¿Qué cambiará tras el ingreso en la UE?

17-06-2003

Los resultados del referéndum sobre el ingreso de la RCh en la UE en el futuro inmediato no se reflejarán en la economía del país, coinciden los expertos. ¿Qué cambios se pueden esperan desde el punto de vista económico a largo plazo?

Foto: Comisión EuropeaFoto: Comisión Europea La analista económica, Markéta Sichtarová, explicó que en cuanto a la economía en general, es decir, el crecimiento económico, la inflación, etc., el ingreso en la UE no causará ningún cambio enorme.

"Los cambios grandes los podemos esperar tan sólo después de que entremos en la unión monetaria. No creo que en la actualidad sucedan cambios en el mercado financiero o la economía en general".

No debería cambiar ni la postura de los inversionistas del exterior, ya que éstos contaban con que los checos dirían 'sí' a la integración. Además, la economía checa está bastante entrelazada con la del exterior. No se espera ningún movimiento en la cotización de la moneda del país.

"Por supuesto, si el resultado hubiera sido diferente, por ejemplo, si no hubiera sido tan claro, la cotización de la moneda se podría debilitar. Pero debido a que el resultado salió según lo previsto, la reacción será casi nula", indicó Markéta Sichtarová.

Tras ingresar en la Unión en mayo de 2004, la República Checa seguirá utilizando su moneda nacional, la corona. El Gobierno supone implantar el euro aproximadamente en 2010. Según Pavel Stepánek, miembro del consejo del Banco Nacional Checo, sería mejor introducir el euro antes, por ejemplo, ya en 2007.

"Estamos convencidos de que al entrar en la eurozona, fortalecerá la estabilidad macroeconómica de la República Checa. Cuando formemos parte de la unión monetaria, nuestra economía podrá afrontar mejor los posibles choques exteriores".

El euro obligará a la RCh a llevar a cabo la reforma del mercado laboral, del sistema social y de jubilación, entre otros, ya que todos los miembros de la UE se comprometieron a cumplir los criterios necesarios para la integración en la unión monetaria.

Foto: Comisión EuropeaFoto: Comisión Europea Los expertos suponen que en la RCh no deberían subir los precios de los productos alimenticios, ni los productos de consumo tras la adhesión. Las grandes cadenas de supermercados transnacionales dictan los precios de los víveres, y no podrían subir los precios en el país, si los checos no estarían en capacidad de comprar sus productos.

Los precios de los productos electrónicos, por ejemplo, en la actualidad son comparables con los de los demás países comunitarios. Los salarios seguirán correspondiendo a la situación en el mercado laboral checo.

La adhesión en la UE está relacionada también con la apertura del mercado y movimiento libre de la mano de obra. Los ciudadanos de los países miembros no necesitan permiso de trabajo para ingresar en cualquier compañía u organización de la Unión, con excepción de los entes públicos.

17-06-2003