Para beber, agua del grifo, por favor

14-07-2014

Los restaurantes checos pocas veces ofrecen agua del grifo con sus comidas y a veces, si se desea, hay que pagar por ella. Pero esta realidad puede cambiar ya que cada vez más mesoneros están dispuestos a incluir el agua en el menú, según ha publicado el diario digital IDNES.

Foto: archivo de Radio PragaFoto: archivo de Radio Praga Los propietarios y camareros de los locales que no veían con buenos ojos que sus clientes pidiesen agua “del grifo” para acompañar la comida están cambiando su actitud según un estudio publicado por lunchetime.cz, que asegura que, durante los últimos dos años, el número de locales que ofrecen agua gratuitamente ha aumentado de un 13% a un 35%, lo que supone más de 3.000 establecimientos en todo el país.

Mientras que la mayoría de checos sigue prefiriendo acompañar sus platos con una espumosa cerveza, este cambio concierne sobre todo a las familias con niños. En la mayoría de restaurantes hay que pedir el agua, no se sirve de manera rutinaria, y en algunos casos se paga unos céntimos de euro por ella, excepcionalmente el precio asciende a más de 20 céntimos.

Pero el problema del “agua del grifo” no solo atañe a los mesoneros y camareros porque, según el estudio, la mayoría de clientes se muestra reacio a pedir agua gratis. Por ello, en la gran mayoría de restaurantes ni siquiera se ofrece, algo lógico si tenemos en cuenta que el beneficio que sacan los taberneros con las bebidas es considerable: mientras que un refresco cuesta 47 céntimos de euro, en un restaurante se paga entre 1,09 y 1,46 euros por él.

Ante la posibilidad de que estos lucrativos márgenes se pierdan por ofrecer agua del grifo, en muchos restaurantes se muestran reacios a la nueva idea. En este sentido, ya hay quien ha buscado soluciones alternativas como ofrecer a un precio más bajo limonada o refrescos caseros.

14-07-2014