Resumen económico

27-07-2015

El retraso en la venta del Hotel Hilton de Praga, el proyecto previsto para una nueva línea de metro en Praga, los esfuerzos del Gobierno por atraer la inversión a Chequia y la dependencia de la República Checa de las exportaciones extranjeras para poder crecer. Estas son las noticias que repasamos en nuestro resumen económico de hoy.

La venta del Hotel Hilton de Praga se retrasa

Hotel Hilton de Praga,  foto: archivo de Radio PragaHotel Hilton de Praga, foto: archivo de Radio Praga La venta del hotel más grande de la República Checa, el Hilton de Praga, parece haber topado con una barrera legal que está retrasando el proceso.

La venta del Hotel fue anunciada el pasado noviembre por la consultora Avid Asset Management, a la que le fue encargada de la gestión de la escritura de propiedad del millonario irlandés Sean Quinn.

La firma de Quinn está retando ahora a Avid Asset Management a deshacerse de las propiedades restantes que aún maneja, según anunció el diario de negocios checo Hospodářské Noviny el lunes.

La nueva línea de metro de Praga tendrá trenes automáticos

La línea ‘D’ de metro de Praga contará con trenes automáticos que no necesitan conductores según informaba el sitio web de noticias iDnes. La primera parte de este ambicioso proyecto estará terminada en 2022.

El uso de trenes automáticos reducirá algo el coste del proyecto. La nueva línea irá desde Naměstí Republiky hasta el centro de Praga, desde Nusle, Pankrác, Krč, donde está el mayor hospital y más allá: una línea gemela que se dividirá en dos al final y acabará en las afueras, Modřany y la estación de Depo Písnice.

El mayor temor que se tiene hacia este proyecto son los sobrecostes que se puedan originar en el futuro y que esto se produzca tras haber levantado el suelo. Si todo sigue como lo marca el plan original de construcción, se empezará la obra dentro de tres años.

El Gobierno checo se esfuerza por atraer la inversión extranjera

Aumentar la inversiones en la República Checa es una de las principales prioridades del nuevo Gobierno de centro-izquierda que llegó al poder hace año y medio. Han acusado a la anterior coalición de haberse relajado en la puesta en marcha de políticas para atraer grandes inversiones de dinero y puestos de trabajo.

La suma total de inversiones en 2014 para la República Checa es de 3.000 millones de euros, superando así a sus vecinos polacos, húngaros y eslovacos, ha informado el Ministro de Industria y Comercio.

Fueron creados alrededor de 23.000 empleos el año y medio pasado, muchas de las inversiones tuvieron como objetivo la creación de puestos de trabajo en lugares como Moravia, Silesia y la región de Ústí, donde la tasa de desempleo es de las más altas, con once puntos. En algunas regiones, como Vysočina, todavía la política de inversiones no ha tenido efectos en la creación de empleos. El dinero extranjero se ha dirigido principalmente al sector del automóvil.

Chequia sigue dependiendo de las exportaciones de la Unión Europea para crecer

De acuerdo con los datos revelados por la Oficina de Estadísticas Checa, las exportaciones a miembros de la Unión Europea alcanzan el 83% en 2015, en 2014 alcanzaron el 82% y en 2012 fueron del 81%, estas cifras muestran que se está produciendo justo lo contrario de lo que el Gobierno estaba intentando conseguir.

La estrategia a largo plazo del país entre 2012 y 2020 buscaba ampliar el mercado de las exportaciones a doce países fuera de la Unión Europea.

Aunque exportar a países fuera de la Unión Europea es una prioridad para el Gobierno y ha habido numerosos viajes oficiales a otros países y numerosos contratos bilaterales, los efectos de esta política están tardando en tener el efecto deseado.

Los países del norte y Centroeuropa están yendo económicamente bien y demandan ahora más bienes checos. El mayor socio comercial de la República Checa en Europa, que es Alemania, ha comprado un 7% más de bienes el año pasado y Eslovaquia importó cerca de un 30% más. Los exportadores checos conocen muy bien el mercado del continente y cómo funciona y confían en sus socios europeos, así que mientras en la Unión Europea haya demanda suficiente de bienes checos, preferirán hacer negocios con sus vecinos que irse más lejos.

La creciente dependencia del país por el mercado europeo también tiene que ver con ciertos problemas experimentados en lugares donde los checos tenían actividad como Iraq, Siria y Libia. Sin embargo, el Gobierno sigue de dedicado a llevar el programa de diversificación de las exportaciones.

27-07-2015