera que el Ayuntamiento de Praga perdió cuando concedió la gestión de las tarjetas de servicios municipales Opencard a la empresa Haguess.

El principal condenado es Ivan Sejček, antiguo director del departamento de informática, que deberá cumplir tres años de prisión condicional y pagar una indemnización de 75.000 euros. De acuerdo con la sentencia, Sejček firmó el acuerdo con la empresa Haguess sabiendo que no cumplía los criterios mínimos y que el precio ofrecido era desorbitado. Šejček por su parte anunció que recurrirá la sentencia.

Otro de los funcionarios implicados, Jiří Chytil, fue sentenciado a dos años de prisión condicional y una indemnización de 11.000 euros, a pesar que desde el principio colaboró con la Policía y ayudó a sacar a la luz todo el caso. El resto de los acusados: Zdeněk Jánský, Miroslav Čadský y Ladislav Kendík, todos miembros de la comisión que valoró la licitación, fueron acusados de negligencia en el ejercicio de sus funciones y condenados a un año de prisión condicional.

Comisión Europea: la economía checa crecerá en un 1,8%

Foto: Kristýna MakováFoto: Kristýna Maková La economía checa crecerá este año en un 1,8% y en 2015 el PIB aumentará incluso en un 2,2%, según pronostica un informe elaborado por la Comisión Europea. Esas cifras insinúan que la economía checa logrará un crecimiento superior al de la eurozona.

La economía checa se está reanimando, sobre todo, en el sector de servicios e industria. Los expertos comunitarios prevén que en Chequia aumentará la producción industrial gracias a una mayor confianza de los inversores, que hará crecer el número de pedidos.

El aumento se deberá sobre todo a las exportaciones que se ven favorecidas por el debilitamiento de la corona checa, introducido por el Banco Nacional a fines del año pasado, y el mejoramiento de la situación de los socios de los países de la Unión Europea, condición clave para el crecimiento económico checo, según coinciden los expertos.

Industria checa se opone a las medidas ambientales propuestas por la Unión Europea

Foto: František TichýFoto: František Tichý Los jefes de las principales industrias checas mostraron su descontento ante las nuevas políticas de la Unión Europea para frenar el cambio climático. En una conferencia celebrada en Praga a mediados de febrero, los empresarios checos aseguraron que los objetivos en relación a las emisiones contaminantes y a las energías renovables no son compatibles con la reindustrialización del continente.

Entre las medidas de la Comisión destaca la disminución en un 40% de las emisiones de dióxido de carbono hasta 2030. También se ha propuesto como objetivo vinculante para el conjunto de la Unión Europea que el 27% de la energía consumida proceda de energías renovables. Mientras la industria lucha por evitar estas propuestas, ecologistas y algunos países miembros definen estas medidas como insufientes para evitar el cambio climático.

La Comisión defiende la importancia de cumplir estos planes, ya que, quieren igualarse a China y Estados Unidos que próximamente podrían firmar un paquete de medidas ambientales a nivel mundial. Por el momento, los gobiernos de Gran Bretaña y la República Checa, y la mayoría de las industrias checas, parecen unidos en la oposición a los nuevos objetivos en torno a la energía renovable, sin embargo, deberán escuchar las propuestas del resto de países de la Unión Europea.

Banco Central Checo celebra leve inflación en la industria

Foto: Filip JandourekFoto: Filip Jandourek El Banco Central Checo está satisfecho con la caída del IPP publicada el lunes. El dato registró un aumento mensual de 1,7% en diciembre mientras que en doce meses anotó un retroceso de 0,7%. Por otro lado, los precios al productor agrícola cayeron un 4,0%.

De esta forma, el banco acalla las críticas recibidas por sus detractores sobre su política de depreciación de la corona, que auguraban un excesivo aumento de los precios. Además, el banco acertó plenamente en sus predicciones realizadas.

El IPP es un parámetro muy importante para los bancos porque, aunque los fabricantes puedan amortiguar los efectos de la subida de precios o la caída de sus ingresos, la inflación o deflación pronto comienza a traducirse en los precios de los productos en las tiendas.

Cada año, el Banco Central Checo espera un incremento anual de un l%, como media, del IPP, el segundo dato más bajo de la última década.

En relación al índice de precios al consumo (IPC), las estimaciones preveen que se alcance una inflación de 2.0 en el tercer y cuarto trimestre de este año y un máximo de 2.8 a mediados de 2015.

03-03-2014