Nuevos acuerdos de colaboración entre empresas checas e israelíes

28-11-2014

Durante la última visita oficial del Gobierno checo a Israel, tresrepresentantes de compañías checas encontraron nuevas oportunidades de negocios en este país de Oriente Próximo, desde la fabricación de radares hasta la decontaminación de suelos.

Foto: Página web oficial de la empresa DekontaFoto: Página web oficial de la empresa Dekonta La última visita oficial de representantes de la República Checa a Israel ha dado los frutos deseados en el terrenos de la cooperación empresarial, al encontrar tres compañías checas nuevos socios o clientes y las consiguientes oportunidades de negocio.

La empresa Dekonta, encargada por ejemplo del reciente saneamiento del aeropuerto de Žatec, se asociará con la firma israelí SAR 17 para presentarse a concursos públicos en este país relativos a la decontaminación de suelos. Los checos se encargarán de la parte tecnológica y los israelíes de conseguir las licitaciones públicas.

Israel no era hasta ahora demasiado sensible al tema medioambiental y solo desde hace poco se abren concursos públicos para eliminar los efectos nocivos de la industria química o de las bases militares.

Por su parte, la empresa Retia colaborará con la israelí ELTA Systems en la fabricación de un nuevo modelo de radares 3D, que después planean ofrecer a las fuerzas armadas checas, eslovacas y húngaras. Según fuentes de Retia, el Ejército checo considera la posibilidad de adquirir cinco de estos dispositivos, que deberían empezar a funcionar en 2017.

El papel de los checos sería la fabricación de componentes clave y de la interfaz para los sistemas de manejo de los aparatos, así como el mantenimiento posterior. Las dos empresas buscarán además nuevos socios en otros países para el campo de la investigación y desarrollo.

Otro memorándum fue firmado por la empresa estatal checa EGAP de seguros de exportación con la aseguradora israelí ASHRA. El objetivo del contrato es que las dos compañías compartan los riesgos de las exportaciones que sus clientes hagan a terceros países. Esto tiene sentido cuando por ejemplo un exportador checo utiliza a un subcontratista israelí en un proyecto de exportación a un tercer país, y a la inversa.

28-11-2014