Los taiwaneses de HTC dejan a Brno en la estacada

27-08-2015

La gran inversión planeada por la compañí de móviles, tabletas y cámaras taiwanesa HTC en Brno se ha quedado en nada apenas unos meses de ser anunciada. El desembarco de la multinacional, que planeaba la creación de miles de puestos de trabajo, no tendrá lugar, y las decenas de empleados que ya habían sido contratados ha sido despedidos.

Foto: Khalil Baalbaki, Radiodifusión ChecaFoto: Khalil Baalbaki, Radiodifusión Checa La creación en Brno de las primeras oficinas representativas de la taiwanesa HTC fuera de Asia fue anunciada por el promotor de inversiones estatal CzechInvest como uno de los proyectos más rápidos que habían tenido lugar en la República Checa. Según el plan, confirmado por el primer ministro, Bohuslav Sobotka, y el ministro de Industria y Comercio, Jan Mládek, la nueva sede de HTC debería haber sido abierta a mediados de junio de este año.

Los primeros contactos con uno de los líderes mundiales en teléfonos móviles comenzaron a principios de año, y las conversaciones acerca de la localización del centro de HTC llevó unos cuatro meses. En una conferencia de prensa en brno a comienzos de junio, el vicepresidente de HTC, Bruce Lee, declaró que la empresa había contratado ya a sus primeros 200 empleados. Dos meses más tarde, sin embargo, la situación ha dado un giro de 180 grados.

Una de las agencias de contratación que trabaja para los taiwaneses ha informado a la Televisión Pública Checa que se ha visto obligada a buscar otros trabajos para muchos de los originalmente enrolados por HTC. La compañía tampoco ha firmado finalmente el contrato de arrendamiento con la constructora checa CTP Invest para el planeado centro de servicios. En CTP ni siquiera han recibido información oficial acerca de las intenciones de HTC, según sus directivos.

HTC fue fundada en 1997, y originalmente funcionaba como diseñador y fabricante para algunas de las mayores empresas mundiales de telefonía móvil. Desde 2007 elabora sus propios productos y se ha convertido en una marca de renombre internacional, con su propia línea de investigación y desarrollo. Actualmente cuenta en todo el mundo con unos 18.000 empleados.

La empresa taiwanesa fue el año pasado la número 11 en ventas de móviles, con un mercado de alrededor del 2%. Sus dispositivos aceptan el sistema operativo Android y el Windows de Microsoft.

En los últimos tiempos HTC se enfrenta a una pérdida de competitividad en el mercado de los teléfonos inteligentes, debido a la presencia de fabricantes de bajo coste. A mediados de agosto la compañía anunció el despido de un 15% de su plantilla para poder mantenerse a flote. Han reducido sus gastos en alrededor de un tercio y el centro de servicios en la República Checa parece ser una parte del sacrificio.

27-08-2015