Más de 13.000 restaurantes pasaran la inspección este año

26-02-2015

Los agentes de la Inspección checa de Agricultura y Alimentos están llevando a cabo controles en restaurantes de todo el país. El objetivo, según confirman desde el ministerio, es realizar hasta 13.000 inspecciones durante todo el año para detectar posibles irregularidades.

El Jan Paukert de la calle Národní, foto: Kristýna MakováEl Jan Paukert de la calle Národní, foto: Kristýna Maková Las deficiencias alarmantes en uno de los establecimientos más prestigiosos de Praga, el Jan Paukert de la calle Národní, obligaron su cierre inmediato recientemente. Irregularidades como excrementos de ratón en la cocina o insultantes capas de grasas, moho y polvo provocaron la clausura de uno de los restaurantes de cinco tenedores de la capital. Y no es el único que acabará colgando el cartel de ‘cerrado’. Los agentes de la Inspección checa de Agricultura y Alimentos planean realizar hasta 13.000 controles de sanidad e higiene alimentaria en toda la República Checa en 2015, o lo que es lo mismo unas 35 inspecciones al día.

Foto: Archivo de la Inspección checa de Agricultura y AlimentosFoto: Archivo de la Inspección checa de Agricultura y Alimentos Los controles se llevan a cabo bajo las nuevas reglas de Inspección Alimentaria de una ley sobre los productos alimenticios que entró en vigor a principios de enero.

La Inspección checa de Agricultura y Alimentos no sólo es responsable de los restaurantes, sino también de la supervisión de bares, confiterías y casas de té, así como de vinotecas y de estaciones de servicio que vendan refrescos. En total más de 115.000 repartidos por todo el país.

El director de la autoridad, Martin Klanica, explicó que la mayor parte de los proveedores de alimentos han ignorado sus directivas y por eso las han violado en repetidas ocasiones, lo que les está costando multas muy elevadas. Sin embargo, la Inspección checa de Agricultura y Alimentos tiene más armas a su disposición que las sanciones financieras. En lo que va de este año se ha cerrado alrededor de una docena de puntos de venta, incluyendo un pub en Klatovy y un club en el barrio de Žižkov de Praga.

26-02-2015